La sobrefacturación se ha convertido en una práctica habitual de los responsables argelinos a la hora de malversar colosales sumas de dinero para llenar sus cuentas bancarias en el extranjero. El general de división Mustapha Oudjani, interventor general del Ejército, ha encontrado otra vía. Casi lo consigue si no hubiera sido tan voraz

Argelia: 240.000 dólares en pagos de regularización para el interventor general del Ejército

Soldados argelinos hacen guardia - REUTERS/ABDELAZIZ BOUMZ
photo_camera REUTERS/ABDELAZIZ BOUMZ - Soldados argelinos hacen guardia

En nuestra edición del 18 de noviembre, informábamos de la destitución del interventor general del Ejército, general de división Mustapha Oudjani, sin precisar si había sido llamado a otras funciones o se había retirado. Una fuente bien informada del Ministerio de Defensa Nacional argelino nos explica la razón exacta de este sorprendente cambio. 

Entre los primeros oficiales diplomados por la Escuela Nacional de Ingenieros y Técnicos de Argelia (ENITA) (promoción de 197), el general de división Mustapha Oudjani ocupó diversos cargos en el estamento militar argelino, el más importante de los cuales era el de interventor general del Ejército. Se trata de un cargo de confianza, al que sólo pueden acceder oficiales dignos de tal confianza. Dos criterios que el nuevo interventor, conocido por su frivolidad y sobre todo su falta de seriedad, apenas cumple. Desde que era teniente, sus compañeros le calificaban de sinvergüenza. 

Las tareas del interventor general del Ejército son fijadas y aprobadas anualmente por el ministro de Defensa Nacional o su delegado. Tiene acceso a todas las estructuras militares y unidades operativas. Entre las operaciones que llevó a cabo en calidad de tal figura, una inspección del cuartel general del Mando de las Fuerzas Terrestres poco después de la muerte del teniente general Ahmed Gaïd Salah, antiguo jefe del Estado Mayor del Ejército y viceministro de Defensa Nacional. La inspección se saldó con la detención del coronel Malek Mohamed, comandante del grupo del cuartel general del Mando General, y del teniente coronel Belloumi, jefe del restaurante de la unidad. Ambos oficiales fueron condenados a 5 años de prisión. 

Mustapha Oudjani
Mustapha Oudjani

Antes de asumir este cargo, el general de división Mustapha Oudjani había dirigido el Mando Regional de Capacidades del Norte de África (NARC). Un cargo que le permitía gestionar un presupuesto de 5 millones de dólares. Un regalo del cielo para enriquecerse en divisas fuertes.  Para sacar provecho de esta suerte providencial, envió oficiales en misión al extranjero, pagando sus gastos de misión con cargo al presupuesto del NARC cuando deberían haberlos recibido del Ministerio de Defensa Nacional. Pero esto se hizo deliberadamente. El general mayor Oudjani hacía deducciones de los gastos de los misioneros. Como el apetito viene con el comer, y lejos de cualquier control, se nombró a sí mismo jefe de la base logística de la NARC en Jijel por un periodo de cuatro años. Una base que sólo existía sobre el papel. Y sólo unos meses después de su marcha, el comité ejecutivo del NARC puso la base en funcionamiento. El general aprovechó esta circunstancia para recibir durante 48 meses un aumento de sueldo de 5.000 dólares al mes. Una suma de 240.000 dólares embolsada sin provocar la menor reacción. Francamente, una suma exagerada destinada a provocar envidias. 

Cuatro años después de dejar su puesto de comandante de la NARC, el gato se llevó el gato al agua en una reunión de altos representantes de los países miembros de la NARC. Según nuestra fuente, entre estos representantes se encontraban los embajadores de Argelia en Trípoli y El Cairo, que se apresuraron a señalar la enorme anomalía en las cuentas presupuestarias de la NARC.  

Los dos embajadores informaron de su descubrimiento al ministro de Asuntos Exteriores, Ahmed Attaf. Éste transmitió la información al presidente de la República, que a su vez alertó al general del Ejército Saïd Chengriha. Según la misma fuente, el jefe del Estado Mayor del Ejército argelino estaba al corriente de esta operación fraudulenta y no puso la menor objeción cuando el general de división le informó de esta “regularización”. Sin embargo, una vez alertado por el presidente de la República, se limitó a proponer la destitución del indelicado general. Se tiene entendido, sin embargo, que se ha abierto una investigación y se esperan sus resultados. 

Más en Política