Gracias a sus conocimientos y sus capacidades, los auxiliares de enfermería constituyen una gran ayuda en el cuidado de los pacientes crónicos

El desafío de la enfermería en la atención de pacientes crónicos

enfermeria-pacientes-cronicos

La atención de pacientes crónicos supone uno de los grandes desafíos en el ámbito médico, debido a su necesidad de cuidados constantes y a la exigencia de conocer su enfermedad con el fin de proporcionarles el tratamiento adecuado. 

De este modo, no es de extrañar que se demanden cada vez más los auxiliares de enfermería, gracias a su importante labor con este tipo de pacientes. 

Sin embargo, en el tratamiento de enfermos crónicos se necesita una base de conocimientos que van desde conocer la enfermedad como la formación en operaciones administrativas y documentación sanitaria, apoyo psicológico al paciente... nociones fundamentales que, en la actualidad, pueden aprenderse tanto de forma presencian como si se estudia para ser auxiliar de enfermería a distancia.

La labor del auxiliar de enfermería con los pacientes crónicos

Gracias a sus conocimientos y sus capacidades, los auxiliares de enfermería constituyen una gran ayuda en el cuidado de los pacientes crónicos, sobre todo, en atención primaria. Estos pacientes necesitan supervisión y cuidados continuos, por lo que suelen verse con los auxiliares de enfermería con cierta regularidad. Así pues, se entiende la necesidad de que los auxiliares de enfermería tengan conocimientos no solo de las enfermedades crónicas que van a ayudar a tratar y sus cuidados, sino también respecto a cómo se utilizan los dispositivos y equipos médicos, así como saber desenvolverse con la administración y documentación médica.

¿Cómo se prepara un auxiliar de enfermería?

Quienes deseen formarse como auxiliares de enfermería deben saber que puede realizarse de manera presencial o a distancia. Las ventajas de esta última modalidad residen en la flexibilidad, ya que los estudiantes eligen el horario de estudio y pueden compaginar su formación con otros trabajos. De esta manera, resulta mucho más sencillo organizarse el tiempo y llevar un ritmo de aprendizaje adecuado a las necesidades personales y laborales de cada estudiante. 

De hecho, a distancia también pueden encontrarse herramientas y materiales interesantes que sirvan para la formación y el desarrollo de las habilidades tecnológicas del futuro auxiliar. No solo eso, además de la formación teórica, el estudiante realizará prácticas cuando vaya a finalizar el curso, por lo que, si no se puede acudir de manera presencial, esto no supondrá una gran diferencia con respecto a aquellos que sí les sea posible.

Asimismo, estudiar y formarse para ser auxiliar de enfermería abre diferentes puertas en el ámbito laboral, ya que es un oficio cada vez más demandado. Por ello, una buena base de conocimientos en la que no solo se incluyan cuestiones médicas, sino también de nutrición, de psicología, así como de otros aspectos que le serán necesario mientras desempeñe su trabajo, como el manejo de los equipos médicos o saber desenvolverse con la documentación y las cuestiones administrativas de sanidad, son fundamentales a la hora de encontrar trabajo y afrontar el desafío que suponen los pacientes crónicos.

De este modo y con el objetivo de garantizar los cuidados y tratamiento apropiados para estos pacientes, se debe optar por una formación de calidad que puede hallarse estudiando el grado medio correspondiente, tanto de manera presencial como a distancia.
 

Más en Sociedad