Un tribunal de Seguridad Estatal emitió esta sentencia contra cuatro de los diez informadores detenidos en Saná en 2015

Los hutíes condenan a muerte a cuatro periodistas acusados de difundir noticias falsas

photo_camera AP/HANI MOHAMMED - Hombres de las milicias hutíes sostienen sus armas durante una reunión tribal en Saná, Yemen, el jueves 1 de agosto de 2019

Un tribunal hutí de Seguridad Estatal condenó este sábado a muerte a cuatro periodistas, y a pena de prisión a otros seis, acusados todos ellos de espionaje y de “colaborar con el enemigo” por difundir "noticias falsas" en favor de la coalición árabe que encabeza Arabia Saudí y que batalla contra la milicia rebelde en el marco de la guerra civil que asola Yemen, según remarcó Abdel Majeed Sabra, abogado de la defensa. 

Abdel Majeed Sabra anunció mediante comunicado oficial que Abdel Khaleq Amran, Akram al-Walidi, Hareth Hamid y Tawfiq al-Mansouri, de entre 29 y 35 años, habían sido sentenciados a muerte.

Los otros seis encausados, de edades comprendidas entre los 27 y los 41 años, deberán permanecer "bajo seguimiento policial durante tres años", de acuerdo con la sentencia del tribunal, que fue leída a puerta cerrada sin presencia de la defensa ni de los medios de comunicación.

De estos diez periodistas, nueve fueron arrestados en una redada en un hotel de Saná en junio de 2015, y el décimo fue detenido en su casa de la capital yemení en agosto de ese mismo año.

Yemen, la nación más pobre del mundo árabe, está convulsionada por la guerra civil que padece desde 2014, cuando los hutíes tomaron el control del norte del país, incluyendo Saná, con la intención de derrocar al Gobierno de Abd Rabbuh Mansur al-Hadi. Tras la rebelión de la milicia hutí, que está apoyada por la República Islámica de Irán, se constituyó para hacerle frente sobre el terreno una alianza liderada por Arabia Saudí (representante de la rama suní del islam y gran enemigo del país persa) que opera en el territorio yemení para acabar con la insurgencia de la formación chií proiraní. 

En este marco bélico fueron retenidos los diez profesionales de la información involucrados, cuyo juicio comenzó el pasado diciembre sin previo aviso y los cuales fueron procesados en base al Código Penal en lugar de en base a la Ley de Medios, según denunció entonces el letrado.

Los condenados tenían cargos en su contra por "retransmitir noticias falsas, información, rumores y propaganda en apoyo de la agresión saudí y sus aliados con la intención de debilitar las fuerzas defensoras de la nación". También se les acusa de "minar el espíritu de la gente, dañar la seguridad pública y propagar el terror entre la gente" con sus actos, según el texto de la acusación, que explica además que los periodistas operaban "en secreto" desde varios puntos de la capital cuentas en las redes sociales y páginas web.

El año pasado, Amnistía Internacional calificó los cargos de "falsos". Esta organización indicó que los reporteros detenidos fueron golpeados, privados de agua y obligados a sostener bloques de cemento durante varias horas.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel