La compañía Grupo Magabin Bel inauguró un complejo industrial en Mghogha, a las afuera de Tánger, de obtención de energía a partir de residuos orgánicos

Marruecos desarrolla otras vías de obtención de energía verde

Planta de energía termosolar se muestra en Noor II Ouarzazate, Marruecos -PHOTO/REUTERS
Planta de energía termosolar se muestra en Noor II Ouarzazate, Marruecos - PHOTO/REUTERS

La obtención de energía con recursos naturales es foco de las inversiones del Gobierno de Marruecos. El proyecto forma parte de los esfuerzos del reino marroquí para eliminar las emisiones de CO2 de la industria y lograr su objetivo de producción Net Zero 

  1. Objetivo Net Zero 
  2. Marruecos líder en energías limpias del Magreb 
  3. Emiratos Árabes Unidos y la colaboración con Marruecos 

El grupo marroquí Magabin Bel Group ha inaugurado en su planta del polígono industrial Mghogha de Tánger una nueva unidad de generación de energía basada en calderas que producen vapor calentando materiales orgánicos. 

Los datos oficiales muestran que en el país alrededor del 80% de los residuos domésticos son residuos orgánicos, mientras que en los países europeos esta proporción no supera el 30% 

El proyecto de utilizar residuos de aceituna es un paso importante en el contexto de la reducción de la huella ecológica al convertir los residuos en energía, y algunos países árabes están empezando a hacer lo mismo para reducir el consumo de electricidad y reducir la dependencia de los combustibles fósiles en la producción. 

La nueva unidad de generación de energía limpia a partir de biomasa en la zona industrial de Mghogha. El proyecto, dirigido por el ministro de Industria y Comercio, Ryad Mezzour, y con una inversión de 30 millones de dirhams (2.9 millones de dólares), permitirá a la empresa abastecer con energía verde el 80% del consumo actual de su fábrica de Tánger. Además, se puso en marcha el proyecto de “Guardería de Competencias” para poner al día el talento y la tecnología más destacados de Marruecos. 

El ministro afirmó en la inauguración que el proyecto “es de particular importancia ya que está intensamente relacionado con una compañía que es parte de cada familia marroquí desde hace más de 50 años”. 

Objetivo Net Zero 

La apertura de esta instalación forma parte de las ambiciones de transformación limpia de la nación alauí, ya que eleva la planta de Tánger a la primera instalación internacional del Grupo Magabin y ayuda a dar forma a su estrategia para descarbonizar todas sus fábricas de aquí a 2025. 

“Este proyecto simboliza el compromiso ejemplar del grupo con su misión de producir alimentos sanos y responsables para todos”, afirmó el director general del grupo, Antoine Vivi, en un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias MAP. Señaló que la cuestión se consideraba una “especialidad puramente marroquí” porque este espíritu dominante no existía en otros departamentos del grupo. 

El Gobierno está desarrollando instrumentos legales y políticos sobre prácticas de economía circular, específicamente destinados a proteger los recursos naturales, teniendo en cuenta, en particular, la responsabilidad ampliada del productor. El proyecto de residuos de aceitunas es un paso importante para eliminar las emisiones de carbono al convertir los residuos en energía. 

Producción de hidrógeno verde en Marruecos - PHOTO/FILE
Producción de hidrógeno verde en Marruecos - PHOTO/FILE

La directora del programa del Ministerio, Hafsa al-Khulaifi cree que la unidad Bel está en consonancia con la estrategia económica y medioambiental del país. “La instalación demuestra el compromiso del grupo con la descarbonización de una industria que hoy se ha convertido en un desafío para varios países, además de Marruecos”, afirmó. 

Al-Khulaifi explicó que este proyecto no sólo reducirá las emisiones de dióxido de carbono de la empresa, sino que también solucionará el problema de los residuos generados durante la producción de aceite de oliva, que amenaza los recursos naturales, especialmente los recursos hídricos. 

Marruecos líder en energías limpias del Magreb 

En los últimos años, las iniciativas gubernamentales para desarrollar el sector del reciclaje y la gestión de residuos han recibido un mayor apoyo del Banco Mundial, pero parece que Marruecos todavía necesita trabajar duro. 

Las características del crecimiento y prosperidad del sector orgánico en Marruecos se pueden ver en el surgimiento de iniciativas como el Centro de Reciclaje francés de Suez en Meknes, que procesa 7.000 metros cúbicos, pero el país aún no ha sido posible crear un sistema eficaz.

Mayor inversión en residuos 

Al igual que en los países del Magreb, en Marruecos la mayoría de los residuos se eliminan íntegramente en vertederos. Los productos industriales como el plástico, el cartón y la electrónica se reciclan en un 12%.

Este número se considera pequeño a pesar de que hay muchos proyectos, entre ellos: la Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible y el Programa de Reciclaje apuntaban a alcanzar el 20% para 2022, pero este plazo se ha pospuesto hasta 2030. 

Según informes del Gobierno, hay alrededor de 26 vertederos y centros de reciclaje en todo el país y se han recuperado 66 vertederos. En 2015, la ciudad de Fez, en el centro de Marruecos, lanzó su primer proyecto de conversión de residuos en energía por valor de 10 millones de euros para alimentar hogares y calles. 

Emiratos Árabes Unidos y la colaboración con Marruecos 

Rabat quiere incentivar y promover a las empresas para que produzcan energía a partir de fuentes renovables, y también parece interesado en repetir la experiencia de un país árabe pionero en la incineración de residuos como Emiratos. 

Planta de energía solar Abu Dabi - PHOTO/WAM
Planta de energía solar Abu Dabi - PHOTO/WAM

El pasado mes de julio, el Emirato de Dubái lanzó la primera fase de construcción de un centro de conversión de residuos en energía en Warsan, considerada la más grande y eficiente del mundo, como parte de sus planes de utilizar residuos para generar electricidad en los Emiratos Árabes Unidos. Es la instalación de mayor capacidad operativa porque procesa unos dos millones de toneladas de residuos al año y los convierte en energía renovable. 

La primera fase del centro proporcionará 220 megavatios hora de energía renovable, suficiente para abastecer a unos 135.000 hogares en Dubái. El proyecto está construido en un área de 400.000 metros cuadrados, incluye 5 líneas y tiene una capacidad de tratamiento de residuos de más de 5.600 de toneladas/día, por un valor aproximado de 1.100 millones de dólares. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato