Raúl se va por todo lo alto

Felipe Poza/Estrelladigital.es

http://www.estrelladigital.es/articulo/futbol/enclenque-cambio-siempre-historia-real-madrid-va-todo-alto/20151116014249261041.html

Raúl González deja el fútbol con el título de la NASL bajo el brazo, pero su espíritu quedará grabado para siempre en el corazón de los madridistas. Un chico de barrio demostró que cualquiera puede triunfar si cree en sus posibilidades.

Raúl González Blanco no volverá a vestirse de corto. El madrileño se retira a los 31 años tras 21 temporadas como profesional, pero no se va de cualquier manera. El eterno '7' se va con el título de campeón absoluto de la NASL bajo el brazo, gracias a la victoria del Cosmos de Nueva York sobre el Otawa Fury en la gran final del torneo norteamericano.

No obstante, el último triunfo de Raúl y Marcos Senna no fue un camino de rosas, puesto que el choque se decidió por un ajustado 3-2. Los neoyorquinos llevaron siempre la iniciativa y consiguieron adelantarse en el marcador en la primera parte, pero su rival consiguió igualar la contienda con un hombre menos, pese a la expulsión de Trafford, que cometió una auténtica salvajada al pisar a un jugador del Cosmos. Después, el equipo de Raúl se repuso y puso tierra de por medio con el 3-1, aunque al final el Otawa recortó distancias y hubo sufrimiento hasta el final. Gaston Cellerino marcó los tres goles del Cosmos, aunque el jugador argentino falló otras jugadas claras y pudo hacer algún tanto más.

Videos para ver los goles de Raúl y conocer su trayectoria: 

https://www.youtube.com/watch?v=gH8JrvMzu6I

https://www.youtube.com/watch?v=0rewbkbWx0w

https://www.youtube.com/watch?v=jUJEGfQ05cM

Los adolescentes del 2015 ya no juegan en la calle por norma general y viven permanentemente obsesionados con emular a Messi o a Cristiano Ronaldo, perlo los ‘niños’ de principios de los 90 saben que por encima de los Balones de Oro hay unos valores que solamente unos pocos maestros son capaces de transmitir. Las dos principales estrellas actuales de los grandes de la Liga nacieron con unas condiciones congénitas impresionantes, pero Raúl le demostró al mundo que con esfuerzo cualquier persona puede llegar al éxito con el poder de la mente. De hecho, el legendario ‘7’ mandó un mensaje a la juventud española que solamente Rafa Nadal fue capaz de copiar años más tarde. El número de grandes deportistas crece cada día más en España, pero un ejemplo de superación como el suyo es difícil de igualar.

Raúl nunca tuvo mucha velocidad, ni grandes condiciones para el regate. Era un futbolista con un físico modesto y tampoco tenía la técnica de otras leyendas del fútbol. No era el mejor en ninguno de los aspectos del juego, pero se las apañaba para sumar en todos con un carácter insuperable. Se jugaba el rostro en cada lance y demostraba que la inteligencia también es un factor muy a tener en cuenta en el deporte rey. 

De hecho, su aparición en el primer equipo del Real Madrid fue clave para conseguir que el Real Madrid volviera a lo más alto. El Madrid estuvo 32 años sin ganar la Copa de Europa y la grandeza de este club solo se entiende a partir de su éxito en la máxima competición continental. El Madrid iba camino de perder su hegemonía cuando un chico de 17 años debutó frente al Zaragoza en 1994. Sin embargo, 21 años después queda claro que la figura de aquel enclenque chico de San Cristóbal de los Ángeles está junto a la de Alfredo Di Stéfano (y nadie más) en lo más alto del madridismo. ‘La Saeta Rubia’ fue el gran artífice de cinco primeras ‘orejonas’ y Raúl, el origen de otras tres, mientras que ‘la Sexta’ y ‘la Décima’ llegaron de forma aislada y gracias a la influencia que uno y otro dejaron en futbolistas como Gento, Casillas o Sergio Ramos. Di Stéfano y Raúl cambiaron para siempre la mentalidad del Madrid y establecieron dos ciclos de triunfos gloriosos. Mijatovic marcó el gol de ‘la Séptima’, pero Raúl dotó a ese equipo de la personalidad suficiente para ganar.

Sin embargo, los comienzos de Raúl no fueron fáciles puesto que en su primer partido en la Romareda falló unas ocasiones que pocas veces más perdonó. Sin embargo, Jorge Valdano siguió, contra todo pronóstico, con su apuesta por ese canterano del Atlético de Madrid y él se metió al Bernabéu en el bolsillo en el primer derbi que disputó. Antes, ya había avisado a su entrenador de lo que tenía que hacer en una muestra de confianza en sí mismo impropia de un chico de su edad. “Póngame si quiere ganar”, le dijo al argentino y le repitió a todos los entrenadores que tuvo a lo largo de su carrera.

Una vez que logró su primer gol, los siguientes cayeron como churros y su figura creció cuando se asoció a futbolistas como Redondo, Roberto Carlos, Morientes o más tarde Figo y Zidane. Sin embargo, con la llegada de Ronaldo Nazario y el ‘galacticidio’ de Florentino, Raúl empezó a marchitarse, mientras veía que el brasileño le quitaba cuota anotadora y el equipo jugaba a la contra, cuando él siempre se movió mucho mejor en el juego de centros desde las bandas y apariciones desde la segunda línea.

Después, algunos entrenadores como Schuster llegaron con la idea de quitarle del medio, pero al verle entrenar se dieron cuenta de que lo que le dijo a Valdano era una verdad como un templo. Era un ganador que contagiaba al resto y jugar sin él era perder mucho en el apartado anímico.

En cualquier caso, el tiempo también pasó para él. Salió de la selección por cuestiones extradeportivas antes de tiempo y se perdió el éxito de ‘la Roja’, pese a que él dio siempre el callo en los momentos delicados de Eurocopas y Mundiales pasados. Aguantó unos años más en el Madrid y en su ocaso consiguió éxitos como la Liga del ‘clavo ardiendo’ de Capello, pero finalmente se fue en una fría despedida que hizo que muchos de los ‘niños’ que crecieron con él perdieran la ilusión que les quedaba por la nobleza de este deporte.

Finalmente, sus años en el Schalke 04, en el Al-Sadd catarí y en el Cosmos de Nueva York no hicieron más que confirmar que pudieron fallarle las piernas, pero siempre mantuvo el espíritu de aquel chico de Villaverde del que muchos técnicos decían que era demasiado enclenque para triunfar. Se retira con tres Champions, seis ligas españolas, dos Intercontinentales, una copa alemana, una liga y una copa catarí y todos los títulos de su año en la NASL, más unas cuantas Supercopas. Ganó con todas las camisetas de club que defendió. Marcó 465 goles en partidos oficiales,  323 en el primer equipo del Real Madrid.

Más en Deportes