La invisibilidad del castellano en las nuevas generaciones

¿Qué está pasando con el español en Estados Unidos?

photo_camera AP/DAMIAN DOVARGANES - La Reina de España asiste a la inauguración y develación de la placa del Instituto Cervantes en Los Ángeles, el martes 13 de diciembre de 2022. Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, izquierda, Reina Letizia, Santiago Cabanas, Embajador de España a los Estados Unidos.

La Oficina del Censo de los Estados Unidos (United States Census Bureau) arroja datos referentes al año 2022, de los que se desprende que uno de cada cinco estadounidense es de origen hispano, lo que establece que cerca de 63 millones de hispanos viven en los Estados Unidos de América, y la confluencia de las variedades del español y la transferencia de la coexistencia con el inglés es un nuevo fenómeno, según anunció el investigador, David Fernández del Instituto Franklin durante la presentación del libro: “La Lengua de los hispanos unidos de América” del escritor, Francisco Moreno Fernández, recientemente en Madrid.

El español en este continente es una realidad y hecho importante. Desde hace siete años, son más los latinos nacidos en EE. UU. que los que llegan desde fuera. “Hay que aceptar que debiera instrumentalizarse la emergencia de un nuevo modelo, fruto de las variedades del español en USA, más el anglicismo como un componente más de la lengua (spanglish)”, sostiene Francisco Moreno Fernández, doctor en Lingüística Hispánica y sociólogo, Catedrático Alexander von Humboldt en la Universidad de Heidelberg (Alemania), durante su intervención en el Instituto Cervantes para hablar sobre su mencionado libro, la “Lengua de los hispanos unidos de América”.

Según Francisco Moreno Fernández, la Ley de Hierro de la desaparición en tres generaciones de las lenguas de la inmigración sigue sin cumplirse en los Estados Unidos, porque “aquí el español es mucho mas que una lengua de inmigrantes”. Así las cosas, empieza a verse positivo hablar español, una lengua que es bien vista y con valor añadido. Sin embargo, aun podemos aludir a hechos como la ceremonia de entrega de los premios Grammy, donde los subtítulos que acompañaban a las canciones del rapero costarricense, Bad Bunny, se referían a “una lengua que no es inglés”, lo que provocó la hilaridad de los expertos en este idioma.

El español es una lengua indiscriminada y el hispano es la etnia más numerosa con derecho al voto. En la realidad, el peso del latino se incrementa, pero debería notarse en la política, que hace uso icónico del español. Hablamos de un mero guiño electoral para cumplir con un grupo étnico. Llama la atención que el 20% de los alumnos de Enseñanza Secundaria escojan el español como lengua extranjera pero manejen libros de texto de autores americanos, compatible con el uso de un español con variante mexicana. Lo cierto es que el español en la enseñanza de los Estados Unidos es de una relevancia abismal en comparación con el resto de las lenguas que se imparten.

Asimismo, este profesor honorífico investigador en la Universidad de Alcalá considera que el reto está en la lengua hablada y textos escritos en el ámbito de la inteligencia artificial. Así los jóvenes que usan el TikTok perciben que los móviles no están bien codificados fonéticamente hablando.

El autor del citado libro, Moreno Fernández, en sede del Instituto Cervantes en Madrid, instó a los expertos en lenguas, a ofrecer contenidos y tecnología que cubran las necesidades e intereses de los que hablen español en EE. UU., de lo contrario, “será una lengua que tenderá a desaparecer, si se merman los formatos y la generación de contenidos no capta una mayor atención”.

Está claro que el crecimiento de la comunidad hispanohablante y la capacidad de resiliencia de los hispanos en EE. UU. influyen en la supervivencia del idioma. Al adquirir un nivel sociocultural más alto, las segundas y terceras generaciones quieren recuperar la lengua, como vínculo con sus familias de origen, lo que deriva en factor de mantenimiento del español.

Es normal que las transferencias léxicas del inglés al español de los EE. UU. se conviertan en un componente más de las lenguas en contacto. Desde hace siete años, son más los latinos que nacen en USA que los que llegan desde fuera. Más del 60% de los hispanos han nacido en América. El futuro de la lengua española dependerá de estas nuevas generaciones: se puede ser latino sin hablar el español, manteniendo su identidad cultural y étnica.

Carmen Chamorro, directiva del CIP y ACPE

Más en Sociedad