Con una derrota inesperada e inimaginable a manos de la modesta selección mauritana, en un grupo considerado débil, y una eliminación prematura sin una sola victoria, la selección argelina cayó estrepitosamente en el Estadio de la Paz de Bouaké (Costa de Marfil). Fue una salvación para los argelinos, ya que les devolvió a la tierra

Argelia: de las "teorías de la conspiración" y la "marrocofobia" a la triste realidad sobre el terreno de juego

Selección nacional de futbol de Argelia - REUTERS/IBRAHEEM AL OMARI
photo_camera Selección nacional de futbol de Argelia - REUTERS/IBRAHEEM AL OMARI

Con el exinternacional Djamel Belmadi al frente, que ha jugado en algunos de los clubes de fútbol más prestigiosos del mundo, como el Olympique de Marsella y el Manchester City, la selección argelina ha hecho todo lo posible para devolver el trofeo africano a Argel, como ya hizo en 2019 con el mismo entrenador. 

Un curso de aclimatación precompetitivo en Lomé, en el hotel más grande de la capital togolesa, y desplazamientos en vuelo especial para poder trasladar equipos ultrasofisticados para la preparación. Una constelación de jugadores que militan en las más prestigiosas ligas europeas. Proceden del AS Roma (Houssam AOUAR), AC Milan (Smaïn Benaceur), Borrussia Dortmund (Ramy BENSEBINI), OGC Nice (Youcef ATAL e Hichem BOUDAOUI), Eintracht Frankfurt (Farès CHAIBI), Feyenoord Rotterdam (Youcef ZEROUKI), Wolverhampton en el campeonato inglés (Rayan AïT NOURI), Villareal en España (Aïssa MANDI), y el jugador estrella que hizo los días del Manchester-City, que dejó tras ganar el triplete de liga, campeonato y copa ingleses bajo sus colores (Riyad MAHREZ). Ningún equipo participante en la Copa Africana de Naciones 2024 puede presumir de contar con semejante armada de jugadores de talento.  

Djamel Belmadi tenía todos los ingredientes para hacer una gran Copa de África. Incluso el público, considerado el duodécimo hombre, estaba presente. En una política populista con objetivos claros, en este año de elecciones presidenciales, se atribuye al presidente Tebboune la decisión de sufragar los gastos de viaje y alojamiento de 2.000 seguidores en Costa de Marfil. 

Los equipos rivales que iban a desafiar la supremacía argelina no tenían mucho peso sobre el papel. Angola (117º en la clasificación de la FIFA), Mauritania (105º) y Burkina Faso (57º) estaban muy por detrás de los Fennecs de Djamel Belmadi.  

Belmadi, el seleccionador mejor pagado de África (268.000 euros al mes). En la clasificación de la FIFA, Argelia ocupa el puesto 30º. Sobre el papel, los Verdes eran los favoritos lógicos. Pero sobre el terreno de juego, desde el principio de la competición, el tigre argelino demostró ser un tigre de papel. Angola aguantó admirable y lógicamente. Una lógica que los argelinos se niegan a reconocer. 

PHOTO/REUTERS - Fotografía de archivo, el jugador de la selección argelina Riyad Mahrez levanta el trofeo mientras celebra la victoria de la Copa Africana de Naciones
Fotografía de archivo, el jugador de la selección argelina Riyad Mahrez levanta el trofeo mientras celebra la victoria de la Copa Africana de Naciones - PHOTO/REUTERS 

La enfermedad de la "conspiración" y la "marrocofobia" transmitida por la política del régimen 

En lugar de reconocer sus errores y trabajar para corregirlos, los argelinos recurren al ridículo. Gritan conspiración. Una conspiración detrás de la cual está un tal Faouzi LEKDJAA, presidente de la Real Federación Marroquí de Fútbol. Según los responsables argelinos, respaldados por una prensa ordenada, el marroquí manipula la Confederación Africana de Fútbol en contra de los intereses de Argelia y en beneficio de su país. Acusaciones de este tipo, consideradas difamatorias por la CAF, le valieron a Adel Amrouche, entrenador argelino de la selección nacional de Tanzania, una multa de 10.000 euros y una suspensión de 8 partidos por haberlas hecho públicas sin tener motivos para ello. Esta sanción truncó su participación en la Copa Africana de Naciones y puso fin a su carrera africana, ya que era un habitual de los equipos africanos, pues había entrenado a Kenia y Libia antes de hacerse cargo del cuerpo técnico de Tanzania. 

La teoría de la conspiración cobró fuerza tras el segundo empate con Burkina Faso, y la marrocofobia alcanzó su punto álgido con la emisión de un reportaje sobre la CAN por parte de la televisión pública oficial de Argelia, cuyo comentarista no dudó en calificar a Marruecos de "país maligno", acusándolo de intentar estropear la competición. Se echa en cara a Marruecos que sea el demonio que no cesa de perjudicar a la selección argelina y al fútbol africano. Algunos comentaristas y "analistas" de las cadenas de televisión argelinas no han encontrado nada peor para apoyar la teoría de la conspiración marroquí que asociar a Israel y a los Emiratos Árabes Unidos con el reino cherifiano, y justificar "la animadversión marroquí hacia Argelia por... (prepárate) el apoyo de Argelia a la causa palestina". Eres más idiota que estos analistas.  

Abdelmadjid Tebboune
El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune - PHOTO/FILE

Es fácil ver que los poderes fácticos han tirado de todo ofreciendo a Belmadi, a través de un presidente de federación que les es totalmente servil, todo lo que exigían para hacer de esta Copa de África un escaparate para un régimen que no ha hecho más que coleccionar fracasos diplomáticos, económicos y sociales. Un escaparate que quedará horriblemente vacío tras la debacle de Bouaké. 

La Copa de África 2023 era, en cierto modo, la tabla de salvación de un régimen desesperado porque nunca había logrado encontrar la alquimia que tanto buscaba para ganarse la simpatía, cuando no el apoyo, de un pueblo rebelde que corría el riesgo de estallar a la menor chispa. 

Por eso todas las esperanzas estaban puestas en el último partido de esta competición africana. Un partido contra la vecina Mauritania, a la que la prensa argelina acusaba de estar corrompida por Marruecos. Ah, ¡esa marrocofobia! La federación mauritana de fútbol se apresuró a desmentir la acusación, enviando a los expertos de los medios de comunicación de vuelta a sus días de escuela en términos de ética profesional, en un comunicado oficial en su página oficial de Facebook en el que negaba firmemente la información. "En las últimas horas, hemos seguido las informaciones aparecidas en algunos medios privados argelinos que afirman que un país extranjero ha financiado la preparación de nuestra selección nacional en Túnez para la Copa Africana de Naciones 2023 y su estancia en Costa de Marfil durante la competición. Según estos rumores, esta financiación incluiría, entre otras cosas, el alojamiento, el transporte aéreo de la delegación mauritana y el suministro de diverso material logístico, incluido material deportivo. En respuesta a este rumor infundado, la Federación Mauritana de Fútbol desea asegurar que esta información, que desgraciadamente ha circulado ampliamente, es totalmente falsa". 

Y la mejor respuesta a estas disparatadas acusaciones llegó sobre el terreno de juego. Mauritania logró su primera victoria en la fase final de la Copa de África a costa del "ogro" argelino. Al mismo tiempo, consiguieron su primera clasificación para la segunda ronda de la competición. De este modo, han logrado un magistral dos a uno contra un equipo que no ha ganado en las dos últimas ediciones (2021 y 2020), abandonando la competición prematuramente. 

La Copa de África 2023 era, en cierto modo, la tabla de salvación de un régimen desesperado - PHOTO/FILE

Los argelinos tienden a olvidar esta estadística. Viven en la negación total de una realidad que se niegan a admitir. La de la ausencia de una política de desarrollo deportivo. Ni formación ni inversiones inteligentes. 

Fingen ignorar que su rival en la final de 2019 en El Cairo, que les hizo ganar el trofeo, Senegal en este caso, ganó brillantemente la CAN al año siguiente (2021) y se clasificó para el Mundial de 2022 en Catar mientras se clasificaba para la segunda ronda, a diferencia de Argelia, que fue eliminada en casa por Camerún. Senegal también ganó el CHAN 2022 contra Argelia, el país anfitrión. También ganó la Copa Sub-20 de la Juventud en 2023 en Egipto contra Gambia. 

Este paralelismo entre Argelia y Senegal, los dos finalistas de la Copa Africana de Naciones 2019, muestra claramente los progresos realizados por un equipo cuyo trabajo se basa en una política de coherencia y estabilidad. No es el caso de Argelia, donde el presidente de la federación cambia cada año (cuatro veces en 4 años). Una Argelia en la que los pocos centros de formación abiertos por el anterior presidente de la FAF, Kheireddine Zetchi, se cerraron inmediatamente después de su marcha. Hay otra triste realidad en un país donde sigue siendo difícil mantener incluso los estadios más recientes. 

Los dirigentes deportivos y políticos argelinos harían bien en aprender de sus fracasos y corregirlos, en lugar de seguir alimentando esta horrible enfermedad de la "complotitis", y en librarse cuanto antes de esta "marrocofobia", que sólo sirve para relegarlos al furgón de cola de las naciones en todos los ámbitos. 

Más en Política
Yahya Sinwar, jefe de Hamas en la Franja de Gaza- MAJDI FATHI / NurPhoto / NurPhoto vía AFP
Israel niega que el líder de Hamás en Gaza haya escapado a Egipto a través de un túnel, tal y como afirman medios árabes. Asimismo, en las últimas horas ha circulado una imagen de un hombre arrestado que se asemeja bastante a Sinwar

¿Dónde está Yahya Sinwar?

Tinduf - PHOTO/FILE
Argel nunca esperó semejante golpe de la embajadora estadounidense Elizabeth Moore Aubin. Justo cuando posaba para una foto de recuerdo con los magistrados del Tribunal Supremo al término de una visita que acababa de realizar a su institución, la Embajada de Estados Unidos emitió un comunicado en el que disuadía a los occidentales de viajar a Tinduf a causa del terrorismo

Estados Unidos, España y el Reino Unido previenen a sus nacionales que deseen visitar Tinduf

Las princesas Lalla Meryem, Lalla Asmae y Lalla Hasnaa fueron recibidas por Brigitte Macron en Francia
Las princesas Lalla Meryem, Lalla Asmae y Lalla Hasnaa fueron recibidas por la mujer del presidente galo Emmanuel Macron y el embajador francés instó a aclarar la cuestión del Sáhara Occidental, que separa todavía a ambas naciones

Francia y su mayor cercanía con Marruecos