La Unión Europea busca fórmulas para designar como organización terrorista a la rama de élite de las Fuerzas Armadas iraníes

Borrell señala que hace falta una sentencia judicial para declarar como terrorista a la Guardia Revolucionaria

photo_camera IMAGEN/ARCHIVO - El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha declarado este lunes que es necesario que la justicia de algún país miembro de la Unión Europea califique a la Guardia Revolucionaria de Irán como organización terrorista para poder considerarla así a nivel comunitario. “Hay muchas opiniones interesantes al respecto, pero es algo que no puede decidirse sin una decisión de un tribunal primero”, indicó Borrell ante la prensa a su llegada a un Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión.  

En esta reunión, está previsto que los ministros respalden nuevas sanciones contra una treintena de iraníes por su implicación en la represión de los derechos humanos en el país. Borrell dijo que abordarían nuevas medidas restrictivas a nivel personal “de acuerdo con el marco legal sobre derechos humanos”, pero advirtió de que para considerar a la Guardia Revolucionaria Islámica como una organización terrorista “primero tiene que haber una condena en un tribunal de un Estado miembro”

Por su parte, la ministra de Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, indicó a su llegada que el régimen iraní y los guardias revolucionarios “aterrorizan a su propia población”, y pidió que la UE “aclare” las cuestiones legales para poder designar a la Guardia Revolucionaria como una organización terrorista. Su homóloga francesa, Catherine Colonna, avanzó que van a sancionar “a cierto número de responsables de la represión”, pero dejó claro que tales medidas restrictivas “no van a afectar al pueblo ni la economía iraní”. 

Al mismo tiempo, Colonna pidió “reflexionar sobre la respuesta a la política de rehenes de Estado” en Irán, y la ministra belga, Hadja Lahbib, coincidió en la importancia de “reflexionar los Veintisiete sobre un mensaje firme y claro para las autoridades iraníes”. Alertó de que “cada vez más ciudadanos europeos son detenidos en prisiones iraníes”, algo que consideró “inaceptable”. “Debemos obtener la liberación de nuestros conciudadanos injustamente retenidos”, dijo en referencia a Olivier Vandecasteele, un trabajador humanitario belga arrestado en febrero del año pasado por Irán y condenado recientemente a 40 años de prisión y 74 latigazos. 

Después de que la Eurocámara pidiera la semana pasada en una resolución que la UE considere a la Guardia Revolucionaria una organización terrorista, el ministro iraní de Exteriores, Hosein Amir Abdolahian, informó este domingo de que el Parlamento iraní planea poner a miembros del Ejército de los países europeos en la lista de terroristas como respuesta. Además, el Ministerio de Inteligencia iraní advirtió también ayer del derecho a la reciprocidad en caso de que la Unión Europea realice cualquier acto contrario a la seguridad nacional de la República Islámica de Irán. 

Las nuevas sanciones que prevé adoptar hoy Bruselas responden a la represión de las movilizaciones que comenzaron en septiembre pasado por la muerte de la joven kurda Mahsa Amini, fallecida en custodia policial tras ser arrestada por no llevar el velo islámico colocado adecuadamente. Las autoridades iraníes han respondido con una fuerte represión policial que ha causado casi 500 muertos y cerca de 20.000 detenidos, según oenegés establecidas fuera de Irán. 

A ello se suma la ejecución de cuatro manifestantes, una de ellas pública, y sentencias a la horca de al menos 17 personas. Las protestas han perdido fuerza de forma notable tras las ejecuciones de los cuatro manifestantes y en las últimas semanas apenas hay movilizaciones en las calles del país persa.  

La UE ya ha impuesto, desde la muerte de Amini, tres rondas de sanciones selectivas contra responsables iraníes a los que ha prohibido viajar a su territorio y ha congelado los activos que pudieran tener en los Estados miembros. 

Más en Política