Tras haber sido inaugurada por el anterior primer ministro Abdelaziz Djerrad, la sala de oración de la Gran Mezquita de Argel fue inaugurada de nuevo ayer, domingo 25 de febrero, por el presidente Abdelmadjid Tebboune

El presidente Tebboune inaugura la Gran Mezquita de Argel, suscitando un sinfín de interrogantes

Abdelmadjid Tebboune
Abdelmadjid Tebboune

Mucho se ha escrito y dicho sobre la Gran Mezquita de Argel. Emblema de la era Bouteflika, cuando los petrodólares fluían libremente en Argelia, este gigantesco lugar de culto había suscitado encendidas polémicas desde que se inició su construcción en 2011, tanto por su coste (más de 1.500 millones de dólares) como por el retraso en su finalización e inauguración.  

Construida sobre una superficie bruta de más de 400.000 m2 en Mohammadia, al este de la capital, frente a la bahía de Argel, la Gran Mezquita de Argel debía ser inaugurada por el difunto presidente Abdelaziz Bouteflika en abril de 2019, en un momento en que en las calles de Argel se oían consignas que le pedían que “se fuera”. Se vería obligado a dimitir unos días antes, el 2 de abril. 

Este gigantesco y costoso proyecto permaneció inexplicablemente cerrado durante 5 largos años.

Ayer causó aún más polémica y suscitó muchas preguntas. Y con razón... Abdelmadjid Tebboune, acompañado de su jefe de Estado Mayor del Ejército y de una amplia delegación, entre la que se encontraban numerosos teólogos extranjeros, fue invitado a asistir a la inauguración de la mezquita “con todas sus infraestructuras auxiliares”, como señaló el diario en lengua árabe Echourouq. 

Las imágenes difundidas por la televisión pública, y repetidas por las cadenas privadas, mostraban al jefe del Estado argelino visitando, además de la sala de oración, el museo de la civilización islámica situado en el piso 23ᵉ del minarete, el instituto de estudios islámicos y la biblioteca. Anexos tan gigantescos como la sala de oración, con capacidad para 120.000 fieles. 

Fuentes bien informadas afirman que “la inauguración de la biblioteca, el instituto y el museo no fue más que una parodia de mal gusto”. Nuestra fuente añadió: “El museo tiene 14 plantas. Tebboune sólo visitó una planta. Del mismo modo, en la biblioteca sólo vimos a media docena de lectores traídos para decorarla, al igual que en el instituto, que no registró ni una sola inscripción. Durante la visita de Tebboune, dieron la impresión de que había alumnos siguiendo un curso en el anfiteatro. Todo es falso”. 

Todas las personas entrevistadas por teléfono al día siguiente de la inauguración confirmaron que la mezquita permanece cerrada y que no se ha visto a nadie ir a la biblioteca ni al museo.  

También hay que señalar que otras infraestructuras que forman parte de este complejo religioso fueron ignoradas durante la visita de inauguración. Se trata de un hotel de 300 habitaciones, varias salas de seminarios, espacios científicos, un centro comercial, restaurantes, un parque de ocio y varios edificios administrativos. El aparcamiento para 6.000 vehículos permanece cerrado al público. 

La visita de Tebboune ayer a Argel suscitó muchas preguntas. ¿Por qué inaugurar de nuevo una sala de oración que ya había sido inaugurada por su primer ministro, Abdelaziz Djerrad, en octubre de 2020? ¿Por qué dar la impresión de inaugurar una biblioteca cuando al día siguiente sus puertas permanecían cerradas? ¿Igual que el museo? ¿Por qué ignorar las demás infraestructuras auxiliares como el hotel, las salas de conferencias, el centro comercial, los restaurantes, etc.? 

Es la segunda vez en menos de una semana que el presidente Tebboune inaugura instalaciones que se habían abierto unos años antes. Es el caso del paso fronterizo de Tinduf, inaugurado en 2018 por el entonces ministro del Interior, Noureddine Bedoui. Junto a su homólogo El-Ghezouani, también puso en marcha la construcción de la carretera Tinduf-Zouérate. Al día siguiente, no había equipos ni obras.  

La actitud de Tebboune se explica por la proximidad del plazo electoral. Después de no haber conseguido absolutamente nada durante sus cinco años de mandato, intenta crear una ilusión. Olvida, sin embargo, que las pocas infraestructuras que ha inaugurado se construyeron durante la era Bouteflika. Es el caso de los dos estadios de fútbol. En Orán y Argel. Esto refleja la parálisis total de un país que, en los últimos cuatro años, ha amasado cientos de miles de millones de dólares sin la menor inversión notable. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato