Con la elección presidencial a la vuelta de la esquina, el Gobierno argelino ya no sabe dónde meterse. Sin embargo, antes de llegar a esta fecha, debe enfrentarse inmediatamente al espectro del "hirak", que se vuelve cada vez más amenazador a medida que se acerca el 5º aniversario del 19 de febrero

El fantasma del “hirak”, las elecciones presidenciales, la Cabilia y los oscuros pensamientos de un Gobierno desquiciado

Protestas masivas en Argel contra el Gobierno a favor del movimiento del Hirak - PHOTO/ARCHIVO
photo_camera Protestas masivas en Argel contra el Gobierno a favor del movimiento del Hirak - PHOTO/ARCHIVO

A pocas semanas de la celebración del "levantamiento de las sonrisas", comúnmente conocido como "el hirak", que barrió gran parte del régimen del difunto presidente Abdelaziz Buteflika, el Gobierno argelino está en plena ebullición y multiplica los escenarios capaces de aniquilar este levantamiento popular, que corre el riesgo de socavar un gobierno totalmente indefenso. 

Fuentes generalmente bien informadas indican que al escenario de la toma de los barrios populares de las grandes ciudades del país para cortar de raíz las primeras manifestaciones se opone el de la "prevención", que prevé la detención de las principales figuras del hirak unos días antes del 19 de febrero. Esto comenzó el 29 de enero, con la detención del joven Mohamed Tajadit, poeta del hirak. También existe el escenario de una manifestación organizada por los servicios secretos y la policía, como ocurrió el 19 de octubre en apoyo a Palestina. Una manifestación bien organizada en la que participen miles de soldados y policías vestidos de civil. 

Un resurgimiento del movimiento popular Hirak podría causar daños insospechados. Empezará por agudizar las luchas intestinas entre los diferentes servicios de seguridad, que libran desde hace tiempo una guerra sin cuartel, una de cuyas batallas terminó con la destitución del jefe de policía Farid Zineddine Bencheikh el 8 de enero. Esto ha llevado a algunos jefes de los servicios de seguridad a idear los planes más sórdidos para protegerse de cualquier sorpresa desagradable. 

Uno de esos planes está siendo estudiado por el general Djebbar Mehenna, jefe de la seguridad exterior, que ya ha probado los días oscuros de la cárcel como víctima del hirak de febrero de 2019, para provocar disturbios en Cabilia, su región natal, que conoce bien. 

Según fuentes cercanas al funcionamiento interno del Gobierno argelino, el general Djebbar Mehenna ha iniciado una operación para recuperar armas enterradas en el extremo sur del país, en las fronteras con Mali, y trasladarlas a Cabilia. Acaba de recuperar el mapa de las armas enterradas por "Abderrazak le para".  Su verdadero nombre es Amari Saïfi, también conocido como Abou Haydara, antiguo paracaidista nacido el 23 de abril de 1968 en Guelma (Argelia), de madre francesa y padre argelino, y dirigente del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC). Actualmente se encuentra recluido en la prisión de Koléa (a tiro de piedra de Argel) desde su captura. Nunca ha sido juzgado desde que fue extraditado por Libia el 27 de octubre de 2004.  

protestas-argelia-hirak
Protestas masivas en Argel contra el Gobierno a favor del movimiento del Hirak - PHOTO/ARCHIVO

