En opinión del alto representante comunitario, que los migrantes crean que las puertas de Europa están abiertas "no es una solución para nadie, ni para ellos, ni para las relaciones con Turquía”

Borrell espera que Erdogan aclare a los migrantes que las fronteras de la UE están cerradas

AFP/KENZO TRIBOUILLARD - El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, pidió antes de su encuentro en Bruselas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que aclare a los migrantes que tratan de entrar en la UE desde Turquía que las fronteras comunitarias están cerradas. "Espero que lleguemos a un acuerdo para que los migrantes asilados en Turquía no crean que la frontera con la UE está abierta y que no traten de entrar en ella ejerciendo una presión masiva", indicó Borrell en una rueda de prensa, este lunes. En opinión de Borrell, que los migrantes crean que las puertas de Europa están abiertas "no es una solución para nadie, ni para ellos, ni para las relaciones con Turquía, ni para la búsqueda de soluciones estructurales y permanentes a lo que sigue siendo un gran problema en el que Turquía y Europa tienen que cooperar".

Erdogan se entrevistó con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula van der Leyen, además de con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. La visita se produjo después de que Borrell acudiera a Ankara la semana pasada para hablar con el presidente turco sobre el recrudecimiento del conflicto en Siria y la grave situación humanitaria allí, además de la tensión en la frontera greco-turca. Las relaciones entre Ankara y Bruselas están tensas desde que, hace diez días, Erdogan se quejó de la falta de respaldo de Bruselas a la presencia turca militar en Idlib, la región del noroeste de Siria escenario de combates entre las milicias rebeldes -que Turquía apoya- y las fuerzas del presidente sirio, Bachar al Asad -respaldadas por Rusia-.

Grecia

Entonces, Erdogan anunció la apertura de las fronteras turcas para permitir que los 3,5 millones de refugiados sirios en Turquía se dirigieran a los países de la UE. El anuncio se convirtió en una ola en las redes sociales árabes y desde hace diez días, miles de refugiados sirios, iraquíes y afganos, además de migrantes paquistaníes y africanos, acampan en la frontera griega en la creencia de que la UE les abrirá sus puertas. El pasado viernes, los ministros de Exteriores de la UE, reunidos en un Consejo en Zagreb, instaron a Turquía a combatir las informaciones falsas sobre que sus fronteras están abiertas y rechazaron que ese país utilice la situación con los refugiados para crear presión política. Preguntado además por la actuación de Grecia para defender sus fronteras, que son también fronteras externas de la Unión, Borrell recordó que los ministros el viernes también dejaron claro que esas acciones "tienen que hacerse de acuerdo con nuestras normas y de las leyes internacionales". "No hay carta blanca", recalcó sobre las acciones que llevan a cabo tanto Grecia como Frontex, la agencia europea de fronteras exteriores. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato