El piloto español ofrece una entrevista sobre su trayectoria y expectativas ante el Rally Dakar en Arabia Saudí

Carlos Sainz Sr.: “El Dakar es único, ¡es muy diferente a cualquier otra prueba!”

Carlos Sainz - Photo by Jakub Porzycki/NurPhoto/NurPhoto via AFP
Carlos Sainz - Photo by Jakub Porzycki/NurPhoto/NurPhoto via AFP

Doble campeón del mundo de rallies y tres veces ganador del Rally Dakar, Carlos Sainz tiene derecho a ser uno de los mejores pilotos de la historia del automovilismo. Aunque la generación más joven de aficionados al automovilismo lo conozca más por ser el padre de Carlos Sainz Jr., estrella de Ferrari en la Fórmula 1, su palmarés habla por sí solo y lo convierte claramente en una auténtica leyenda de los rallies, cuyos logros abarcan décadas y han cautivado a un público global. 

Mientras “El Matador” se prepara para participar de nuevo en el Rally Dakar con Audi el próximo mes de enero -la carrera de resistencia más famosa del mundo se celebrará por quinta vez consecutiva en el Reino de Arabia Saudí-, encontramos tiempo para ponernos al día con el piloto de 61 años para hablar sobre cómo se involucró por primera vez en el automovilismo, su experiencia al competir en el Dakar, el valor de Arabia Saudí como sede y cómo se sintió cuando su hijo ganó el Gran Premio de Singapur de F1 de 2023...

Cuando era joven tenía talento para los deportes, tanto como campeón nacional de squash como futbolista que llamó la atención del Real Madrid, así que ¿por qué decidió dedicarse al automovilismo? ¿Dónde nació su interés?

Desde pequeño siempre me apasionaron los coches, y tenía un pequeño kart con el que jugaba. Pero lo que realmente despertó mi interés fue que, cuando tenía 11 años, mi hermana conoció a su futuro marido, que era muy buen piloto de rallies. Empecé a seguir los rallies en los que participaba y, poco después, mi hermano, cuatro años mayor que yo, también empezó a competir en rallies.

Pero tienes razón, el deporte se valoraba mucho en mi colegio, jugué al tenis y al squash, llegando a ser campeón de España. También jugué mucho al fútbol, sobre todo entre los 14 y los 18 años. Solía jugar como número cinco o en el centro del campo. Pero en cuanto me saqué el carné de conducir, empecé a competir en rallies, ya que era ahí donde estaba mi pasión.

¿Qué consejo daría a los jóvenes conductores que le admiran y quieren ponerse al volante? ¿Deberían plantearse seguir sus pasos y mirar antes otros deportes? 

Diría que tener una formación deportiva ayudó a mi condición física cuando estaba al volante, y sigue haciéndolo. El squash es un gran deporte. Si tuviera que recomendar a alguien un deporte que le ayude a ponerse en forma para competir en el automovilismo, diría que el squash es la mejor opción. Para practicarlo hay que estar muy en forma desde el punto de vista cardiovascular. Necesitas una buena coordinación entre manos y ojos, buenos reflejos, visión periférica de 360 grados y buenas reacciones. El squash me ayudó a conseguir una buena condición física para cuando empecé a conducir.

Pero el otro aspecto que tenía era la misión de ganar. Como mi hermano era cuatro años mayor que yo, practicaba muchos deportes con él y siempre me ganaba. Pero eso me motivaba mucho para seguir practicando y mejorando para poder ganarle algún día. Todo eso probablemente me colocó en una buena posición para ser competitivo cuando empecé a participar en el automovilismo.

Después de su exitosa carrera, en la que ganó el Campeonato del Mundo de Rallies con Toyota en 1990 (y fue subcampeón en cuatro ocasiones), ¿le pareció que competir en el Rally Dakar seguía satisfaciendo el interés que tenía por este deporte?

Una cosa he tenido clara desde que era muy joven y que continuó con la forma en que abordé mi carrera en el campeonato del mundo: mi pasión por el automovilismo era extremadamente alta. Mis sueños de alcanzar diferentes metas en mi vida, junto con mi confianza en mí mismo, también eran altos.

Cuando decidí dejar de pilotar en el Campeonato del Mundo de Rallies, en ese último año todavía triunfé en Argentina, y ganamos el título de fabricantes con Citroën. Entonces quise convertirme en el primer español que ganaba el Dakar en coches y, por suerte, unos años más tarde lo conseguí.

Creo que la vida va de sueños, objetivos y pasión. Esta mañana me he levantado decepcionado por el rally anterior que hice en Marruecos. Pero fui al gimnasio, lo dejé atrás y empecé mi preparación física para el Dakar. Sigo motivado porque mi pasión es fuerte y quiero seguir cosechando éxitos. Sigo queriendo hacer un buen trabajo, a pesar de ser ahora lo que podríamos llamar un piloto “veterano”.

Usted ganó sus dos primeros rallies Dakar en 2010 y 2018 en Sudamérica, antes de ganar un tercer título en 2020 en Arabia Saudí. ¿Qué diferencia hay entre el Dakar y el Campeonato del Mundo de Rallies?

El Dakar es único, es muy diferente a cualquier otra prueba. En primer lugar, la duración es de dos semanas y eso lo hace realmente duro. El reto de conducir durante cuatro o cinco horas al día -a ciegas, porque nunca antes has pasado por la carretera- a la velocidad a la que vamos, hace que el desafío sea realmente alto. Para que te hagas una idea, tu ritmo cardíaco es de 140-165 ppm durante cuatro horas seguidas. Así que físicamente es muy exigente. Por eso prefiero sufrir a diario en el gimnasio de mi casa, ¡así sufro un poco menos cuando estoy en la prueba!

Todas estas combinaciones, el factor resistencia, el reto de conducir y la falta de sueño en un entorno difícil hacen que, si no estás bien preparado, al cabo de unos días tu rendimiento se resienta. Si pensamos en quién puede ganar el Dakar de forma realista, probablemente sólo tres o cuatro pilotos sean capaces de conseguir la victoria absoluta. Otros pilotos ganarán etapas individuales, pero otra cosa es ser capaz de luchar durante dos semanas. Eso es lo que hace del Dakar una competición especial.

Carlos Sainz - Photo by Kin Marcin/Red Bull Content Pool/Red Bull Content Pool vía AFP
Carlos Sainz - Photo by Kin Marcin/Red Bull Content Pool/Red Bull Content Pool vía AFP

¿En qué medida son diferentes las condiciones y el terreno en el Reino de Arabia Saudí en comparación con Sudamérica? ¿Y qué le gusta de la variedad del territorio y del paisaje en el Dakar actual?

Después de África y Sudamérica, el Dakar lleva cuatro años en Arabia Saudí. Es un gran país para acoger el rally, ya que es un entorno perfecto para albergar una prueba tan exigente. Tuvimos mucha suerte de que Arabia Saudí acogiera el Dakar tras el fin de las pruebas sudamericanas.

Lo bueno del lugar es que tienes el desierto, una buena combinación de terrenos -grava, rocas, dunas de arena- al tiempo que conservas las mismas características del rally de su pasado, cuando se celebraba en el norte de África. El matrimonio entre Dakar y Arabia Saudí no podría ser mejor para los participantes. Además, Arabia Saudí hace un gran trabajo al acoger tantas actividades automovilísticas, ya sea la Fórmula E, la Fórmula 1 o también la Extreme E.

Después de haber participado en todas las ediciones del Rally Dakar en Arabia Saudí durante los últimos cuatro años, y ahora que vuelve por quinta vez, ¿qué es lo que más le ha sorprendido del Reino?

En primer lugar, diría que hoy en día hay un gran cambio con respecto a la primera vez que visité el país: es mucho más abierto y progresista. La gente de Arabia Saudí es muy acogedora y está claro que se esfuerzan por internacionalizarse. Hay ciertas cosas que hay que respetar en cualquier país, con respecto a las costumbres y tradiciones locales, y Arabia Saudí no es diferente en ese aspecto. Además, siempre me siento muy bienvenido allí.

Hoy en día hay más mujeres piloto de éxito participando en el Dakar, como la piloto saudí Dania Akeel y las españolas Cristina Gutiérrez y Laia Sanz. Esta última compite en su equipo ACCIONA I SAINZ XE en Extreme E. ¿Cómo cree que está cambiando el panorama para las mujeres que compiten en el automovilismo y qué más queda por hacer desde su punto de vista?

