Las relaciones entre Argel y Teherán han experimentado un gran impulso, evidenciado con el reciente viaje de Ebrahim Raisí a Argelia

El acercamiento de Argelia a Irán genera malestar en Occidente

El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune estrecha la mano del presidente iraní Ebrahim Raisi en el Palacio El Mouradia, en Argel, Argelia 3 de marzo 2024. Presidencia argelina/Handout - REUTERS ATENCIÓN REDACCIÓN
photo_camera El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune estrecha la mano del presidente iraní Ebrahim Raisi en el Palacio El Mouradia, en Argel, Argelia 3 de marzo 2024. Presidencia argelina/Handout - REUTERS ATENCIÓN REDACCIÓN

Argelia está siguiendo una hoja de ruta que reafirma su cruzada contra los países occidentales. Forzada o voluntaria, su postura es cada vez más cercana a países como el de Ebrahim Raisí. Argelia ha acogido una reunión entre Abdelmajdid Tebboune y su homólogo iraní Raisí que se enmarca en el séptimo Foro de Países Exportadores de Gas, y que ha servido para confirmar la intención de ambos países de profundizar en sus relaciones.

  1. El eje Argelia-Irán se fortalece
  2. Los nuevos memorandos que inquietan a Estados Unidos

El eje Argelia-Irán se fortalece

Una alianza que bien puede estar motivada por la necesidad argelina de buscar socios ante el cada vez más marcado liderazgo de su rival regional marroquí. La escasez de apoyos por parte de países occidentales – cada vez más alineados con Marruecos y su propuesta de autonomía para el Sáhara bajo soberanía marroquí – han desplazado a Argelia a un segundo plano, en el que han optado por virar hacia un sector que, por otro lado, nunca habían dejado de lado.

El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune se reúne con el presidente iraní Ebrahim Raisi en Argel, Argelia, el 3 de marzo de 2024. Presidencia argelina/Handout via REUTERS ATENCIÓN EDITORES
El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune se reúne con el presidente iraní Ebrahim Raisi en Argel, Argelia, el 3 de marzo de 2024. Presidencia argelina/Handout via REUTERS ATENCIÓN EDITORES

Las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán no han impedido que Argelia se acerque a los iraníes, con quien ha firmado una serie de memorandos en el ámbito energético. Todo ello a pesar de las amenazas por parte de Washington de sancionar también a los países que, como ahora Argelia, se asocien con Teherán.

Sin embargo, los de Abdelmajdid Tebboune, conocedores de esta idea, hacen oídos sordos y continúan una línea que los ha llevado a estrechar también sus lazos con Rusia y China. Tampoco es un hecho que genere demasiada sorpresa ya que las ideas de argelinos e iraníes están bastante alineadas. Desde la no clasificación de Hezbolá como grupo terrorista, hasta el apoyo a Palestina, pasado por el apoyo de Teherán al Frente Polisario, muy cercano al régimen argelino.

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, recibe al presidente iraní, Ebrahim Raisi, en el Palacio El Mouradia, en Argel, Argelia, el 3 de marzo de 2024. Presidencia argelina/Handout via REUTERS ATENCIÓN EDITORES
El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, recibe al presidente iraní, Ebrahim Raisi, en el Palacio El Mouradia, en Argel, Argelia, el 3 de marzo de 2024. Presidencia argelina/Handout via REUTERS ATENCIÓN EDITORES

Los nuevos memorandos que inquietan a Estados Unidos

La visita de Raisí a tierras argelinas ha dejado una serie de acuerdos entre los que destaca uno acerca de la coordinación en medios de comunicación. Se trata de un aspecto que podría dañar aún más la imagen de los medios argelinos ya que en Irán la propaganda es la tónica dominante en prácticamente todo lo que se publica en el país.

El Ministerio de Comunicación de Argelia y el Ministerio iraní de Cultura y Orientación Islámica son los dos organismos que han firmado un memorando que preocupa en el panorama internacional. La ya de por sí depauperada imagen de la transparencia argelina queda aún más en entredicho, si sigue, como parece, los pasos de su socio iraní.

Y es que no es la única preocupación, ya que también han alcanzado varios acuerdos en el campo energético. Es uno de los más delicados debido a la tensa situación que se vive en todo el mundo desde el abandono unilateral de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) en 2017, bajo la presidencia de Donald Trump. 

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, camina para hablar después de depositar su voto durante las elecciones parlamentarias y al órgano clerical clave en un colegio electoral en Teherán el 1 de marzo de 2024 – PHOTO/ATTA KENARE/AFP
El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, camina para hablar después de depositar su voto durante las elecciones parlamentarias y al órgano clerical clave en un colegio electoral en Teherán el 1 de marzo de 2024 – PHOTO/ATTA KENARE/AFP

Sin un acuerdo para controlar la producción nuclear de Irán, existe un importante riesgo de que Teherán aumente el nivel de enriquecimiento de uranio. Aunque hace tiempo que dejó de ser un riesgo para convertirse en una amenaza real. De hecho, en marzo del año pasado, un informe del OIEA señalaba la detección de partículas de uranio enriquecido por encima del 80%.

Ese nivel de enriquecimiento hizo saltar las alarmas en la comunidad internacional, que ya había visto a Irán producir uranio al 60%. No obstante, alcanzar el 80% es un límite realmente peligroso, ya que para fabricar un arma nuclear se requiere uranio enriquecido entre el 80 y el 90%. Y eso dejando al margen que el límite que fijaba el JCPOA para el enriquecimiento de uranio apenas era de un 3,67%.

De esta forma, Argelia continúa acercándose a Irán, evidenciando la preferencia de Occidente por Marruecos como socio en la región. Lo que no evita que se mire con preocupación la deriva del Gobierno de Tebboune, que sigue dando pasos hacia una polarización cada vez mayor en el norte de África.