La construcción de un "embarcadero provisional" llevará varias semanas y no implica el despliegue de soldados estadounidenses sobre el terreno

Se aceleran los planes para crear un corredor marítimo que lleve ayuda a Gaza

Palestinos caminan entre los escombros de los edificios afectados por los ataques israelíes, cerca del mercado de Al-Zawiya en la ciudad de Gaza el 27 de noviembre de 2023, en el cuarto día de una tregua en los combates entre Israel y Hamás
AFP/OMAR EL-QATTAA
photo_camera Palestinos caminan entre los escombros de los edificios afectados por los ataques israelíes - AFP/OMAR EL-QATTAA

Los planes para entregar ayuda humanitaria por mar a la Franja de Gaza, asolada por la hambruna tras cinco meses de guerra entre Israel y Hamás, se aceleraron el viernes con el anuncio de un corredor marítimo desde Chipre y la construcción de un puerto temporal.

  1. Negociaciones "la próxima semana"
  2. Rafah, último bastión

En su discurso anual sobre el estado de la Unión, el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que su ejército dirigiría "una misión de emergencia para establecer un embarcadero provisional en el Mediterráneo, en la costa de Gaza, que pueda recibir grandes cargamentos con alimentos, agua, medicinas y refugios temporales".

En el puerto chipriota de Lárnaca, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo esperar la apertura el domingo de un corredor para transportar ayuda desde esta isla al territorio palestino.

Israel acogió "con satisfacción" la iniciativa, que "permitirá aumentar la ayuda humanitaria (...) tras un control de seguridad conforme a las normas israelíes", afirmó en X el portavoz de la cancillería israelí, Lior Haiat.

Estados Unidos, principal aliado de Israel, presiona cada vez más a este país que solo permite la entrada con cuentagotas de ayuda al enclave palestino.

La ayuda "no puede ser una consideración secundaria ni una moneda de cambio", dijo en su discurso Biden, que también urgió a un "alto el fuego inmediato",

La construcción de un "embarcadero provisional" llevará varias semanas y no implica el despliegue de soldados estadounidenses sobre el terreno, indicaron funcionarios estadounidenses, precisando que se informó a los israelíes.

Sin embargo, altos cargos de la ONU aseguraron que las entregas por aire o mar no pueden sustituir a las terrestres y advirtieron de la "hambruna generalizada casi inevitable" en el asediado territorio palestino.

La ONU afirma que 2,2 millones de los 2,4 millones de habitantes de Gaza están al borde de la hambruna. "La diversificación de las rutas de suministro por tierra" sigue siendo la solución óptima, afirmó Sigrid Kaag, coordinadora de ayuda de la ONU para Gaza.

Negociaciones "la próxima semana"

Según el ministerio de Salud de Gaza, gobernado por Hamás, al menos 20 civiles --en su mayoría niños-- han muerto de desnutrición y deshidratación.

La situación es especialmente crítica en el norte, donde el reparto de ayuda por tierra es casi imposible debido a los combates, la destrucción y los saqueos.

El 29 de febrero, soldados israelíes abrieron fuego contra una multitud hambrienta que se abalanzó sobre un convoy en Ciudad de Gaza.

El ejército afirmó el viernes que su "análisis" de lo ocurrido ese día, cuando según Hamás murieron 120 personas, "reveló que las tropas no dispararon contra el convoy humanitario, sino contra varios sospechosos que se acercaron a los soldados y representaban una amenaza".

Hasta ahora la guerra ha dejado 30.878 muertos en Gaza, en su mayoría civiles, según el último balance del ministerio de Salud, añadiendo que 78 personas murieron en las últimas 24 horas.

El conflicto se desencadenó cuando los combatientes de Hamás atacaron el sur de Israel el 7 de octubre y mataron a unas 1.160 personas, según un recuento de la AFP basado en cifras oficiales israelíes.

Los islamistas también secuestraron a unas 250 personas. Israel estima que 130 siguen retenidas en Gaza, de las cuales 31 habrían fallecido.

Los mediadores --Estados Unidos, Catar y Egipto-- esperan alcanzar un acuerdo para una tregua que incluya la liberación de rehenes a cambio de prisioneros palestinos antes del inicio del ramadán, mes sagrado para los musulmanes que empieza a principios de la semana que viene.

Las conversaciones en El Cairo con representantes de Hamás se suspendieron tras cuatro días y se espera que "se reanuden la próxima semana", según la cadena AlQahera News, cercana a la inteligencia egipcia.

Las negociaciones "no están rotas", aseguró el embajador de Estados Unidos en Israel, Jack Lew.

Rafah, último bastión

La delegación del movimiento islamista abandonó la capital egipcia después de que Israel no cumpliera sus "exigencias mínimas", según un responsable palestino.

Hamás, considerado como organización terrorista por Israel, Estados Unidos y la UE, exige un alto el fuego definitivo y que las tropas israelíes se retiren de Gaza antes de firmar cualquier acuerdo.

"El ejército israelí seguirá operando en toda la Franja de Gaza, incluido en Rafah, último bastión de Hamás", reiteró el jueves el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Para su "victoria total", Israel dice que prepara una ofensiva terrestre en esa ciudad del extremo sur de Gaza, donde se hacinan 1,5 millones de palestinos, según la ONU.

En el hospital Najjar de Rafah, un hombre sostenía el cuerpo de un niño, envuelto en una tela blanca empapada en sangre, muerto en un ataque contra una zona residencial, según un corresponsal de la AFP.