El mapa de las armas que había enterrado en las fronteras de los países del Sahel fue entregado a un hombre llamado Amrouche Noureddine para que las trasladara a Cabilia, según nos informan nuestras fuentes. Algunas de estas armas pasaron por el despacho del general Djebbar Mehenna, entre ellas una pistola semiautomática Beretta FS 92 y un Kalashnikov. La operación fue coordinada por el coronel Mouadh, cuyo verdadero nombre es Souaï Zerguine, jefe de gabinete del general Mehenna y hombre de su confianza. Según nuestras fuentes, las armas enterradas en Tilabiri, Tinzaouatine y Aguelhouk, en las fronteras malienses, fueron trasladadas y enterradas en Sidi Aïch, en la wilaya de Bejaïa, en la región de la Pequeña Cabilia, donde se enterraron 4 fusiles Kalachnikov. En Boukhalfa, en las afueras de Tizi-Ouzou, se enterraron desde noviembre pasado un fusil Kalachnikov, 4 pistolas Beretta y un fusil de bombeo. Y en Mekla, en la wilaya de Tizi-Ouzou, se enterraron 2 pistolas Makarov, dos cajas con 50 balas de 9 mm y un cajón con 6 granadas. La munición se utilizó supuestamente para provocar una apariencia de levantamiento armado, y se detuvo a presuntos militantes del Movimiento para la Autodeterminación de la Cabilia (MAK), que fueron presentados como miembros de una milicia armada que actuaba bajo las órdenes de Ferhat Mehenni. 

El pasado 29 de enero, Ferhat Mehenni, dirigente del MAK, denunció, en un tuit en la plataforma X, esta mascarada que preparan los servicios secretos argelinos "con el objetivo de provocar disturbios en Cabilia, donde a una nueva represión, más feroz que las anteriores, seguirá una oportunidad de oro para dar un golpe de Estado contra Tebboune basándose en su incapacidad para hacer frente a la situación". 

Ferhat Mehenni añade, como para recordar a la comunidad internacional: "Nuestra organización no tiene relación alguna con ningún armamento ni tentación de violencia física. 

Protestas masivas en Argel contra el Gobierno a favor del movimiento del Hirak - PHOTO/ARCHIVO
Protestas masivas en Argel contra el Gobierno a favor del movimiento del Hirak - PHOTO/ARCHIVO

Los golpistas que están detrás de este plan criminal no tienen ninguna necesidad de ensangrentar de nuevo la Cabilia para deponer a Tebboune basándose en su incompetencia. Su incompetencia está a la vista todos los días en sus discursos de payaso. 

Estos Servicios facciosos harían mejor en aceptar la oferta de buena vecindad de las autoridades malienses que en acusarlas arbitrariamente de suministrar armas a las cabilas". 

Desde la llegada al poder del dúo Tebboune-Chengriha, la Cabilia se ha convertido en el chivo expiatorio ideal de los peores problemas, como ocurrió el 21 de agosto de 2021, con el linchamiento del joven Djamel Bensmaïl, que había salido de su feudo de Miliana para ayudar a sus amigos de la Cabilia a apagar los incendios que asolaban la región. Aunque las imágenes que circularon por las redes sociales, y que todavía están disponibles, muestran claramente que los autores de este cobarde asesinato fueron agentes de los servicios de seguridad, las autoridades se apresuraron a culpar al MAK. Cerca de cuarenta jóvenes cabilas han sido condenados a muerte y otra docena a largas penas de prisión. 

Según los habitantes de la Cabilia, "se siente que algo está en marcha". En Biziou, en Ighzer amokrane, y en Akbou, al otro lado del Soummam, hay tropas militares estacionadas desde hace 3 meses. Los propietarios tienen prohibido ir a trabajar a los campos. Se tiene la impresión de que existe el riesgo de una explosión en cualquier momento".  

El escenario de la Cabilia puede brindar la oportunidad de acortar el mandato de Tebboune unos meses antes de que expire, y los responsables se darán un respiro de unos meses o incluso unos años para organizar unas elecciones presidenciales a medida, una vez que hayan resuelto sus diferencias. 

Más en Política
Albin Kurti - PHOTO/FILE
La ONG Transparencia Internacional ha publicado su Índice de Percepción de la Corrupción 2023. Con una puntuación de 43, Kosovo es el país balcánico que mejor progresa. Esta dinámica ilustra la política del primer ministro kosovar, Albin Kurti, que se ha comprometido a adoptar un enfoque proactivo frente a la corrupción

La corrupción disminuye en Kosovo