Mientras que la investigación internacional denominada "Suisse Secrets", llevada a cabo por cuarenta y siete medios de comunicación internacionales, reveló que el general Khaled Nezzar poseía "dos cuentas por valor de al menos 2 millones de francos suizos (1,6 millones de dólares en aquel momento)", tal y como informó el diario francés Le Monde en febrero de 2022, a su hijo Lotfi Nezzar le ha ido mejor. Pero en España

Argelia, la fortuna de Lotfi Nezzar en España se estima en 300 millones de euros

Khaled Nezzar
photo_camera Khaled Nezzar

En agosto de 2019, huido en España, el ex ministro de Defensa Nacional, el general de división Jaled Nezzar, era objeto de una orden de detención internacional. También lo era su hijo mayor, Lotfi, implicado en varios escándalos.

Padre e hijo huyeron a Barcelona, donde poseen un piso de 94,74 m2 en la 6ª planta de una residencia de lujo de Barcelona, situada en el número 307 de la calle Muntaner, un barrio chic de la capital catalana. La escritura notarial fue redactada por Miguel Ángel Campo Güerri, cuyo despacho tiene su sede en Barcelona. 

En julio de 2020, Lotfi Nezzar y su esposa Chahinez fueron condenados en rebeldía a 6 años de prisión por "un caso de evasión de capitales, blanqueo de capitales y falsificación de documentos". Su chófer fue detenido en el puerto de Argel en un coche de lujo que llevaba de Argel a España, con documentos falsificados y una suma de 190.000 euros escondida en el vehículo propiedad de Lotfi Nezzar.

Los bienes de los Nezzar fueron embargados por la justicia argelina, y su suntuosa residencia de dos hectáreas en el elegante valle de Hydra, en las afueras de Argel, fue registrada de arriba abajo por agentes de la Dirección General de Seguridad Interior. 

Al mismo tiempo, el general Nezzar estaba siendo investigado por un tribunal suizo por crímenes contra la humanidad cometidos durante la década de 1990 en Argelia. El juez de instrucción del tribunal de Argel abrió una investigación por evasión de capitales, fraude fiscal y blanqueo de dinero contra Lotfi Nezzar. Era el descenso a los infiernos de los Nezzar.

La muerte del general Ahmed Gaïd Salah, al que sucedió el general Saïd Chengriha al frente del Estado Mayor del ejército argelino, supuso la sentencia de muerte para el general y su hijo. El antiguo hombre fuerte de Argel regresó a Argelia a bordo de un avión del Presidente de la República, recibido por su tripulación militar.

La justicia argelina, bajo órdenes, cerró rápidamente los asuntos Nezzar y todo volvió a la normalidad, hasta esa fatídica fecha del 29 de diciembre de 2023. La fecha de la muerte del antiguo ministro de Defensa y antiguo hombre fuerte del régimen argelino.

Poco sabía Lotfi Nezzar que sus asuntos legales acabarían por alcanzarle. Sin su padre, está desnudo. Ya no tiene ningún peso. La fiscalía de Argel reabre su pesada causa. Y tiene motivos para temblar. En vísperas de las elecciones presidenciales de diciembre de 2024, y para ganarse la simpatía del pueblo, los responsables no dudarán ni un segundo en sacrificar al vástago del soldado más odiado del ejército argelino.

Resurge el caso de las ganancias mal habidas en España

El jueves 14 de marzo, en un oscuro despacho del departamento antisubversión de la Dirección General de Documentación y Seguridad Exterior (DGDSE), dirigida por el general Djebbar Mehenna, Assia Melhani, la caja negra del asunto de la conspiración y de tantos otros casos, entró discretamente para sacar documentos antiguos que empezó a fotografiar con su smartphone, según una fuente de la DGDSE.

Es probable que Assia Melhani esté allí para llevar a cabo una misión altamente secreta. Si no, ¿por qué no utiliza la fotocopiadora de uno de los despachos contiguos? ¿Y por qué se le pide que lo haga cuando está de baja por convalecencia? Además, desde su jubilación no está autorizada a tocar documentos secretos. Su reincorporación como funcionaria contratada ya no le confiere el estatus que tenía hace unos meses.

Los documentos fotografiados son informes redactados por el coronel Boualem Bennacer cuando era cónsul en Alicante (España). Se trata de informes de investigaciones sobre los bienes de Khaled Nezzar y su hijo Lotfi en España.  En concreto, las localizaciones e identificaciones que Bennacer Boualem logró realizar para localizar e identificar, con pruebas y documentos acreditativos, los bienes mal habidos de Nezzar y su hijo Lotfi.

Lotfi Nezzar entre les généraux Benali Benali et Saïd Chengriha aux obsèques de son père le 29 décembre dernier copia
Lotfi Nezzar entre los generales Benali Benali y Saïd Chengriha en el funeral de su padre el 29 de diciembre

Entre los bienes identificados figuraba una parcela de 6031m2 de terreno baldío en Ametlla de Mar, una localidad turística costera de la provincia de Tarragona. Además del piso mencionado. Las investigaciones también se centraron en las cuentas bancarias de Lotfi Nezzar en Santander, BBVA, UPS, International Bank y HSBC España.

El patrimonio total ascendía a casi 300 millones de euros, repartidos entre diversas inversiones. Sin embargo, Lotfi Nezzar nunca ha ejercido ninguna actividad comercial en España. No tiene ningún medio de justificar el origen de los fondos que le permitieron realizar estas adquisiciones ante los tribunales españoles o argelinos.

Es un simple residente con número de identificación de extranjero Y4345583T. Por mucho menos, antiguos ministros y dignatarios del régimen han sido condenados a largas penas de prisión.

¿Por qué se interesa ahora la DGDSE por el caso Nezzar?

Hay dos posibles respuestas a esta pregunta. 
La primera es el chantaje a Lotfi Nezzar, especialidad del coronel Souahi Zerguine, alias Mouad. Está fuera de lugar que el vástago de un general con estudios primarios y que nunca ha trabajado disponga de semejante fortuna.

A esta fortuna hay que añadir sus bienes en Argelia, los más importantes de los cuales son una finca agrícola en Bouchaoui perteneciente al famoso antiguo colono francés Bourgeaud y un palmeral en Biskra, en el sudeste de Argelia. Lotfi Nezzar debe compartir esta fortuna con los oscuros hombres del régimen, incluidos los que la utilizaron en vida de su padre. De lo contrario, acabará dejando su huella.

La segunda posibilidad es que se reabra el caso de Lotfi Nezzar y se una a la larga lista de detenidos por corrupción y prevaricación financiera. Los responsables tendrán que ganarse la simpatía del pueblo, lo que no les impediría hacer uso de su fortuna en suelo ibérico. 

¿Cuál de las dos hipótesis se mantendrá? El tiempo lo dirá.