El capo turco Sedat Peker ha asegurado tener vínculos con el Gobierno turco

La supuesta conexión entre el partido de Erdogan y la mafia turca

photo_camera PHOTO/REUTERS - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante una conferencia de prensa en Estambul

El líder de la mafia turca Sedat Peker ha publicado varios vídeos en los que involucra a algunos diputados del AKP, el partido de Erdogan, dentro de su red criminal, como informó el medio Arab News. Peker fue declarado culpable en 2007 de dirigir una organización delictiva, robo y falsificación, entre otros cargos. La justicia del país lo condenó a 14 años de prisión, pero fue absuelto en 2014. Peker, además, ha expresado en varias ocasiones sus ideas políticas ultranacionalistas. A principios de 2021 fue arrestado de nuevo en Macedonia del Norte con pasaporte falso, y posteriormente deportado a Kosovo. Actualmente se cree que vive en Dubái, según medios como Arab News o BBC Turquía.

El capo turco ha acusado al exministro del Interior, Mehmet Agar, y a su hijo, el diputado del AKP Tolga Agar, de estar involucrados en la muerte de una periodista kazaja de 21 años, Yedana Kaharman. Tal y como informa Arab News, el caso de Kaharman se cerró muy pronto por orden de los fiscales locales.

En sus vídeos, Peker también ha acusado al actual ministro del Interior, Süleyman Soylu, de conductas corruptas. El ministro ha respondido a las declaraciones de Peker instándole a que vuelva a su país a “someterse a la justicia”. Soylu también lo ha calificado de “escoria mafiosa” y lo acusa de huir “como una rata”. Cemil Cicek, exministro de Justicia y actual miembro de la junta superior de la Presidencia turca ha exigido investigar las declaraciones de Peker. Cicek ha pedido a la Fiscalía “hacer lo que sea necesario”.

Atalayar_Süleyman Soylu

Los partidos de la oposición han pedido explicaciones al Gobierno por este nuevo escándalo en el que se ve envuelto el partido de Erdogan. Ozgur Ozel, diputado del partido opositor CHP, ha asegurado que el ministro Soylu es el punto de conexión entre el AKP, su aliado, la formación MHP de extrema derecha, y la mafia. Ozel también ha aludido a los vínculos entre Soylu y Peker, recordando cuando el Gobierno no actuó por las acciones ilegales de Peker en la ciudad de Rize. El líder criminal amenazó a los académicos disidentes turcos asegurando que los haría llorar con “su propia sangre”.

Otras formaciones políticas también han denunciado a Peker y han señalado la indiferencia del Gobierno por sus acciones. Baris Atay, del Partido de los Trabajadores, acusó al capo de utilizar pandillas callejeras para atacar a los disidentes políticos. Como respuesta a estas declaraciones, Atay sufrió una paliza por orden de Peker.

“Turquía debería lanzar una campaña a nivel nacional contra el estado profundo y la estructura mafiosa generalizada que llega a los círculos internos del Estado”, aseguró Ayhan Sefer Ustun a Arab News. Ustun fue jefe de la Comisión Parlamentaria de Derechos Humanos y fundador del Partido Futuro. El político turco también ha solicitado una “comisión de investigación” sobre las declaraciones de Peker. Ustun hizo alusión al escándalo Susurluk, comparándolo con la polémica actual. Este caso sucedió en 1996 y desveló la vinculación política con la mafia en la provincia de Balikesir, gracias a la insistencia de la opinión pública.

Atalayar_Kemal Kilicdaroglu

El Gobierno turco aprobó en 2021 una polémica ley de amnistía con la que se liberó a 90.000 presos por delitos no políticos, excluyendo a periodistas o disidentes políticos. Con esta ley se pusieron en libertad a líderes de pandillas organizadas, como Alaattin Cakidi, un famoso jefe mafioso. Cakidi está vinculado al partido de extrema derecha MHP, aliado del AKP.

No es el primer escándalo que afecta al AKP. El pasado mes de abril, políticos opositores acusaron al Gobierno de corrupción después de la desaparición de millones de dólares del Banco Central turco. En marzo también salió a la luz un vídeo de un diputado del partido de Erdogan esnifando cocaína, posteriormente admitió que era consumidor y traficante