Apenas abierto y cerrado. El tan esperado juicio de los 700 kilos de cocaína sólo duró el tiempo necesario para dar a conocer los nombres de los acusados y leer los cargos que se les imputaban. A petición de la defensa, el juicio se aplazó hasta la próxima sesión

Argelia: el tribunal cita al general Abdelghani Hamel en relación con los 700 kilos de cocaína

Policías argelinos custodian dependencias oficiales – PHOTO/AFP
photo_camera Policías argelinos custodian dependencias oficiales – PHOTO/AFP

Prácticamente improvisado en el último minuto, el juicio por el caso de los 700 kilos de cocaína descubiertos en mayo de 2018 en el puerto de Orán, en un cargamento de carne congelada procedente de Brasil, ha sido aplazado a la próxima sesión a petición de la defensa por falta de un expediente que contenga los resultados de la investigación. Esta investigación nunca tuvo lugar, por razones que siguen sin estar claras hasta la fecha.

  1. Reapertura del caso

Reapertura del caso

A la luz de la guerra entre los servicios de seguridad interior dependientes del Ministerio de Defensa Nacional y los servicios de policía dependientes del Ministerio del Interior, se decidió celebrar el juicio de un caso archivado durante cinco largos años. Fue una reacción de Farid Bencheikh, antiguo director general de la Seguridad Nacional, a las medidas tomadas contra él por los generales de los servicios de seguridad. Fue una guerra que acabó ganando, y que sin duda se llevará consigo el caso de los 700 kilos de cocaína que intentó reabrir. 

Farid Bencheikh
Farid Bencheikh

La reapertura de este caso ante la justicia estará marcada por la comparecencia del general Abdelghani Hamel, antiguo jefe de la Policía Nacional, pero también antiguo militar que sirvió, esencialmente, en la gendarmería y en la Guardia Republicana. En otras palabras, el hombre que fue el primero en pronunciarse contra la marginación de la fuerza que dirigía en el momento de los hechos será llamado a ver la investigación confiada a la Gendarmería Nacional, entonces bajo la dirección del general Abdelghani Belksir, hoy huido en Europa.

Pocos minutos antes de su destitución, el 28 de junio de 2018, había declarado que “quien quiera luchar contra la corrupción debe estar limpio”. La insinuación era clara. Iba dirigida al general Ahmed Gaïd Salah, entonces viceministro de Defensa Nacional y jefe del Estado Mayor del Ejército. Su reacción fue fulminante. A los pocos minutos de esta declaración, irrumpió en el despacho del presidente de la República y exigió que el jefe de la Policía fuera destituido o encarcelado. Su deseo fue una orden. La orden se cumplió sin la menor vacilación. A partir de ese momento, el general Abdelghani Hamel vivió un descenso a los infiernos sin parangón. 

El 27 de abril de 2019, él y su hijo fueron citados por la justicia por “actividades ilegales, tráfico de influencias, apropiación indebida de tierras y abuso de funciones”.

El 4 de julio de 2019, Abdelghani Hamel y dos de sus hijos fueron citados a comparecer ante el tribunal de Sidi M'Hamed acusados de apropiación indebida de tierras y enriquecimiento ilícito. Interrogados hasta medianoche por un juez de instrucción, fueron puestos en prisión preventiva y trasladados a la cárcel de El-Harrach a la espera de juicio.

El 1 de abril de 2020, Abdelghani Hamel fue condenado a 15 años de prisión y a una fuerte multa en varios casos de corrupción, relacionados principalmente con “blanqueo de dinero, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y obtención de tierras por medios ilegales”. Esta condena se redujo en apelación a 12 años de prisión. Sus hijos Amiar, Chafik, Mourad y Chahinaz fueron condenados a diez, ocho, siete y tres años de prisión respectivamente, además de multas. Estas condenas se redujeron en apelación a 8 años, 6 años, 5 años y 1 año respectivamente (con un año de suspensión). Su esposa, Annani Salima, fue condenada a dos años de prisión. Las empresas familiares de Abdelghani Hamel fueron multadas con elevadas sumas y se les ordenó “confiscar todas las propiedades y bienes muebles”.

Farid Bencheikh
Farid Bencheikh

El 4 de junio de 2020 fue condenado de nuevo a 12 años de prisión por “apropiación indebida de tierras agrícolas y tráfico de influencias”. Su hijo Chafik fue condenado a tres años de prisión. El tribunal declaró nulo el procesamiento en abril de 2022.

En otro caso, fue condenado el 26 de junio de 2020 a cuatro años de prisión por “abuso de funciones y blanqueo de dinero público para financiar a grupos terroristas, bajo la apariencia de compra de bienes inmuebles”. Fue absuelto el 7 de noviembre de 2021 en apelación.

El 14 de octubre de 2020, en un caso en el que estaba implicada Nachinachi Zoulikha, alias Mme Maya, (que también afirmaba ser la hija oculta del expresidente Buteflika), fue condenado a 10 años de prisión, sentencia confirmada en apelación el 31 de diciembre de 202013,14. En 2021 se le confiscaron sus bienes.

El hombre que afirmaba tener un expediente sobre el asunto de los 700 kilos de cocaína reapareció a la luz de la inesperada apertura de un juicio improvisado en el último minuto. Un juicio del que apenas podemos estar seguros de que se celebre tras la destitución de Farid Bencheikh y el encarcelamiento de una docena de policías por la sórdida historia de un inmigrante ilegal que no tenía ni idea de que su huida del país había reavivado la guerra de servicios en su propio país.

Más en Política