El reino marroquí avanza con pasos firmes para inscribirse en la lista de las potencias nucleares con fines pacíficos; aspira generar electricidad basándose en la energía nuclear como fuente energética eficiente

Marruecos traza su camino hacia la energía nuclear con fines pacíficos

PHOTO/FILE - Rafael Grossi, director general de la Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)
photo_camera PHOTO/FILE - Rafael Grossi, director general de la Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Rafael Mariano Grossi, anunció que “Marruecos es uno de los próximos 13 países futuros productores de energía nuclear como fuente para generar electricidad”.

En sus declaraciones al amparo de la Feria Nuclear Mundial en París, Grossi puntualizó que es necesario duplicar el número de reactores nucleares que actualmente son alrededor de 400 en el mundo, a fin de facilitar la aplicación de las recomendaciones del Acuerdo Climático de París. “Actualmente son 10 países los que están en la etapa de toma de decisiones para la construcción de centrales nucleares y otros 17 están en la fase de evaluación; pero surgirán entre 12 o 13 nuevas potencias nucleares en el horizonte de unos pocos años”, agregó.

Con una ambición económica acompañada por la voluntad política, Marruecos avanza con pasos firmes hacia la integración en el grupo de las potencias nucleares con fines pacíficos. Tras haber lanzado importantes inversiones en energía solar y eólica, así como en la producción de hidrógeno verde; el país norteafricano pretende satisfacer las necesidades de energía limpia lejos de fuentes fósiles contaminantes, como parte de su compromiso de reducir la contaminación ambiental.

PHOTO/FILE - Imagen de central nuclear
PHOTO/FILE - Imagen de central nuclear

A este respecto, los informes internacionales confirman la intención seria y responsable de Marruecos de entablar una cooperación intensa con miras a fortalecer su potencial nuclear, tanto en materia de seguridad como de tecnología. Se espera, en efecto, que el Reino de Marruecos avance en la práctica hacia la construcción de un posible reactor nuclear marroquí después del año 2030.

La razón se debe a que Marruecos dispone de considerables recursos de fosfato (el 70% del fosfato mundial) del cual se extrae el uranio; además de estar en la vanguardia en términos de reservas mundiales de recursos naturales. Lo cual representa un gran impulso para Marruecos en su tendencia hacia la energía nuclear.

La opción de Marruecos por la energía nuclear no es una decisión recién tomada, sino que, desde 2014, Rabat ha comenzado a preparar la base jurídica para el uso de la energía nuclear, reunir conocimientos especializados y evaluar su capacidad para lograr esta ambición. 

Marruecos anunció la creación de la primera Agencia Nacional de “Seguridad Nuclear y Radiológica”, que se encargará de establecer una red de vigilancia del riesgo radiológico en todo el territorio del país y de hacer cumplir los requisitos de la Ley 142-12, relativo a la seguridad nuclear y radiológica en el país norteafricano. 

En 2016, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) dio luz verde a Marruecos para lanzar su programa nuclear con fines pacíficos, declarando que “el Reino cumple los requisitos técnicos, administrativos, jurídicos, de seguridad y de medidas y posee las cualificaciones humanas, experiencia y competencia científica para lanzar programas de energía nuclear con fines pacíficos, en particular en el ámbito de la producción de electricidad y la desalinización del agua del mar”.

PHOTO/FILE - Fábrica de fertilizantes fosfatados en Marruecos
PHOTO/FILE - Fábrica de fertilizantes fosfatados en Marruecos

En septiembre de 2021, el Gobierno de Marruecos y su homólogo húngaro firmaron un memorando de entendimiento para la “cooperación en el ámbito de la capacitación y la educación en la industria nuclear, sobre la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos”, con el propósito de desarrollar “programas de cooperación en materia de formación y prácticas, en particular para el desarrollo de las investigaciones básicas y aplicadas, la ciencia y la tecnología nucleares y el marco jurídico que rige la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos”.

Cabe señalar que el Centro Nacional Marroquí de Energía, Ciencias y Tecnologías Nucleares se ha convertido en la primera institución nuclear en África que coopera con la AIEA.

Dirigiéndose a la Cámara de Representantes en junio pasado, la ministra de Transición Energética y Desarrollo Sostenible de Marruecos, Leila Benali, informó que “el Ministerio había realizado una evaluación del uso de la energía nuclear en la producción de electricidad, que había comenzado en 2015”, preparando un informe este año sobre el tema para dar efecto a las recomendaciones de la evaluación.

Benali dedujo que, “tras la importante inversión de Marruecos en energías renovables, es hora de avanzar hacia la energía nuclear, en la cual acumuló una base considerable de conocimientos y experiencia, como parte de los preparativos para una decisión nacional sobre la producción de electricidad utilizando energía nuclear”.

AFP/DANIEL LEAL OLIVAS - La ministra marroquí de Transición Energética y Desarrollo Sostenible, Leila Benali
AFP/DANIEL LEAL OLIVAS - La ministra marroquí de Transición Energética y Desarrollo Sostenible, Leila Benali

En octubre de 2022, Marruecos concretó con Rusia un acuerdo de cooperación en el uso de la energía nuclear firmado por la empresa estatal rusa de energía nuclear Rosatom. En virtud de este acuerdo, Rusia ayuda a Marruecos a establecer y mejorar la infraestructura de energía nuclear; así como diseñar y construir reactores nucleares. La empresa rusa acompaña a Marruecos en la exploración y el desarrollo de yacimientos de uranio, el estudio de los recursos minerales del país y la capacitación del personal que trabaja en las centrales nucleares.

El acuerdo con Rosatom no pretende construir una planta nuclear, sino un reactor nuclear experimental similar al preexistente en territorio marroquí en el bosque de la Maamora. Según los expertos marroquíes, Marruecos “nunca renunciará a la opción de pasar a la energía nuclear”.

El interés de Marruecos por la opción nuclear no se limita a las energías renovables, sino que toca también la desalinización del agua del mar. De hecho, después de firmar un acuerdo, el pasado mes de julio con una empresa marroquí, Rosatom ayuda a implementar proyectos de desalinización del agua del mar, adoptando la energía nuclear con fines pacíficos, a fin de contribuir a la realización del plan de Marruecos que pretende proporcionar 1.300 millones de metros cúbicos de agua al año.

Marruecos se ha comprometido al uso pacífico de la energía nuclear. En este sentido, el embajador permanente de Marruecos ante las Naciones Unidas, Omar Hilale, advirtió de los peligros que plantean las lagunas en la codificación del derecho nuclear, vistos los complejos desafíos que prevalecen en un mundo caracterizado por las guerras, crisis regionales, cambios climáticos y retrasos en la implementación de la agenda de desarrollo 2030.

PHOTO/TWITTER/X/MAROC DIPLOMATIE/@MarocDiplomatie – Aziz Akhannouch y Vladimir Putin
PHOTO/TWITTER/X/MAROC DIPLOMATIE/@MarocDiplomatie – Aziz Akhannouch y Vladimir Putin

Por su parte, Khammar Murabet, ex director general de la Agencia Marroquí de Seguridad Nuclear y Radiológica, explicó que “Marruecos puede diversificar las fuentes de energía mediante la adopción de una combinación energética que incorpora la energía nuclear, siendo una fuente esencial de energía”; destacando que “la apuesta será sustancial en los próximos 30 o 40 años, ya que el 80% de la electricidad mundial debe tener una reducida huella de carbono, en comparación con el 32% marcada en la actualidad, para garantizar una mayor eficacia en la lucha contra el cambio climático.

En su respuesta a la invitación de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), en su calidad de presidente del Comité de Desarme y Seguridad Internacional (Primera Comisión) del actual 76º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Hilale participó en la mesa redonda sobre la “No proliferación y usos pacíficos de la energía nuclear”.

El diplomático marroquí destacó que “el incumplimiento de las decisiones del derecho nuclear vigente llevaría al fracaso del arsenal jurídico actual y probablemente impulsaría las aspiraciones ilícitas mediante un mayor riesgo de uso ilícito de la energía nuclear, la creación de nuevos focos de armas nucleares y la proliferación de posibles crisis regionales o incluso internacionales”.

En esta misma línea, Hilale puso de relieve la puesta en marcha de varias iniciativas internacionales de seguridad nuclear, como la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación, las Cumbres de Seguridad Nuclear o la Iniciativa Mundial de Lucha contra el Terrorismo Nuclear, lanzada en Marruecos en 2006.

Marruecos, como asociado fundador de la Iniciativa General de Lucha contra el Terrorismo Nuclear, ha contribuido activamente a esa iniciativa, incluyendo la aprobación de la Declaración de Principios y su trabajo como coordinador del Grupo de Implementación y Evaluación del Grupo de Acción sobre Respuesta y Mitigación, 2019-2021.
 

Más en Economía y Empresas