A falta de una guerra de clanes, son los generales que buscan la bendición del todopoderoso jefe del Estado Mayor del ejército quienes libran una guerra que corre el riesgo de enviar al jefe de la gendarmería a unirse a sus predecesores, los generales Menad Nouba y Abderrahmane Arrar, entre rejas en la prisión militar de Blida

Argelia, Chengriha llamado a mediar entre los astutos y los cobardes

Delegación militar de Argelia visita China
photo_camera Delegación militar de Argelia visita China

Según fuentes próximas al mando militar argelino, la última visita a China del general Saïd Chengriha, jefe del Estado Mayor del Ejército argelino, reveló una animadversión profundamente arraigada entre el general de División Ali Yahia Oulhadj, comandante en jefe de la Gendarmería Nacional, y el general de División Abdelaziz Houam, comandante de la Fuerza Aérea Territorial. "Una enemistad que se está gestando desde hace varios meses", afirman.

Los dos hombres están enfrentados. Desde la distancia, se enzarzan en una disputa que probablemente acabará a favor del último, considerado uno de los títeres más obedientes y cercanos al hombre fuerte del régimen argelino. 

Cada uno intenta sacar los trapos sucios de su antagonista, y ¿por qué no a las puertas de la prisión de Blida?

En esta disputa, el comandante de la Defensa Territorial no se anda con rodeos. Sacó todos los trapos sucios. Sacó a relucir "el siniestro pasado del jefe de la gendarmería de Sougueur, Tissemsilt y Tiaret, en el oeste de Argelia, donde habría perpetrado graves crímenes contra ciudadanos pacíficos durante la guerra civil. Además de estos delitos, estaba implicado en todo tipo de tráficos, fuente de enriquecimiento ilícito", según los agentes que trabajaron a sus órdenes antes de que se hiciera cargo de la gendarmería.

Chine le general Houam (1er … partir de la droite) toujours proche de Chengriha

Para inculpar aún más a Ali Yahia Oulhadj, el general-mayor Houam y sus allegados señalan que el gendarme era un fiel seguidor del general-mayor Hamel, actualmente en prisión. A Hamel le debe gran parte de su ascenso. Tras la caída de su protector en 2018, pasó a estar bajo el ala del nuevo jefe de la gendarmería nacional, el general de división Ghali Belksir, actualmente huido y cumpliendo una larga condena en rebeldía. En otras palabras, los antiguos mentores del actual jefe de la Gendarmería están en la cárcel o huidos. 

Sus detractores se declaran sorprendidos por su capacidad para reponerse cada vez que se le daba por muerto. "Demuestra un oportunismo sin parangón", dicen.

Le g‚eneral-major commandant en chef de la gendarmerie nationale
El general de División Ali Yahia Oulhadj, comandante en jefe de la Gendarmería Nacional

Cuando se nombra un nuevo líder, se apresura a expresar su lealtad y sumisión. Y cuando las cosas se pusieron difíciles para él, se escondió, retirándose justo después de que su nuevo padrino Ghali Belksir fuera destituido.

Un retiro que no duró mucho. Pudo establecer contacto con el nuevo jefe del ejército, el general Chengriha, que buscaba hombres con un perfil obediente, leal y manipulable. Primero le colocó en el puesto de jefe de Estado Mayor de la Gendarmería durante unos meses, antes de ascenderle al grado de General en 2020, antes de ser nombrado jefe del mismo cuerpo en agosto de 2021, en sustitución del General Gouasmia.

Dos años más tarde, fue ascendido de nuevo y elevado al grado de general de división. En otras palabras, los demonios de un pasado tan siniestro no han podido con un hombre que sabe maniobrar para llegar a lo más alto.

¿Conseguirá el general Abdelaziz Houam desenmascararlo y hacerlo caer? 
En privado, el jefe de la Gendarmería afirma con seguridad que no tiene nada que temer del que califica de "soldado cobarde". Lo que, según sus allegados, es cierto. "No hay nadie en el ejército argelino más cobarde que Abdelaziz Houam", afirma un oficial retirado de su región natal. 
En efecto, el general de división Abdelaziz Houam (69 años), natural de la ciudad de Ouenza, en la wilaya de Tébessa, en la frontera argelino-tunecina, ha pasado la mayor parte de su carrera en unidades operativas desde que salió de la academia interejércitos Houari Boumediene de Cherchell. No ha dejado de ascender. En 2010, fue ascendido al grado de general, y 6 años más tarde, en 2016, fue ascendido al grado de general-mayor.

Le general_major Houam Abdelaziz commandant de la defense a‚rienne du territoire
El general de División Abdelaziz Houam, comandante de la Fuerza Aérea Territorial de Argelia 

A diferencia de muchos de sus compañeros, no se le conoce ningún escándalo ni corrupción. "Ni siquiera interviene para hacer favores a miembros de su familia", dice uno de sus conocidos, y añade "no es por convicción, sino simplemente por miedo lo que le mantiene alejado de los negocios". Sus adversarios en el entorno del jefe de la gendarmería consideran que "no es un hombre con el que se pueda contar en tiempos difíciles, tan blando y temeroso es".

Si esta inesperada disputa entre dos jefes militares que no tienen nada en común pero sí todo en común se recrudece, el general Chengriha tendrá que elegir entre un general astuto y un general cobarde. ¡Menudo dilema!

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel