El Palacio Real alauí transmite un Comunicado urgente con el mensaje del presidente español al rey Mohamed VI

Pedro Sánchez abre la vía a la solución de la crisis hispano-marroquí

photo_camera españa-marruecos

Marruecos esperaba el mensaje enviado por el presidente español Pedro Sánchez al rey Mohamed VI para iniciar la solución definitiva de la crisis suscitada entre los dos países a raíz de la llegada del dirigente del Polisario, Brahim Ghali, a España para ser atendido en un hospital público aquejado de COVID.  

El Palacio real de Marruecos ha emitido un Comunicado trasmitido como urgente por la agencia oficial Magreb Árabe Press (MAP), en el que resalta las dos partes que Marruecos ha considerado desde un principio como incuestionables para resolver la crisis bilateral: 

  • El cambio de posición del gobierno español sobre las vías para resolver la cuestión del Sahara 
  • Y el respeto inquebrantable de los acuerdos y compromisos contraídos entre ambas partes en todos los terrenos 

El presidente Sánchez reitera en este Mensaje al soberano marroquí que “la propuesta de autonomía formulada por Marruecos es “la base mas seria, realista y creíble” para la resolución del conflicto del Sahara Occidental. Una toma de posición muy esperada al otro lado del Estrecho, ya que deja como prioridad el compromiso de realizar un referéndum de autodeterminación, tal como las Naciones Unidas ha venido planteando y como se refleja en sus Resoluciones, aunque en las ultimas no se nombre específicamente tal procedimiento. El gobierno de Pedro Sánchez no dice que el referéndum “ya no es ninguna vía” para resolver el conflicto, sino que el camino “más serio” es el de la propuesta formulada por el Reino marroquí que prevé una amplia autonomía para la región del Sahara en el marco de la soberanía marroquí del territorio.

PHOTO/PALACIO REAL DE MARRUECOS  -   Fotografía de archivo, Pedro Sánchez, es recibido por el Rey de Marruecos Mohammed VI antes de su almuerzo en el Palacio Real de Rabat, Marruecos, el lunes 19 de noviembre de 2018

Por otra parte, según ha podido recabar ATALAYAR de fuentes diplomáticas marroquíes en Rabat, un párrafo del mensaje del presidente Sánchez ha sido particularmente apreciado en el Palacio real, y es cuando afirma que “España mantendrá sus compromisos y será fiel a su palabra”, algo que el propio rey marroquí había exigido como condición sine qua non para superar la crisis. 

Según fuentes diplomáticas en Rabat, el camino para la reunión bilateral de los dos ministros de Exteriores, Nasser Burita y José Manuel Albares, ya está abierto y los dos responsables de la diplomacia podrán encontrarse en los próximos días. Un paso éste, indispensable para realizar la reunión de alto nivel (RAN) suspendida y postergada sine die tras el estallido de la crisis bilateral.  

En Marruecos se aprecia el paso dado por el Gobierno español al reconocer la propuesta marroquí como la más creíble para zanjar definitivamente la cuestión del Sahara, sabiendo que le va a suponer abrir una pequeña crisis con Argelia y con el Polisario.  

Las relaciones del Ejecutivo español con el movimiento independentista van a atravesar momentos mas conflictivos tras esta toma de posición, pero quien tiene las de ganar será el Gobierno de Madrid, estiman en la capital marroquí. El Frente Polisario puede recurrir al apoyo de sus aliados tradicionales dentro del Ejecutivo, los ministro de Unidas Podemos, y con los apoyos parlamentarios de Pedro Sánchez, Esquerra Republicana, los nacionalistas catalanes, vascos y de otras autonomías. Pero las actuales tensiones dentro del Gobierno y la pérdida de peso del movimiento Podemos, no van a afectar a la decisión de Pedro Sánchez.  

En cuanto a la posible minicrisis con Argelia, en Rabat consideran que el presidente español ha medido los pros y los contras de los efectos negativos que podría tener esta decision histórica en el aprovisionamiento de gas natural a España por parte de Argelia. 

En su tira y afloja con el Gobierno español, el Polisario arriesga con verse retirado de reconocimiento en caso de que recurra a acciones desestabilizadoras del tejido social, creyendo que el apoyo oficial que recibe es irreversible. En los años 90 del siglo pasado, el gobierno de Felipe Gonzalez retiro el reconocimiento del Polisario y cerro sus oficinas en España tras los ataques armados que el movimiento saharaui realizo contra pesqueros y patrulleros españoles. Una medida que duro solo tres años, pero que existió, y que podría repetirse según fuentes consuktradas por ATALAYAR en caso de que el movimiento liderado por Brahim Ghali "sobrepase la linea roja".