El año que vivimos peligrosamente (II)

El presidente del Gobierno en funciones de España, Pedro Sánchez, asiste a la segunda sesión de un debate parlamentario para votar a un presidente del Gobierno en Las Cortes de Madrid el 27 de septiembre de 2023 - PHOTO/AFP/JAVIER SORIANO -
Pedro Sánchez - PHOTO/AFP/JAVIER SORIANO

Hablábamos en la primera parte de esta crónica río, amparándonos en la película de Peter Weir (1983) del discurso de Navidad del Rey Felipe VI, su llamada a preservar la Constitución del 78, al deber moral de mantener la unidad y a su preocupación de que el germen de la discordia se instale entre nosotros. Ha sido un rayo de esperanza en este cambio de año lleno de incertidumbres. 

  1. El día después
  2. Diplomacia de partido
  3. Seguridad del Estado
  4. Lo que queda del año

Expusimos con crudeza los acuerdos del presidente con sus socios nacionalistas, analizamos el malestar y las tensiones creadas por la ley de amnistía y el precio que tiene que pagar Pedro Sánchez por mantenerse en el poder. Pasamos revista al viaje del presidente a Barcelona y Estrasburgo para dar cuenta de su presidencia rotatoria semestral que se ha cerrado con el acuerdo migratorio, el de la IA y con los recelos de Bruselas sobre la actitud de España de no integrarse en la Operación en el Mar Rojo y el enfrentamiento con Netanyahu. En esta segunda entrega nos centraremos en las relaciones entre el Gobierno y la Oposición, la diplomacia partidista, la seguridad del Estado y lo que queda del año.

El día después

Primer encuentro entre el jefe del Gobierno y el del primer partido de la Oposición. Jueves 22, con ruido de fondo del sorteo de la Lotería Nacional. Los Niños de San Ildefonso siguen ahí, todavía. 

La invitación que en los corrillos del Salón de Pasos Perdidos hizo a los periodistas Pedro Sánchez el día de la Constitución, corrió como la pólvora. Cita en la Moncloa. Pero si los miembros del Gobierno y sus socios no se fían del presidente, es lógico que Feijóo tampoco lo haga. Primero exigió un orden del día que nunca llegaba. Se vieron las caras en el Debate post-presidencia europea.  

Un debate desigual. Todo el tiempo del mundo (presidente) contra 20 minutos (jefe de la oposición). El gallego dio la talla recordándole el mal trago que pasó en Estrasburgo donde salió abucheado después de citar el III Reich nada menos que al presidente del PPE, Manfred Weber. El alemán, ante el desdén del español pidió la palabra para subrayar que “a Sánchez le encantan los conflictos y que no se resuelvan desde el centro”. Ha calado al arquitecto de muros y murallas que nos ha dividido en progresistas (todos ellos) y escoria (PP, Vox y UPN).

El muro de Berlín, levantado por la URSS duró 28 años. Un grave error que confirma que su credibilidad internacional está tocada. Antes había protagonizado el incidente con Netanyahu en Israel. La felicitación de Hamás y ahora el reconocimiento de los hutíes de Yemen lo dicen todo. Hace unas horas intentó bloquear el acuerdo de la UE para intervenir en la Operación Guardián de la Prosperidad, y luego, tras las presiones de Bruselas, aceptó el desbloqueo a condición de que España no participara, para no enfadar a quiénes le mantienen en el poder. Esta vez Podemos utilizó por vez primera sus 5 votos de transfuguismo descafeinado. Gracias, Margarita. La estabilidad interna del Ejecutivo es tan débil como la exterior. 

El espejo de don Pedro le refleja una imagen inmortal. Sólo él tiene siempre la razón. Habla con una soberbia tan acusada que se cree Julio César o el mismísimo Napoleón Bonaparte.

Superada la puesta en marcha de la XV Legislatura, su objetivo es amarrar internamente la amnistía para seguir mandando. Paralelamente a su declive europeo, ha apostado por el camino populista: liderar el Grupo de Puebla e inyectar en la UE el socialismo del siglo XXI. Por eso ha arremetido contra Javier Milei, presidente de Argentina. Por vez primera en la historia de España, el rey Felipe VI acudió sin un ministro de jornada; Exteriores lo sustituyó por un secretario de Estado.  

No consta que 18 días después de la toma de posesión del presidente argentino le haya felicitado el populista Pérez-Castejón. Tampoco lo hizo con Feijóo. Los desplantes a Italia, Holanda y Gran Bretaña forman parte del comportamiento ególatra de nuestro presidente.  

Desprecia a la oposición y a todos los que no le sigan la corriente. Lo del mantra de que “no ha aceptado Feijoo el resultado de las generales”, lo del enfado, lo de los insultos… todo es propaganda peyorativa monclovita para desacreditar al enemigo. Pedro no tiene adversarios. Y, además, el PP es el responsable de todos los males del país al unirse con VOX. La verdad es que las declaraciones de Abascal al diario Clarín son un error evidente; lo niega todo, rectifica días después en Roma, y vuelve a desdecirse en el pleno europeo. La intimidación matona del portavoz madrileño, Ortega Smith, es la mejor inversión navideña para los seguidores a sueldo de la Moncloa. ¡Y luego se quejan de que el pescado es caro!

Volviendo a los leones y al pleno, Sánchez le pidió a Don Alberto un encuentro a solas donde quisiera y cuando quisiera. Y el presidente del PP aprovechó la ocasión: el viernes, sin intermediarios, en el Congreso. “Para usted la perra gorda”, asintió el presidente con chulería mientras insistía en el “berrinche” que no le abandona desde julio. El actual inquilino de Génova 13, le espetó el “bochorno” que produce su actitud supremacista. 
En fin, el esperado encuentro entre ambos, el día después de su rendición ante don Pere Aragonès y García, el PP obtuvo un no rotundo a retirar la amnistía, otro no es no a entregar la Hacienda Pública y la Caja de la Seguridad Social (al País Vasco) y otro no a la marcha atrás en Pamplona. 

Y un sí -para eliminar exclusivamente el término “disminuidos”- de la Ley de Leyes. Y además, un principio de acuerdo -con la Comisión Europea como supervisora, para renovar el CGPJ -lo único que le falta al PSOE para convertir las órdenes de Sánchez en dogmas- y reformar la Ley del órgano de gobierno de los Jueces para que garantice la independencia de la Justicia y volver así a la senda constitucional (Art. 122), abandonada en 1985.
Este es el sueño húmedo del presidente y de su valido Bolaños. Darían media legislatura para que le reforma se efectuara con la urgencia de la ley de amnistía. Es un acuerdo-trampa porque el PSOE quiere seguir en la reforma de Alfonso Guerra cuando sepultó a Montesquieu. Es la norma suprema para que el Estado de derecho no se doblegue ante el Ejecutivo. La tentación más excitante del sanchismo. Ser el amo del mundo. La supervisión de Europa -nuestro territorio- no es comparable a la de los verificadores del Gobierno con los separatistas fuera de la UE. Pero ya les han equiparado a los trágalas de Ginebra.

A Feijóo le faltaron reflejos para exigir una condición imprescindible: la inmediata recuperación de competencias al CGPJ para el nombramiento de los más de 100 altos cargos en la Audiencia Nacional, el Supremo, Tribunales Superiores de Justicia de las CCAA y Audiencias Provinciales. Ahí radica que el fiel de la balanza se incline a favor del Gobierno y en contra del Poder Judicial.

El PSOE nombrará a sus amigos digitalmente como ya lo ha hecho en la Fiscalía General del Estado, en la Abogacía y en la Cámara Baja. 

Diplomacia de partido

La experiencia de los últimos nombramientos a todos los niveles confirma que la Moncloa es la primera Agencia de Colocación. Los nombramientos de políticos en cargos diplomáticos: Naciones Unidas (Héctor Gómez), UNESCO (Miquel Iceta) y OCDE (Ximo Puig) ha generado un malestar en el mundo diplomático. Pero nadie se moverá porque hay pluses para todos los que no se muevan en la foto. Repescar al astronauta Pedro Duque para Hispasat después de cobrar 18 meses por “lucro cesante” es tan inmoral como poner al frente de EFE a Miguel Ángel Oliver, tras pagarle durante dos años los servicios prestados en la Moncloa. Hasta la pareja del ministro de AAEE, ya ha sido recolocada como consejera en Hispasat. José Félix Tezanos ya revalidó cargo sin haber preguntado aún por la amnistía. Ejemplar. 

Claro que mantiene con un alto cargo a Irene Lozano para que le edite los libros de sus campañas de guerra. El último, “Tierra firme”, título copiado a la escritora Concha Espina (1869-1955) contó con la presencia de 12 ministros. Días antes, el presentador televisivo Jorge Javier Vázquez pasó por la Moncloa para “guionizar” el teatrillo. 

Todo es impostura en este hombre que ha decidido estatalizar Telefónica para ascender a su gente de confianza que ya estaba allí desde hace décadas. Ahora se convertirán en el caballo de Troya con la excusa de neutralizar a los saudíes. A eso le llamaban en la Argentina kirchneriana, el “Estado presente”. 

Seguridad del Estado

Otra de las proezas de nuestro presidente, cuando el calendario llegue al 7 de enero, será la de despenalizar los insultos a la Corona, la quema de símbolos y banderas nacionales y la apología del terrorismo. SUMAR, el responsable de la iniciativa nos cuenta que quiere ensanchar la libertad de expresión. ¿Cuándo los comunistas han ensanchado las libertades? Se cumplen 50 años del “Archipiélago Gulag”. Relean a Aleksander Solzhenitsyn y vivirán el paraíso comunista. 

Es un eslabón más en la cadena de atar corto a la Monarquía. Un golpe bajo a la Familia Real pospuesto desde 2021. Es libertad de injurias en vez de libertad de expresión como bien señala Víctor de la Serna en EL MUNDO. Otro canto a la violencia sin fronteras. 

Desde la destitución de Paz Esteban, los servicios secretos españoles están desnortados. Y algo peor: los agentes tienen miedo tras las acusaciones del Parlament.

La expulsión de cuatro agentes norteamericanos y la detención de dos espías españoles, uno de ellos en prisión, está minando la moral de uno de los mejores servicios secretos del mundo. La adscripción de Junts, ERC y Bildu a la comisión de secretos oficiales, pone la seguridad de la Nación en manos de sus enemigos. El Gobierno tampoco ha protegido explícitamente al CNI. Veremos qué desvela el caso Pegasus. 

Lo que queda del año

El Mundial femenino de Fútbol quedó neutralizado por los Rubiales y los Negreiras; Carlos Alcaraz consiguió Wimbledon y Nadia Calviño conquistó la cima del BEI. Esto es lo más destacable de 2023.

Podemos se ha ido de SUMAR para sobrevivir en el Grupo Mixto, pero no romperá con Sánchez porque tiene que llegar a mayo para colocar a Irene Montero en las europeas. Y Yolanda hace lo que sabe hacer mejor que nadie: traicionar a todos sus cofrades, entrar en el próximo PSOE y dejar colgados a todos como ya hizo en Galicia.  ¡Ah!, el alcalde de León, el socialista José Antonio Díez Díaz ha pedido la independencia de su provincia. Con un par. Hace una semana hemos sabido que 1,7 millones de votantes de Don Pedro están arrepentidos. A buenas horas, mangas verdes…  Lo mejor -las fotos del presidente con el prófugo- está por venir. Pedro y Carles blanqueándose mutuamente. ¿Para cuándo la exclusiva Sánchez-Otegui?

