Esto no había ocurrido nunca en los anales de la justicia militar argelina. Un alto oficial con rango de coronel lanza una ofensiva contra los magistrados del tribunal que le juzga por conspiración contra el Estado, exigiendo la presencia del general Saïd Chengriha, jefe del Estado Mayor del Ejército argelino

El coronel Bennacer, antiguo cónsul en Alicante, desafía al general Chengriha y exige su presencia para un careo

El general argelino Said Chengriha - AP/FATEH GUIDOUM
photo_camera El general argelino Said Chengriha - AP/FATEH GUIDOUM

El domingo 11 de febrero, en el tribunal militar de Blida, el coronel Boualem Bennacer, alias Hamza, oficial de la Dirección General de Documentación y Seguridad Exterior y antiguo cónsul en Alicante (España), fue acusado de conspirar contra el consejero del presidente de la República, Boualem Boualem, actualmente director del Gabinete de la Presidencia. 

  1. La carrera de Boualem Bennacer 

La carrera de Boualem Bennacer 

Boualem Bennacer es un hombre apuesto y de figura esbelta. Formado en las principales universidades europeas, es hijo del fallecido general de división Larbi Bennacer, antiguo director de justicia militar del Ministerio de Defensa Nacional. Fue asesinado el 1 de septiembre de 2005 en Aïn-Defla (140 km al suroeste de Argel) por miembros del escuadrón de la muerte comandado por el general Abdelkader Aït-Ourabia, alias Hassan, por protestar contra la Carta de la Concordia Civil, que absuelve de sus crímenes a los criminales de la década sangrienta. 

El coronel Boualem Bennacer, cuya gran competencia e integridad moral son reconocidas por sus pares y funcionarios, fue nombrado cónsul en Alicante en septiembre de 2019 en el marco de la militarización del cuerpo diplomático argelino. Anteriormente, fue destinado al Consulado de Argelia en Bobigny como jefe de la oficina de seguridad.  

En marzo de 2021, fue relevado de sus funciones y destinado al centro de combate avanzado de Hammaguir, en la región de Bechar, en el suroeste del país, en la frontera argelino-marroquí. Era un puesto que no se ajustaba a su perfil ni a su formación. Los oficiales y suboficiales recalcitrantes de los servicios secretos fueron destinados allí como medida disciplinaria. 

Algún tiempo después de su destino a esta zona, donde las condiciones de vida eran como mínimo inhumanas, fue detenido. 

Boualem Bennacer
Boualem Bennacer

Se inventó un caso contra él en el que se le acusaba de conspirar contra altos cargos cercanos al presidente de la República. Una acusación que se volvió en contra de sus autores el día de la apertura del juicio, el domingo 11 de febrero. 

En realidad, durante su estancia en Alicante, que continuó incluso después, se organizaron filtraciones de supuesta información secreta por parte de una red de la DGDSE manipulada desde Argel por Hocine Boulahia y Souahi Zerguine alias Mouadh, que actuaban bajo la dirección del general Djebbar, jefe de la seguridad exterior argelina. Las filtraciones estaban destinadas a un youtuber afincado en Londres conocido como la “rata de Londres”, actualmente huido en Europa. El coronel Bennaceur, alias Hamza, invitado a unirse a la red, se negó a firmar un falso testimonio contra el hijo del consejero del presidente de la República, Boualem Boualem. 

En un principio, el coronel Bennacer iba a asistir como testigo al juicio de los “conspiradores”. Pero los guionistas del proceso acabaron haciéndole cargar con el muerto de los acusados al encontrar acólitos que nada tenían que ver con su caso. Es lo que denunció enérgicamente en la apertura del juicio, el domingo 11 de febrero. Utilizó con valentía un tono de voz poco habitual en este tipo de ambiente militar. Según los testigos presentes, el antiguo cónsul en Alicante desmontó rápidamente la hipótesis de la acusación nombrando a los verdaderos conspiradores: el general Sid Ali Zmerli, antiguo director central de la seguridad del Ejército y su hermano el coronel Omar, los coroneles Mouadh y Hocine Boulahia, la señora Assia Melhani, miembro del PCA (Personal Civil Asimilado), y el general Djebbar Mehenna, todos ellos "protegidos del general Chengriha", insistió.  

Consternado, el fiscal, coronel Farid Boukhari, que había estado él mismo en la cárcel a principios de 2020, degradado y luego rehabilitado, intentó en vano calmarle instándole a utilizar un tono comedido. Le dijo que no mencionara los nombres de esos oficiales, que no figuraban en el expediente. Para sacarle del tema, le pidió que se retractara de sus declaraciones anteriores y se limitara a mencionar al coronel Amirat Tarek, alias Ramel, antiguo jefe de la Oficina de Seguridad de la Embajada de Argelia en París, encarcelado en una prisión militar desde hace varios meses tras haber sido rehabilitado una vez y absuelto de la acusación de inteligencia con una potencia extranjera. 

El coronel Boualem Bennacer se negó a aceptar, señalando que Hocine Boulahia, protegido del general Chengriha, era corresponsable del clan de los conspiradores. Insistió en la presencia del general Saïd Chengriha, jefe del Estado Mayor del Ejército argelino, para que le recusara demostrando que era el protector del clan de los conspiradores. 

Ante la obstinación del acusado, el presidente del tribunal levantó rápidamente la sesión.  

Al día siguiente, lunes 12 de febrero, según fuentes generalmente bien informadas, el trío formado por Hocine Boulahia, Assia Melhani y Souahi Zerguine se reunió en el despacho de este último durante más de tres horas. En el orden del día figuraba la revisión del escenario del juicio del coronel Bennacer. Al final de la reunión también se decidió que Hocine Boulahia y Assia Melhani no comparecerían en la vista del martes 13 de febrero. 

De hecho, cuando se abrió la vista a las 10 de la mañana del martes, los dos acólitos estaban ausentes, a pesar de la insistencia del coronel Boualem Bennacer. También exigió la presencia del general Chengriha. Al mostrarse agresivo e insistente, el acusado obligó una vez más al tribunal a suspender la sesión sin lograr sus objetivos. Como resultado, el tribunal mostró sus limitaciones, a ojos de los conspiradores que están detrás del juicio. Por ello, se espera que se modifique la composición del tribunal convocando a nuevos jueces. Continuará.