El ambicioso proyecto pretende cubrir las necesidades energéticas de más de 400 millones de africanos

El gasoducto Marruecos-Nigeria comenzará su construcción en 2024

Imagen de gasoducto - PHOTO/REUTERS
photo_camera PHOTO/REUTERS - Imagen de gasoducto

Uno de los proyectos más ambiciosos y codiciados del continente africano ya tiene fecha de inicio de construcción. El gasoducto Nigeria-Marruecos (NMGP) se empezará a construir en 2024, según ha anunciado el ministro de Energía de Nigeria, Ekperikpe Ekpo. La comunicación oficial de los plazos llega justo después de la reunión que mantuvo el ministro nigeriano con una delegación marroquí liderada por el embajador alauí en Nigeria, Moha Ou Ali Tagma, el lunes de la semana pasada en Abuja.

La idea es que el NMGP se convierta en el segundo gasoducto más largo de todo el planeta, gracias a sus más de 5.600 kilómetros de longitud. El primer esbozo del megaproyecto, llevado a cabo en el año 2016, contemplaba un gasoducto que cruce hasta 13 países de África, y que pueda cubrir las necesidades de 400 millones de africanos a lo largo de la costa occidental del continente. Tras la firma del acuerdo con Marruecos en diciembre de 2021, la previsión es que a comienzos del próximo año se puedan empezar las obras.

PHOTO/FILE - Gasoducto
PHOTO/FILE - Gasoducto

Además, este proyecto, aprobado por el Banco Islámico de Desarrollo (BID), cuenta con la financiación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Una inversión que, hasta el momento, se ha utilizado para costear el estudio de viabilidad o Diseño de Ingeniería Front-End (FEED). Además, hace poco más de un año, el director ejecutivo de la Compañía Nacional de Petróleo de Nigeria (NNPC), Mele Kyari, aseguró que en este 2023 se tomaría una decisión final sobre la inversión de 25 mil millones de dólares necesarios para financiar el proyecto.

Nigeria, al ser la mayor potencia de gas de África, ve esta oportunidad como algo “estratégico y exitoso para todos los países del África Occidental. Un plan de paz, de integración económica africana y de codesarrollo que será para las generaciones presentes y futuras”. Y es que, si dentro del propio continente va a tener grandes beneficios, la idea es que su impacto llegue también hasta el Viejo Continente a través del gasoducto Magreb-Europa. Marruecos albergará 1.672 kilómetros de gasoducto, lo que tendrá grandes beneficios para Portugal y España, que además podría distanciarse de la dependencia del gas argelino.

AFP/PHILIP OJISUA - Fotografía de archivo, el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, estrecha la mano del rey de Marruecos, Mohamed VI

Por este motivo, Abuya ve en el proyecto una iniciativa que impulse el crecimiento socioeconómico de su país y del continente. Sólo su puesta en marcha va a traer muchos puestos de trabajo y, a la vez, grandes inversores que consideran una muy buena oportunidad este proyecto. Y es que, a pesar de las dudas que llegaron a surgir alrededor del gasoducto y su financiación, el CEO de NNPC aseguró que “el mundo necesita gas y lo financiarán, tenemos indicios sustanciales de cierre en torno a la financiación”, como finalmente ha sido.

Más en Economía y Empresas