Dependiendo de la categoría, el automovilismo no ha sido tradicionalmente fácil para la participación de mujeres, pero Extreme E ha sido un ejemplo fantástico de cómo las mujeres pueden rendir a un nivel muy alto. Extreme E ofrece una gran oportunidad para que las mujeres compitan al mismo nivel que los hombres. No ha habido otra disciplina que ofrezca ese mismo ejemplo en el mundo del automovilismo. Creo que Extreme E es una categoría excelente para permitir a las mujeres dar el siguiente paso hacia otras vías, de las que el Dakar es un buen ejemplo. No es una transición fácil, debido a lo físico del rally, pero las mujeres piloto han demostrado que pueden hacerlo.

Usted se convirtió en el ganador más veterano del Rally Dakar en 2020 en la prueba inaugural en Arabia Saudí. ¿Cómo sigue manteniéndose en forma y competitivo a estas alturas de su carrera?

Hay que estar en las mejores condiciones físicas para poder rendir durante cinco horas, a pleno ataque, hasta dos semanas. Tienes que conocerte bien a ti mismo, saber cuándo rindes a un determinado nivel a una determinada edad. Hay que ser aeróbicamente fuerte debido a las altas pulsaciones que se alcanzan al conducir en condiciones extremas a gran velocidad durante mucho tiempo.

Tan importante como la parte cardiovascular es la fuerza muscular. Debes tener un cuello y espalda fuertes. Y, en general, el cuerpo entero, debido a los muchos baches y saltos que pegas en la ruta durante largos periodos y durante muchos días. Cuando eres un piloto veterano como yo, conoces bien tu cuerpo, pero al mismo tiempo necesitas prepararte más que cuando eras más joven, así que no es fácil.

¿Cuáles son sus perspectivas de cara al Dakar con Audi de nuevo en 2024, cree que será más competitivo este año?

Creemos que hemos trabajado en la dirección correcta con la suspensión, que era uno de los puntos clave a mejorar. Pero otro factor son los 15 kW extra que obtendremos, porque cuando analizas los datos, con nuestro peso aceleramos menos que la competencia porque somos 100 kg más pesados, así que la potencia extra lo compensará.

Es algo muy positivo, ya que en los dos últimos años he estado presionando para conseguirlo. Como sabéis, las dos claves del automovilismo son el peso y la potencia, y si tienes la misma potencia, pero 100 kg más, no vas a ser tan competitivo como tus rivales. El año que viene, con un poco más de potencia, si conseguimos controlar la fiabilidad, tendremos un equipo fuerte con el que competir y, con un poco de suerte, obtendremos un buen resultado.

Por último, ¿se siente orgulloso de ver a su hijo Carlos en Ferrari y qué tensión sintió en las últimas vueltas del Gran Premio de Singapur, cuando consiguió la victoria?

No estuve en la carrera de Singapur, ya que la vi desde Cerdeña porque estábamos allí con el Extreme E. En primer lugar, me alegré mucho por él y me sentí muy orgulloso. Durante todo el fin de semana se le ha visto muy bien, ha sido rápido en los entrenamientos y en la clasificación, y la forma en que ha gestionado la carrera ha sido genial. Fue increíble en esas últimas cinco vueltas, sabiendo que su única oportunidad de ganar era dar DRS a Lando Norris detrás de él [Sistema de Reducción de Arrastre por sus siglas en inglés].

No sólo fue inteligente al pensar en ello, sino que fue lo suficientemente valiente como para intentar el truco, porque si se equivocaba habría quedado ridículo. Así que la forma en que miró por los retrovisores y calculó en cada vuelta cómo ejecutarlo de la forma perfecta para mantener la diferencia dio como resultado una victoria muy especial y, obviamente, me alegré mucho.

Si tenemos en cuenta su experiencia en circuitos, durante muchos años la gente pensó que los pilotos de rallies eran salvajes, que conducían de lado, pero la precisión que necesitas tanto en asfalto como en rallies es de un nivel muy alto. Se necesita un buen control, y no se puede comparar la F1 con los rallies. Esto último es realmente difícil. Siempre he sentido un gran respeto por los pilotos de rallies, igual que por los de Fórmula 1...

Cortesía de Saudi Motorsport Company

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato