La fragata española Navarra libera un pesquero yemení secuestrado por piratas en el Índico

Raúl Redondo

Pie de foto: Fotografía del pesquero yemení liberado por la fragata española Navarra, buque de mando de la operación Atalanta de lucha contra la piratería en el Índico. Ministerio de Defensa de España

La fragata española Navarra, que desempeña la labor de buque de mando dentro de la Operación Atalanta de lucha contra la piratería en el Océano Índico, liberó un pesquero originario de Yemen que había sido secuestrado por un grupo de piratas de Somalia, que lo tuvieron retenido durante cuatro días. Un destacamento de Guerra Naval Especial realizó el abordaje de la embarcación para interceptar a los piratas que había llevado a cabo el secuestro de la embarcación yemení.

En la operación de interceptación colaboraron un avión alemán de patrulla P3-C y otra aeronave española de clase P3-M, que aportaron información sobre la localización y características del buque antes del asalto llevado a cabo por la fragata española. Según el Estado Mayor de la Defensa, previamente a la interceptación se estaba sobre la pista tras una operación de vigilancia activada después de que llegasen informaciones sobre un posible ataque pirata. Estas indicaban que un pesquero español y otro coreano habían sido atacados previamente con lanzagranadas por un esquife, agresión que fue repelida gracias a los servicios de seguridad privados que llevaban a bordo.

Al estar al corriente de estos hechos, el comandante adscrito a las Fuerzas integrantes de la Operación Atalanta contralmirante Ricardo A. Hernández López ordenó la salida de la fragata Navarra, la cual estaba en el puerto de Mombasa, en Kenia, para llevar a cabo la detención de los piratas. Al mismo tiempo, se ordenó al avión patrullero alemán P3-C que se dirigiese a la zona donde tuvieron lugar los ataques para localizar el esquife y proporcionar la información a la fragata española.

Pie de foto: Fragata Navarra y pesquero tras la liberación. España ha contribuido a la operación desde el inicio tanto con medios navales como con medios aéreos. Además, las Fuerzas Armadas españolas han asumido hasta en nueve ocasiones el mando de la Fuerza naval desplegada (FHQ). Ministerio de Defensa de España

Durante el proceso de rastreo, la aeronave germana localizó al pesquero yemení remolcando varios esquifes. Tras comprobar que éste coincidía con la descripción del que había sido secuestrado días antes en aguas somalíes, el comandante Hernández López consideró que podía estar siendo utilizado con navío nodriza desde el que continuar lanzando ataques en alta mar, valorándose la posible existencia de rehenes a bordo.

Los datos aportados por el P3-C fueron corroborados por el avión español P3-M y, tras seguir las pistas de los mismos, la fragata Navarra detectó el pesquero tras 28 horas de navegación y constató que había puesto rumbo a una zona cercana a campamentos pirata de la costa somalí. Tras la localización, se procedió a una labor de seguimiento y finalmente se llevó a cabo la operación de abordaje y captura de piratas a través del grupo de Guerra Naval Especial. Mientras, la operación sigue abierta ya que el personal de la fragata y el equipo especial de guerra intentan recoger evidencias sobre el secuestro tras la interceptación del pesquero.

Pie de foto: El buque español está al mando de la Fuerza de la operación Atalanta, dirigida a la lucha contra la piratería en el Índico. Ministerio de Defensa de España

Operación Atalanta

Las Fuerzas Armadas españolas siguen de esta manera colaborando en operaciones de intervención y adiestramiento de la Unión Europea (UE). En el caso particular de la operación asignada al ES-OHQ, EUNAVFOR Somalia – Operación Atalanta, dirigida a la erradicación de la piratería en el Océano Índico, se mantiene firme el compromiso adquirido por España, bajo bandera de la UE, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del golfo de Adén y Somalia mediante la protección de los barcos del Programa Mundial de Alimentos (WFP) y en la misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para Somalia (AMISOM), así como también su obligación de garantizar el mantenimiento de la seguridad del tráfico marítimo vulnerable.

España ha colaborado en la operación desde su inicio tanto con medios navales como con medios aéreos. Además, las Fuerzas Armadas españolas han asumido hasta en nueve ocasiones el mando del destacamento naval desplegado (FHQ).

Más información sobre la operación se puede consultar en el siguiente enlace.

Más en Política