Álvaro Escalonilla, desde Londres