El magnate fue un importante empresario que revolucionó la política italiana

La muerte de Berlusconi sella el final de una época de la historia de Italia

AFP/ANDREAS SOLARO - Fotografía de archivo tomada el 06 de abril de 2006, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi
photo_camera AFP/ANDREAS SOLARO - Fotografía de archivo tomada el 06 de abril de 2006, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi falleció este lunes, a los 86 años, una muerte que sella el final de una época de la historia de Italia, pues cambió la manera de hacer política, pero también dejó su huella en el mundo empresarial, de la comunicación y el deporte, durante las más de cinco décadas en las que protagonizó la vida del país.

Berlusconi murió esta mañana rodeado por sus cinco hijos, su hermano Paolo y su compañera Marta Fascina, 53 años más joven que él, en el hospital San Raffaele de Milán, donde volvió a ingresar el pasado viernes, tras una breve pausa, ya que había permanecido hospitalizado 44 días después de que se revelase que padecía una leucemia desde hace tiempo.

El magnate, que tras ser un empresario de éxito revolucionó la política en la década de los años 90, cuando al frente de la conservadora Forza Italia (FI) se convirtió en el precursor del populismo, será despedido en unos funerales de Estado el próximo miércoles en la catedral de Milán, su ciudad natal y donde forjó todos sus logros.

La capilla ardiente pública se espera mañana, martes, aunque finalmente no será en la sede milanesa de su televisión, Mediaset, tal y como se había planeado, debido a “cuestiones de orden público”, pues se espera que sean miles las personas que acudan a dar su último adiós a uno de los políticos más queridos de los italianos.

De momento los restos mortales de Berlusconi reposan en su famosa mansión de Arcore, donde esta tarde se llevará a cabo un velatorio privado a la espera de conocer finalmente donde tendrán lugar mañana sus honras públicas.

Un luchador y un revolucionario

A pesar de que su vida estuvo salpicada de polémicas, desde sus famosas fiestas con jovencitas en Arcore a sus posibles vínculos con la mafia, hoy tanto rivales como aliados quisieron recordar su faceta “histórica”.

Desde el hospital Gemelli de Roma, donde fue operado el pasado miércoles de una hernia abdominal, el papa Francisco, se refirió a Berlusconi y su “enérgico temperamento” como “un protagonista” de la vida política italiana, mientras el jefe del Estado, Sergio Mattarella, lamentó con “profunda tristeza” la muerte de “un gran líder político que dejó su huella en la historia” de Italia, cambiando “paradigmas, costumbres y lenguaje”.

“Era sobre todo un luchador, un hombre que nunca tuvo miedo a defender sus convicciones, con coraje y determinación”, aseguró la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, quien lo consideró “uno de los hombres más influyentes de la historia de Italia”.

Tanto Meloni, líder de los ultraderechistas Hermanos de Italia, como su vicepresidente Matteo Salvini, al frente de la también ultraderechista Liga y ambos los socios de Berlusconi en la actual coalición de Gobierno de centroderecha, cancelaron su agenda, mientras la Cámara de Diputados ha suspendido sus sesiones y el Senado, al que Berlusconi volvió en octubre pasado tras 9 años de inhabilitación, ha colocado la bandera a media asta.

Un gran vacío para su partido y su imperio

Además de la conmoción política y social causada por la muerte de Berlusconi, no menor por esperada, su fallecimiento hace temblar su imperio económico, que tendrá que repartirse entre sus cinco hijos, pero también a su partido, Forza Italia, que queda huérfano de su máximo líder y no tiene un claro heredero.

Berlusconi mantuvo las riendas del partido, que fundó en 1993, mientras todos los posibles herederos han ido desapareciendo incapaces de igualar el carisma del empresario. Su “delfín” es el actual coordinador de la formación y ministro de Exteriores, Antonio Tajani, aunque no se descarta que se abra una lucha por ocupar su lugar.

Pero, sobre todo, la muerte de uno de los hombres más ricos del país será un terremoto para Finninvest, con 5.000 millones de euros de facturación y más de 20.000 empleados y dividido en 7 holdings, 4 de ellos en manos de “Il Cavaliere” lo que supone el 60 % del imperio y que ahora tendrá ser repartido entre sus cinco hijos.

Actualmente los dos hijos de su primer matrimonio Marina y Piersilvio retienen el 8 % cada uno y los de su segundo, Bárbara, Luigi y Eleonora, suman el 22 %, mientras que el patrimonio de Berlusconi está valorado, según Forbes, en 7.000 millones de euros.

El magnate y su joven e inseparable compañera, Marta Fascina, se dieron el “sí quiero” el 17 de marzo de 2022 con una boda simbólica ante sus más allegados en la villa Gernetto, una enorme mansión del siglo XVIII en la localidad de Lesmo (norte), porque, según algunos medios, no les dejaron casarse para evitar problemas con la herencia.

AFP/SOPHIE RAMIS - Perfil del multimillonario y ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi
AFP/SOPHIE RAMIS - Perfil del multimillonario y ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi

El fútbol también fue su pasión

Berlusconi también fue un hombre de fútbol. La impronta que deja en el deporte rey, rubricada con un Milan histórico que gobernó durante 31 años (1986-2017) no tiene parangón con muchas otras obras de arquitectura futbolística. Aquel Milan campeón con el ganó 28 títulos, entre ellos ocho “Scudetti” y cinco Ligas de Campeones, será siempre el Milan de Berlusconi.

“Con inmenso dolor lloro a mi amigo, el maestro de todo, la persona que cambió mi vida durante más de 43 años”, expresó su mano derecha Adriano Galliani.

“Era un amigo brillante al que le debo todo. Silvio Berlusconi era un hombre generoso e intentó cambiar este difícil país hecho de individualistas”, apuntó entre lágrimas su primer entrenador en el Milan, Arrigo Sacchi.