El brasileño sella con dos goles un partido de trámite donde Courtois volvió a salvar un gol

El régimen de Rodrygo devora al Chelsea y deja al Real Madrid en semifinales de Champions

photo_camera AP/KIRSTY WIGGLESWORTH - Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Rodrygo

Dijo Ancelotti tras el partido en Stamford Bridge que “Rodrygo ha timbrado un partido excelente”. El verbo italiano de Carletto es una definición perfecta de lo que hizo el brasileño en otra noche de gloria blanca. Pasaportó al Chelsea con dos goles, como dirían los taurinos en España y puso a su equipo en suerte para que otro inglés, y serían tres, se cite ante la máquina madridista en su camino a la 15ª en Estambul.

Juan Carlos I fue el otro protagonista de la noche londinense. El rey emérito acompañó a su equipo en el lujoso barrio inglés para darle la suerte que no necesita porque Ancelotti lo tiene todo atado y bien atado para que el final de temporada sea un paseo militar de forma física a la que deberían acompañar los resultados.

real-madrid-chelsea

Lampard dejó en el banquillo a Joao Félix y Cucurella fue titular. Era su mejor guion para remontar al Real Madrid que llegaba con Vinicius y Kroos descansados para tomar el mando del partido. Arriba, Benzema y Rodrygo para escribir las aventuras blancas cuando se acerca al área rival y los defensas enloquecen buscando camisetas que no paran de moverse y crear espacios.

Ancelotti habla mejor de su equipo cuando defiende bien que cuando ataca. Resaltó la capacidad blanca de defender durante la primera parte y apenas dio importancia a que el omnipresente Militao viera una amarilla que le hace perderse el partido de ida de semifinales.

“Fue una parada de acción y no de reacción”, así definió Courtois su manera de salvar los muebles justo antes del descanso. La misma acción que en el partido de ida evitó el 1-1 de Sterling, se repitió en Londres con un movimiento que agigantó su figura ante Cucurella que solo acertó a estrellar el balón contra el cuerpo del belga.

real-madrid-chelsea

En la segunda parte Cucurella volvió a pasarse de frenada en una presión que el centro del campo del Real Madrid solventó con un pase a la carrera de Rodrygo que solo tuvo que evitar la entrada de Chalobah para apurar la línea de fondo y dar el pase definitivo a Benzema. Pero el francés no llegó y Vinicius tuvo la calma para dar un pase a su compatriota que, recordó su paso por el fútbol sala del Santos con una pisada en el área pequeña antes de convertir el 0-1.

El Chelsea entregó el partido en el 70. Joao Félix ya tiene el billete de vuelta al Metropolitano y los dueños ‘blue’ ven como su millonaria inversión en el fútbol europeo no tiene los resultados que esperan. Quizá sea Luis Enrique el que guíe la nave la próxima temporada tras un fracaso histórico donde apenas se salva Kepa.

El estado de forma blanco es el de Valverde. El uruguayo ha vuelto por sus fueros y fue nombrado MVP por la gran jugada del segundo gol donde supera por velocidad a sus rivales y regaló el balón a Rodrygo para convertirle en uno de los jugadores blancos más eficaces con un gol cada algo más de cien minutos en Champions.

real-madrid-chelsea

Ancelotti sacó del campo a Benzema. El francés había sufrido un golpe en el tobillo y el equipo no necesitaba sus servicios. Se fue molesto, en la justa proporción que el técnico italiano quiere a sus jugadores para mantenerles enchufados hasta junio.

Al Real Madrid le quedan tres partidos para acabar la temporada. Los dos de semifinales de Champions y la final de Copa del Rey. Quizá haya otra final europea, pero eso sería el premio a una temporada histórica que alargaría la dictadura del Madrid. 

Más en Deportes