La explosión de una mina deja al menos 34 muertos en Afganistán

 -  

Javier García Gómez 

Pie de foto: Imagen del autobús implicado. TOLOnews.

Al menos 34 personas han fallecido y 17 han resultado heridas por la explosión de una mina en el oeste de Afganistán al pasar encima el autobús en el que viajaban. La creciente actividad de grupos talibanes y Daesh llevan debilitando la ya disminuida seguridad del país en los últimos meses debido a sus ataques prácticamente diarios a las fuerzas armadas afganas, empleados del Gobierno y civiles. 

La explosión se produjo a las 06:00 hora local (01:30 GTM), cuando el autobús “repleto de pasajeros”, transitó sobre la mina en una carretera que conecta las provincias de Herta y Kandahar al oeste y sur del país, según comunicaba a la agencia EFE, Muhibullah Muhib, portavoz de la Policía de Farah. Todas las víctimas han sido civiles, la mayoría mujeres y niños, afirmó el portavoz. Farooq Barakzai, representante del Gobierno de Farah, confirmaría más tarde el número de personas muertas y heridas, que fueron trasladadas al hospital de Herat, aunque avisó de que este podía ascender en las próximas horas. 

No se ha confirmado inmediatamente que el grupo Talibán haya sido el responsable del ataque, aunque si bien es cierto que este tipo de bombas han sido ya utilizadas frecuentemente por el grupo terrorista en las carreteras con el objetivo de atacar a miembros del Gobierno o fuerzas de seguridad. 

La explosión se ha producido un día después de que las Naciones Unidas (ONU) advirtiera en su informe de la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) de que los civiles del país asiático están siendo asesinados y heridos a un nivel “impactante”, a pesar de los últimos esfuerzos para poner fin al conflicto que tiene ya 18 años de duración. Según los datos que ofrece el documento, el número de damnificados ha descendido, hasta un 27% en la primera mitad de 2019 si lo comparamos con el mismo periodo del año anterior, lo que marca un récord. Sin embargo, el número de víctimas totales siguen siendo extremadamente altas: 1.366 muertos y 2.446 heridos solo en que va de año. Un tercio de las víctimas civiles son niños especificaba, además, el informe de la ONU. 

Además, en estas estadísticas se refleja una situación nunca antes vista desde que se recogen datos del conflicto. Las fuerzas de la OTAN y del Gobierno de Afganistán han causado más víctimas civiles en lo que llevamos de año 2019: 717 fallecimientos, frente a 531 muertos a manos de grupos terroristas como los talibanes o Daesh. Para la UNAMA, el objetivo de “víctimas cero” que se acordó en Doha este mes de julio con representantes estadounidenses, de la sociedad afgana y de los grupos talibanes, está lejos de alcanzarse. 

Mientras el sangriento conflicto continúa, el diálogo y las negociaciones de paz siguen su curso de forma lenta pero positiva. EEUU está manteniendo un pulso con representantes de las fuerzas talibanes: estos piden que el país norteamericano retire sus tropas cuanto antes de Afganistán, a cambio de esto, el gigante americano reclama garantías en materia de seguridad. Si se consigue un acuerdo, podría abrirse una nueva etapa en el proceso de paz intraafgano que permita grandes diálogos entre los distintos actores sociales y de poder de esta nación de Asia.