AESMIDE celebró en Madrid un encuentro para analizar los retos de la base industrial y tecnológica de la Defensa

El sector de la Defensa en España requiere de una mayor inversión y desarrollo tecnológico

PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Gerardo Sánchez Revenga
photo_camera PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Gerardo Sánchez Revenga

El sector de la Defensa es vital para cualquier Estado, como es el caso de España. La invasión rusa de Ucrania iniciada en febrero de 2022 sacudió la geopolítica y sigue afectando al orden mundial. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea (UE) han intensificado su política de Defensa variando objetivos y conceptos estratégicos, lo que da un mayor nivel de importancia, si cabe, a las Fuerzas Armadas, que requieren una mayor inversión en España. El Ejército precisa una mayor provisión de fondos en España y una mayor inversión industrial y tecnológica. 

Sobre estos argumentos giró el evento organizado en Madrid por la Asociación de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas (AESMIDE) bajo el lema “Los retos de la base industrial y tecnológica”, que contó con el patrocinio de entidades ligadas al sector como GAHN, Inetum, Fecsa, Oracle o NVLS. Un acto que contó con la intervención inicial de Gerardo Sánchez Revenga, presidente de AESMIDE, y valiosas aportaciones de personalidades relevantes como Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Guillermo Ardizone García, director de Política Exterior y Seguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, o María Amparo Valcarce, secretaria de Estado de Defensa del Ministerio de Defensa de España. 

Gerardo Sánchez Revenga quiso destacar que esta era la 21ª edición del foro, mientras AESMIDE cumple ya 40 años, con la misión de buscar un punto de encuentro entre el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas con la industria del sector. 

Para el presidente de AESMIDE, la invasión rusa de Ucrania condicionó la vida internacional, forzando un nuevo orden geopolítico, estratégico y tecnológico, lo que requiere acciones concretas para hacer frente a la situación, destacando por ejemplo entre ellas el proyecto de racionalización y ahorro en Defensa integrado por 21 medidas que presentó la CEOE dirigida por Antonio Garamendi a la Unión Europea de cara a la base logística del Ejército de Tierra de España. 

PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Gerardo Sánchez Revenga
PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Gerardo Sánchez Revenga

Gerardo Sánchez Revenga indicó que es mejor enfrentar los desafíos conjuntamente y se requiere una base industrial y tecnológica sólida. Manifestando que los retos de industria de Defensa ponen el foco en las TIC, destacando tres aspectos importantes: tejido industrial, capital humano y nuevas tendencias tecnológicas. 

Como el resto de los países europeos, España prima inversiones en el gasto de Defensa para enfrentar la gestión de las diversas crisis. Entre 1999 y 2021 los presupuestos europeos de Defensa tuvieron un crecimiento de más del 19%. Muy poco en relación con los datos de China, Estados Unidos y Rusia, como explicó el presidente de AESMIDE, lo que afectó a la base tecnológica de la Defensa. Según Sánchez Revenga, “la guerra de Ucrania mostró la importancia de la Defensa y los retornos del gasto de la Defensa”. Señaló que en una empresa puede haber retornos en forma de beneficios contribuyendo además a la seguridad y a la prosperidad de las inversiones. 

El presidente de AESMIDE hizo referencia a los más de 13.000 millones de euros de inversión para la Defensa; pero las capacidades militares no es lo único importante, se debe investigar en I+D+I y debe haber sinergias entre la industria militar y civil para aportar tecnología y puestos de trabajo cualificados, como explicó el presidente de AESMIDE.

Hasta 2029 se va a incrementar en un 2% el presupuesto de Defensa. Se busca mantener las capacidades de las Fuerzas Armadas españolas para satisfacer las necesidades del sector. En este escenario, el presidente de AESMIDE pidió una financiación autónoma de Defensa ante los Presupuestos Generales del Estado, algo que “es necesario”. Gerardo Sánchez Revenga pidió sacar la Defensa del resto del presupuesto para que sea autónoma. Solicitó en este caso un instrumento jurídico para dar seguridad a través de un plan de inversiones en Defensa a medio y largo plazo de cara a “otorgar soluciones financiera y administrativamente para planificar a largo plazo las necesidades de las Fuerzas Armadas dando estabilidad a la industria”. 

Por su parte, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, destacó la gran importancia de la industria de la Defensa. Mostró el profundo agradecimiento a las Fuerzas Armadas por su labor “ante problemas como la COVID, la invasión rusa de Ucrania o el ataque de la banda terrorista Hamás a un Estado democrático”.  

“La realidad es que para que un Estado viva en libertad y pueda gestionar a través de la democracia es necesario tener a las Fuerzas Armadas, las primeras que defienden la libertad”, dijo Antonio Garamendi. La industria de Defensa aporta el 1,3% al Producto Interior Bruto y genera 2,5 euros por cada euro que se invierte. De esta forma, Antonio Garamendi puso en valor la industria de Defensa, que genera empleo cualificado. 

El presidente de la CEOE indicó que se necesita un 20% de industria en el PIB de España para generar empleo estable, con un aporte tecnológico que hay que valorar. Antonio Garamendi también manifestó que “hay que seguir impulsando la colaboración público-privada con una apuesta por la internacionalización”. Señaló que las empresas de defensa saben internacionalizarse y eso es Marca España. 

PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Antonio Garamendi
PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Antonio Garamendi

Antonio Garamendi manifestó que el fondo europeo de 7.000 millones para alentar la innovación es bajo todavía. Se busca el 2% en 2027, que seguiría siendo bajo. En este punto, hay que implicar a la universidad en proyectos reales y eso no se hace tampoco, como indicó el presidente de la CEOE. “Deberíamos estar en el 3%”, aseveró. 

Coincidió con Gerardo Sánchez Revenga en que hay que separar en los Presupuestos Generales del Estado la parte de Defensa porque este sector no se discute y actualmente es fácil castigarlo en los presupuestos ideológicamente.

El presidente de la CEOE señaló que el equipamiento necesita mejorar porque “estamos por detrás de lo que debiéramos”. Antonio Garamendi destacó la existencia del Ejército y de las pymes, que “son las grandes protagonistas en ese desarrollo de tecnologías duales y trabajan de forma intensa en esta industria”. 

Antonio Garamendi destacó tres perspectivas en la línea de actuación de la patronal CEOE:

La integración en el mercado laboral del personal militar ya que las Fuerzas Armadas tienen gran formación técnica y pueden aportar profesionales de gran nivel. Destacando en este punto el programa de la CEOE de apoyo a la fuerza activa “Es tu fuerza”. 

La labor de desarrollo tecnológico de la base logística del Ejército de Tierra en Córdoba; un gran proyecto del Ministerio de Defensa en el que la CEOE se implica para colaborar con el Ejército de cara a que el proyecto saliese adelante.  

Y la colaboración de la CEOE con la Fundación Museo del Ejército y la Fundación Museo de la Guardia Civil para poner a las Fuerzas Armadas en su adecuado espacio. 

Por último, Antonio Garamendi solicitó una colaboración permanente, promoción del conocimiento y el fomento de la participación de las pymes y de la cooperación público-privada en el ámbito de la Defensa.  

Por su parte, Guillermo Ardizone García, director de Política Exterior y de Seguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, puso en valor el marco de la política exterior y el papel importante de la industria para la Defensa y la presencia en el exterior. 

Guillermo Ardizone mostró el agradecimiento a las Fuerzas Armadas por su dedicación para la defensa general y su impecable papel en el exterior. “Nuestras Fuerzas Armadas son ejemplares, cumpliendo los objetivos de España y de la UE y la OTAN. La política exterior está determinada por nuestro marco constitucional y nuestros valores y principios”, aclaró el director de Política Exterior y de Seguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores. 

PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Guillermo Ardizone
PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Guillermo Ardizone

Hay una obligación de defensa territorial y soberanía nacional, algo prioritario para Guillermo Ardizone. Pero la defensa nacional está relacionada con la política exterior con valores democráticos. El representante ministerial resaltó el compromiso con la OTAN y la UE. El más inmediato en Defensa es el vínculo con la OTAN. Ahora hay un periodo complicado con la agresión rusa a Ucrania y el ataque directo a los principios del orden internacional y a los valores y respeto de la soberanía nacional de los Estados y, en definitiva, a la Carta de Naciones Unidas. 

Guillermo Ardizone explicó que pensábamos en la supremacía técnica de Occidente y el objetivo fundacional de la OTAN de disuasión y defensa pasaba a un segundo plano frente a la seguridad cooperativa, pero esto cambió con la anexión de Crimea por parte de Rusia y el orden internacional y la arquitectura de seguridad de Europa con medidas de confianza entre socios quedó subvertido. De esta estrategia y arquitectura de seguridad basada de medidas de confianza se pasó a medidas de garantía para garantizar la seguridad estratégica. Así, en la pasada Cumbre de la OTAN en Madrid se buscó adaptar el Concepto Estratégico de la Alianza Atlántica. El contexto de amenaza desde la anexión de Crimea pasó a una situación de coerción y violencia, como explicó el experto ministerial. 

Acabó así la incertidumbre y pasamos a certezas, regresando en Europa al uso de la guerra para la política exterior y ahí se mostró la necesidad de adaptación y la respuesta dada desde la OTAN con el nuevo Concepto Estratégico en la Cumbre de Madrid. Como señaló Guillermo Ardizone, “la disuasión y defensa vuelven al primer lugar incrementando la unidad y cohesión, algo que el presidente ruso Vladimir Putin no esperaba”. 

PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Guillermo Ardizone
PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Guillermo Ardizone

Ahora se definen nuevas amenazas, como la agresión militar y otras amenazas híbridas y de toda naturaleza que ponen en duda la paz y seguridad en Europa. La atención se centra ahora en el flanco oriental aportando disuasión y elementos de defensa, como objetivo prioritario de la OTAN, con España muy implicada con mucha presencia en despliegues en ese flanco. Sin olvidar que la OTAN debe interesarse por otras fuentes de inestabilidad en el mundo que pueden afectar directa o indirectamente: la vecindad oriental y el sur o países de Oriente Medio y el Indo-Pacífico.  

El nuevo Concepto Estratégico de Madrid marca las líneas de actuación exterior de España en la próxima década, afectando a la industria de Defensa. Disuasión y defensa son la razón de ser de la creación de la OTAN y pasaron ahora al primer lugar. 

Como explicó Guillermo Ardizone, “el nuevo Concepto Estratégico y su aplicación tiene su coste y exige el compromiso de los Estados en gasto para la Defensa y contribuciones en misiones de la OTAN y capacidades”. En este punto la “investigación e innovación tecnológica son muy importantes”.

España también es miembro de la UE, sometida por su parte también al choque de la agresión rusa. Para Guillermo Ardizone, Europa debe tener una política exterior y de defensa fuerte, que lleva ya un proceso de desarrollo con un punto de partido en el Congreso de Colonia de 1999. Es necesario que la UE tenga medios y capacidades para asumir responsabilidades en política europea común exterior y de Defensa. Se aceleró el proceso en 2016 y culminó en 2022 con la definición de la Brújula Estratégica, acelerada por la agresión rusa, al pasar de incertidumbres de amenaza posible a una realidad. “La UE debe dar seguridad a los ciudadanos”, manifestó el director de Política Exterior y de Seguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores. 

PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Guillermo Ardizone
PHOTO/ATALAYAR/GUILLERMO LÓPEZ - Guillermo Ardizone

Ante la crisis actual es necesario actuar con rapidez, dar seguridad a los ciudadanos, invertir en capacidades y tecnología y asociarse a otros para lograr objetivos comunes a través de los partenariados. Todo enfocado a cumplir con los objetivos de la Brújula Estratégica, que se preocupa por las capacidades y tener medios económicos para su adquisición y desarrollo. Las capacidades pueden otorgar a la UE la posibilidad de actuar en situaciones de crisis y dar respuesta. Como recordó Guillermo Ardizone, la Brújula Estratégica da importancia a la inversión y desarrollar capacidades para actuar de forma autónoma con Fuerzas Armadas comunitarias reales. El papel de la industria es central aquí, para así reducir vulnerabilidades. 

Combinar pertenencias a la OTAN y UE es necesario, como el caso de España. Se debe intentar que las dos organizaciones actúen de manera armónica utilizando sinergias. Es bueno reforzar Europa desde la Defensa y así la UE puede reforzar por su parte a la OTAN compartiendo más la carga para mantener la paz y seguridad internacionales. Estamos en momento crítico para nuestra seguridad ya que volvemos a ver la guerra en Europa, como indicó Guillermo Ardizone. 
 

Más en Política