Marruecos sufre una situación preocupante de estrés hídrico. Por ello, el BAFD ha aprobado un proyecto para estudiar los recursos del Reino

El Banco Africano de Desarrollo avanza en sus investigaciones sobre los recursos hídricos

photo_camera PHOTO/ARCHIVO - Las autoridades marroquíes han endurecido las medidas para frenar el desabastecimiento de agua

El Banco Africano de Desarrollo (BAFD) ha aprobado recientemente una subvención de 201.000 euros (225.028 dólares) destinada a la Dirección de Desarrollo Hidráulico Marroquí de Equipamiento y Agua para estudios relacionados con el diseño de presas, desarrollo fluvial e investigaciones sobre la interconexión entre cuencas hidrográficas.

Cabe destacar que el clima de Marruecos hace que el país sea vulnerable a los peligros climáticos porque alterna entre estaciones húmedas y secas. La nación norteafricana está sufriendo periodos bastantes secos con un estrés hídrico cada vez mayor que afecta a la retención de agua de las presas.

Marruecos se enfrenta a una escasez de agua desde hace varios años. El índice de llenado de todas las presas del Reino es del 25%, lo que afecta a dos de las principales represas del país.

sequia-marruecos

El Gobierno de Marruecos propuso un Programa Nacional para el Suministro de Agua Potable para poder solucionar el problema del agua. Con esta iniciativa se espera estimular la inversión en el sector del agua para impulsar el suministro de agua potable. El programa Nacional consiste en mejorar el acceso al agua potable en zonas rurales, en desarrollar los recursos hídricos convencionales -incluyendo la construcción y el levantamiento de grandes represas-, construcción de pequeñas represas para apoyar el desarrollo local, asegurar y potenciar el suministro de agua potable a las zonas urbanas, la restauración continua de pequeños y medianos perímetros hidráulicos y,  por último, la preservación de la calidad del agua y la reutilización de las aguas residuales tratadas.

El Banco Mundial señala que “los recursos hídricos renovables disponibles en Marruecos han disminuido considerablemente entre 1960 y 2020, pasando de 2.560 m3 a unos 620 m3 por persona y año, llevando al país a una situación de estrés hídrico estructural”.

Para hacer frente esta situación, el Gobierno marroquí implementó varias medidas y lanzó una campaña de conciencia contra el desperdicio de agua. “Debemos hacer un mejor uso de los recursos disponibles, movilizar mejor el agua convencional y no convencional y sobre todo lograr que podamos tomar conciencia de la importancia del agua y cambiar nuestro comportamiento diario”, declaró Nizar Baraka, ministro de Equipamiento y Agua.

sequia-cuerno-africa

Si analizamos las presas, vemos que una de las represas más grande del país se encuentra en la región de Moulouya y, actualmente, está seca con una tasa de 0,4%. La presa de Al Massira, la segunda más grande del país también ha llegado a alcanzar un nivel muy bajo, albergando tan solo un 3% de agua.

Para lidiar con este problema, las autoridades marroquíes han comenzado a construir infraestructuras modernas que buscan aumentar la capacidad de producción del país a 24 millones de metro cúbicos. Asimismo, se han lanzado proyectos de construcción de 129 pequeñas represas y lagos de montaña para proteger a los residentes de las inundaciones, algo que permitirá el abastecimiento artificial de aguas subterráneas.

Además, el país ha introducido una amplia política para construir plantas desalinizadoras en todas las regiones. Estos proyectos reducirán la dependencia de los recursos superficiales y subterráneos de la represa.

planta-desaladora

Este asunto entra dentro de las labores de la Dirección de Desarrollo Hidráulico del ministro de Equipamiento y Agua y tiene dos componentes, tal y como indicó el Banco Africano de Desarrollo en un comunicado. El primer aspecto hace referencia a los estudios de diseño de presas e interconexiones entres cuencas hidrográficas. Mientras, el segundo componente se basa en garantizar la gestión, el seguimiento y la coordinación del proyecto para la asistencia técnica.

Además de estos proyectos, Marruecos está implementando acciones para racionalizar el consumo de agua. Así, el país planea reducir el flujo en las ciudades más grandes, incluidas Agadir, Casablanca y Tánger, estableciendo restricciones en el suministro de agua potable durante ciertas franjas horarias. El ministro de Agricultura destacó que tiene la intención de suspender los subsidios para cultivos intensivos en agua en las regiones afectadas por la escasez de agua.

Más en Economía y Empresas