El portavoz militar hutí, Yahya Sarea, confirmó recientes ofensivas contra barcos de Israel, Estados Unidos y Reino Unido

Los hutíes prosiguen con sus ataques en el mar Rojo y el golfo de Adén

Esta fotografía tomada el 6 de marzo de 2024 y difundida por la Armada india muestra al granelero de bandera de Barbados tras un ataque de los rebeldes hutíes de Yemen, en el golfo de Adén – PHOTO/AFP PHOTO/INDIAN NAVY
photo_camera Esta fotografía tomada el 6 de marzo de 2024 y difundida por la Armada india muestra al granelero de bandera de Barbados tras un ataque de los rebeldes hutíes de Yemen, en el golfo de Adén – PHOTO/AFP PHOTO/INDIAN NAVY

Los hutíes han vuelto a reivindicar ataques contra barcos de otros países en el mar Rojo y el golfo de Adén, dos de los puntos calientes en cuanto a conflictos que se extienden por Oriente Medio se refiere.

  1. El conflicto de Palestina como telón de fondo

Los hutíes han reivindicado en las últimas horas hasta seis ataques contra barcos de Israel, Estados Unidos y el Reino Unido y también ofensivas con drones contra objetivos israelíes. 

El portavoz militar hutí, Yahya Sarea, señaló que navíos hutíes y diversos misiles propios atacaron los barcos Maersk Saratoga, APL Detroit, Huang Pu y Pretty Lady mientras navegaban por el mar Rojo y el golfo de Adén en las últimas horas; además, informó sobre una ofensiva con drones contra dos buques de guerra de la Armada estadounidense en el mar Rojo y el lanzamiento de misiles balísticos contra objetivos en la ciudad israelí de Eilat.

El carguero Galaxy Leader (dcha.), capturado por los hutíes dos días antes, acercándose al puerto en el mar Rojo frente a la provincia yemení de Hodeida - PHOTO/AFP
El carguero Galaxy Leader (dcha.), capturado por los hutíes dos días antes, acercándose al puerto en el mar Rojo frente a la provincia yemení de Hodeida - PHOTO/AFP

Yahya Sarea señaló que el Maersk Saratoga y el APL Detroit eran norteamericanos y el Huang Pu y Pretty Lady eran de bandera británica. A pesar de las afirmaciones de los hutíes de que el buque mercante Huang Pu es británico, el Comando Central de Estados Unidos señaló que es un petrolero de propiedad china que navega bajo bandera panameña, y los hutíes le lanzaron cinco misiles balísticos cuando estaba en la zona. 

Previamente, los hutíes afirmaron que habían informado a Rusia y China que sus barcos no serían atacados mientras navegaban por el mar Rojo, y que sólo atacarían barcos vinculados a Israel y con destino a Israel, así como barcos del Reino Unido y Estados Unidos.

Sarea también afirmó haber lanzado drones contra dos buques de guerra de la Armada estadounidense en el mar Rojo y misiles balísticos contra objetivos en la ciudad israelí de Eilat, prometiendo continuar sus ataques a navíos hasta que Israel interrumpa sus ofensivas contra la Franja de Gaza.

Durante los últimos cinco meses, los hutíes han lanzado cientos de misiles y aviones no tripulados contra buques comerciales y navales internacionales en el mar Rojo, el estrecho de Bab Al-Mandab y el golfo de Adén, todo ello en defensa de la causa palestina. 

Militantes hutíes cerca de la ciudad de Hodeidah, Yemen - PHOTO / REUTERS
Militantes hutíes cerca de la ciudad de Hodeida, Yemen - PHOTO/REUTERS

El conflicto de Palestina como telón de fondo

Aquí entra en escena también la respuesta hutí ante la guerra de Gaza que enfrenta a la milicia palestina de Hamás y al Ejército de Israel, desencadenada como respuesta israelí ante el cruento ataque sufrido en territorio propio el 7 de octubre que dejó en torno a 1.200 muertos. 

Israel, enemigo histórico de la República Islámica de Irán, ha sido ahora un objetivo claro de los hutíes, milicia apoyada por el régimen iraní que lucha en la guerra de Yemen contra el Gobierno legalmente establecido y contra la coalición internacional dirigida por Arabia Saudí, gran estandarte de la rama suní del islam contrapuesta a la chií que representa el propio Irán. 

Tras la escalada de tensión entre Israel y Hamás en territorio palestino de la Franja de Gaza, los hutíes han aparecido como un elemento discordante más para atacar al enemigo israelí, con la sombra de Irán detrás. 

Todo ello en un escenario que se había normalizado en parte gracias a los avances de los Acuerdos de Abraham, por los que diversos países árabes como Emiratos Árabes Unidos, Bahréin o Marruecos entablaron relaciones diplomáticas con el Estado israelí bajo el auspicio de Estados Unidos con el objetivo de propiciar acuerdos de todo tipo para desarrollar Oriente Medio y para pacificar la región ante la postura beligerante de otros actores internacionales como Irán y sus grupos chiíes afines como los hutíes en Yemen, Hezbolá en Líbano (que también ha protagonizado recientemente enfrentamientos con Israel), Liwa Fatemiyoun en Afganistán o las Fuerzas de Movilización Popular en Irak.