Sigue habiendo dudas sobre la relación existente entre ambos referentes del mundo árabe y el gigante norteamericano

Distanciamiento de Arabia Saudí y Emiratos con Estados Unidos

photo_camera AFP/ MANDEL NGAN - Joe Biden, presidente de Estados Unidos

Diversas voces apuntan a un reseñable distanciamiento de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos con Estados Unidos a cuenta de divergencias surgidas por la postura del Gobierno de Joe Biden en materia diplomática en torno a Oriente Medio.  

En este sentido, el diario The Wall Street Journal informó que el presidente Joe Biden fracasó al intentar conversar telefónicamente con el príncipe de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, y con el príncipe heredero de Abu Dabi, el jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan, como señaló el medio Al-Arab.  

Según The Wall Street Journal, como recogía Al-Arab, el objetivo de la llamada era hablar sobre el tema del apoyo internacional a Ucrania tras la invasión de Rusia y poder atajar la gran subida de los precios de la gasolina. Esta llamada de la Casa Blanca no habría recibido respuesta por parte de los dirigentes saudí y emiratí.   

El objetivo estadounidense con estos contactos era recibir respaldo para su posición contra Rusia y en torno a las sanciones contra el país dirigido por Vladimir Putin, lo que significaría el incumplimiento por parte de Emiratos y Arabia Saudí de los últimos acuerdos en el marco de la alianza OPEP+, organización que aglutina a los principales países exportadores de petróleo junto a otras naciones como la rusa. Pero, según apuntó el medio Al-Arab, Mohamed bin Zayed y el príncipe Mohamed bin Salman confirmaron desde el principio que el acuerdo de la OPEP+ no se ve afectado a pesar de las presiones.  

PHOTO/ Bandar Algaloud/Courtesy of Saudi Royal Court/Handout via REUTERS - El príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman

Mohamed bin Salman se habría mostrado crítico con la Administración del presidente Joe Biden por la supuesta interferencia norteamericana en los asuntos internos del Reino, dando a entender que las inversiones saudíes se reducirían en Estados Unidos debido a esto. Arabia Saudí no admite ahora que el país norteamericano trate de marcar el paso si este no se implica en determinados asuntos relevantes de Oriente Medio. El príncipe heredero concedió una entrevista al medio The Atlantic en la que señaló que “no le importa” si Joe Biden malinterpreta lo dicho dejando cierta sensación de malestar ya que, al parecer, el presidente norteamericano no ha tenido contacto con él a pesar de llevar más de un año en la Casa Blanca, según se desprendía de informaciones del medio Al Arab, hasta que ha llegado este último intento de conversación telefónica. Según diversos analistas, la falta de interés de Estados Unidos en la región no obliga al reino saudí en determinados asuntos relacionados con Estados Unidos.  

Emiratos Árabes Unidos también dio muestras de apartarse un poco de la senda norteamericana ya que se abstuvo en la votación del proyecto promovido por Estados Unidos en Naciones Unidas que condenaba el ataque ruso sobre Ucrania. Aunque en segunda instancia el país del Golfo sí votó a favor de la resolución de condena contra la ofensiva rusa. El embajador emiratí en Estados Unidos, Yousef al-Otaiba, habría señalado que Emiratos no ha variado su postura como aliado de Estados Unidos, pero que este ha perdido interés sobre la región de Oriente Medio para centrarse más en Asia, debido al interés norteamericano por contrarrestar la gran pujanza de China, su gran rival económico y geopolítico en la actualidad. Un ejemplo de este viraje político es la salida estadounidense de Afganistán, que permitió la llegada al poder de los talibanes y una mayor inestabilidad política en la zona.  

 PHOTO/BANDAR ALGALOUD - El príncipe heredero de Abu Dabi, el jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan

Yemen y la República Islámica de Irán son puntos discordantes en referencia al vínculo diplomático entre los dos países árabes y la nación norteamericana, como han apuntado diversos analistas, según recogió el medio Al Arab.  

El Ejecutivo de Joe Biden dejó de seguir vendiendo armamento a la coalición árabe que lucha en Yemen contra los rebeldes hutíes, milicia chií apoyada por Irán, gran enemigo regional del reino saudí, que es el principal símbolo de la rama suní del islam. Una coalición que está liderada por Arabia Saudí y de la que forma parte importante el país emiratí y que combate sobre el terreno contra el grupo hutí, el cual lucha por socavar el Gobierno yemení legalmente establecido.  

Cabe destacar también cómo Arabia Saudí y Emiratos se ven muy afectados porque han sufrido varios ataques con drones y misiles por parte de los hutíes, que reciben el apoyo de Irán, contra instalaciones aeroportuarias e instalaciones petrolíferas. Una difícil situación que requiere un mayor apoyo de Estados Unidos, el cual ha decaído, según han apuntado diversos analistas, como apuntaba Al-Arab.  

PHOTO/HANI MOHAMMED - Rebeldes hutíes levantan sus armas durante una concentración en Saná, Yemen

Irán supone un punto de fricción también debido a que Estados Unidos podría volver al pacto nuclear con el régimen de los ayatolás, junto a los países europeos involucrados, teniendo en cuenta las últimas negociaciones que ha habido entre las diferentes partes. Esto no ha gustado tampoco a Arabia Saudí y Emiratos, que consideran al Estado iraní una amenaza importante, sobre todo si sigue desarrollando su programa nuclear.  

El objetivo del acuerdo nuclear de Irán sellado en 2015 era limitar el programa atómico persa para evitar que acabase en un desarrollo armamentístico a cambio de algunas ventajas económicas. Pero el pasado Gobierno de Donald Trump se salió del acuerdo argumentando incumplimientos por parte iraní y le impuso sanciones políticas y económicas. Ante esto, el Gobierno iraní reaccionó violando algunos puntos del acuerdo, sobre todo los relacionados con el enriquecimiento de uranio. Algo que ha venido generando inquietud internacional.  

Ahora, con la Administración Biden hay nuevos acercamientos con la República Islámica y esto genera preocupación en rivales regionales como el reino saudí y Emiratos. También en otro aliado estadounidense como es Israel, que sigue advirtiendo del peligro de Irán si prosigue su desarrollo atómico.  

Coordinador de América: José Antonio Sierra

Más en Política
joshua-harris
Una delegación militar argelina en Washington para reforzar la cooperación entre los dos países y una delegación americana de alto rango en Argel para poner fin a un conflicto que el régimen argelino ha agravado desde hace tres años sin dar la menor razón. ¿Beneficiará este acercamiento argelino-estadounidense a los pueblos de la región?

Conflicto argelino-americano: intervención diplomática de Washington