En el plano exterior, la masacre de Hamás contra Israel el 7 de septiembre -1.400 personas asesinadas cruelmente - ha desencadenado una guerra infinita con miles de víctimas colaterales. Israel, la única democracia en la región, se defiende legítimamente hasta acabar con los terroristas que han dilapidado la mayor parte de las ayudas recibidas por la ONU desde 1948 en construir túneles que solo sirven para sembrar la muerte y el terror en Tel Aviv y Jerusalén. 

El secuestro de 135 inocentes confirma que Hamás es un grupo al que nadie se atreve a llevar al Tribunal de La Haya. Sus jefazos viven tranquilamente entre Líbano, Siria, Irán y Qatar.

Gaza ha desplazado el punto de mira de la opinión pública mundial y de las ayudas a Ucrania. Europa, la OTAN y Estados Unidos estamos abandonando a Zelensky y a su heroico pueblo tras la invasión de Putin. Cuarenta y seis meses después de la invasión (24 de febrero de 2022) la ONU no ha invocado el alto al fuego a Moscú. A esta crisis se une ahora el nuevo frente del mar Rojo donde los sicarios de Teherán quieren estrangular la democracia y los valores occidentales. El terremoto en el noreste de China, las inundaciones en extremo Oriente, el volcán islandés, la resurrección argentina, la hambruna africana y la inmigración en América del Sur -ocho millones y medio de desplazados solo en Venezuela- auguran un año más difícil todavía del que está terminando. Un pequeño detalle para los amantes del paraíso: ningún ciudadano venezolano se ha exilado en la Cuba castrista.

Las elecciones locales y autonómicas de mayo y las generales del 23-Jl han tenido paralizado nuestro país casi todo el año. La corrupción, el nepotismo el caciquismo y la incompetencia siguen siendo nuestros demonios familiares desde el siglo XVIII. Ahora hay que añadir la deslealtad constitucional de la que hablaba el Rey y el egoísmo de los gobernantes.

A un mes del nuevo gobierno no ha conseguido ilusionar a un pueblo traicionado desde hace cinco años y medio. 

El panorama después de las batallas no es muy halagüeño. El abordaje del Nuevo Año debemos iniciarlo con un equipaje de los mejores recuerdos: hemos sobrevivido al año más difícil de nuestras vidas cargado de mentiras, nepotismo, odio cainita, soberbia y colonización de todos los sectores de la sociedad. Depositemos los malos momentos en los contenedores de la basura. La duración del vuelo es de 12 meses. 

En este viaje, desgraciadamente, no funcionan los cinturones de seguridad. Viviremos peligrosamente. La próxima escala se llamará incertidumbre, aunque la revistan de progresismo. Negociar con golpistas y con intermediarios fuera de la UE sólo conduce a la rendición preventiva permanente.

La concordia no será posible si se construye sobre la desigualdad y los privilegios. Las cesiones a los separatistas y a los enemigos de España siempre han sido irreversibles. El Frente Popular nos helará el corazón más todavía. Nos han robado el dinero, el relato y ahora quieren borrar todos sus delitos. El Estado de derecho no puede pedir perdón a los delincuentes mientras aseguran que volverán a dar un segundo golpe financiado por todos nosotros. 

Lo más grave es que es el Gobierno de la nación el impulsor de este ataque sin precedentes a la Carta Magna. Objetivo: cambiar con la amnistía el régimen de la Transición democrática que nos ha proporcionado los mejores años de nuestra historia. Desgraciadamente, no estamos mejor que doce meses atrás. Ni en lo político ni en lo económico ni en lo social ni en lo moral. Tenemos el Ejecutivo más divisivo deliberadamente que ha levantado una muralla china infinita para evitar la alternancia.  Pese al acoso gubernamental por tierra, mar, aire y espacio sideral, no nos van a quitar en el año próximo, la dignidad y la esperanza. Año nuevo, lucha nueva. ¡Feliz 2024!

Antonio Regalado dirige BAHÍA DE ÍTACA en:

aregaladorodriguez.blogspot.com

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato