Cuando se esperaba que las relaciones argelino-españolas se caldearan y volvieran a la normalidad con la visita hoy, 12 de febrero, del ministro español de Asuntos Exteriores, invitado por su homólogo argelino, Ahmed Attaf, el encuentro se ha cancelado repentinamente. Cuando faltaban menos de ocho horas para que despegara el avión que transportaba al jefe de la diplomacia española

Argel cancela en el último momento la visita de José Manuel Albares

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares - AP/ANJUM NAVEED
photo_camera El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares - AP/ANJUM NAVEED

Un acontecimiento sin precedentes en las relaciones internacionales. Unas horas antes de su viaje a Argelia, el país anfitrión pidió a José Manuel Albares que cancelara su visita. ¿El motivo? Según una fuente diplomática española, “su homólogo argelino tiene la agenda llena”. Una razón estúpida.  

  1. ¿Se oponen los militares a la visita de José Manuel Albares? 

Por parte argelina, no ha habido ningún anuncio en el momento de escribir estas líneas. Por otra parte, las autoridades argelinas no han hecho anuncio alguno sobre la visita de José Manuel Albares. Así pues, no hay motivo para hablar de cancelación. Las autoridades argelinas nunca anuncian públicamente las visitas de personalidades extranjeras a Argelia ni los viajes de funcionarios argelinos al extranjero. Esto comenzó con la cancelación de la visita del presidente Tebboune a París, prevista inicialmente para el 2 de mayo de 2013. La visita se canceló quince días antes de que tuviera lugar, tras una conversación telefónica entre Ahmed Attaf y la ministra francesa, Catherine Colonna. Sin embargo, la visita quedó prácticamente grabada en piedra durante la llamada telefónica entre Emmanuel Macron y el jefe de Estado argelino el 24 de marzo. La víspera del anuncio del “aplazamiento a una fecha posterior”, por no decir anulación, una delegación de expertos del Elíseo y del Quai d'Orsay había permanecido en Argel para ultimar el programa protocolario de la visita del jefe de Estado argelino a París. Desde entonces, no se ha fijado ninguna fecha para la visita de Tebboune a Francia, a pesar de que la parte argelina ha intentado en vano plantear la cuestión a la parte francesa. 

Hoy, la historia se repite con España, pero de forma más brutal. Se esperó hasta casi ocho horas antes de que despegara el avión del ministro español para “aplazar” una visita prevista desde hacía varios días. 

En realidad, no se trataba de un aplazamiento, sino simplemente de una cancelación. No se ha propuesto ni acordado ninguna fecha alternativa que justifique llamarlo aplazamiento. Los argelinos simplemente han torcido las reglas de la diplomacia.  

¿Se oponen los militares a la visita de José Manuel Albares? 

Según fuentes próximas al Ministerio argelino de Asuntos Exteriores, la razón es el comunicado conjunto que ambas partes deben firmar al término de la reunión entre los dos ministros para sellar la normalización de las relaciones entre los dos países. Las discusiones entre los gabinetes de los ministros argelino y español no han conseguido llegar a una posición común sobre la cuestión de la antigua colonia española, el Sáhara Occidental. Esta cuestión sigue envenenando las relaciones de Argelia con España, y está en el origen de la disputa diplomática entre ambos países.  

Otras fuentes indican que, a su regreso del Reino de Arabia Saudí, donde había asistido a la Exposición Mundial de Defensa en Riad, “el general Chengriha se opuso a la visita del ministro español”. Este último “estaría próximo a los puntos de vista marroquíes sobre el tema de la antigua colonia española”, según los militares argelinos. Como consecuencia, ha resurgido el distanciamiento entre los dos países. 

Una disputa que se creía superada, tras un periodo de frialdad que duró más de veinte meses, y tres meses después del inicio de la normalización entre las dos capitales con el nombramiento de un nuevo embajador argelino en España el pasado mes de noviembre. La visita del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, prevista para el lunes 12 de febrero por invitación de su homólogo argelino Ahmed Attaf, debía abrir una nueva página entre los dos países. 

Ahmed Attaf, ministro de Asuntos Exteriores de Argelia- AFP/ODD ANDERSEN
Ahmed Attaf, ministro de Asuntos Exteriores de Argelia- AFP/ODD ANDERSEN

En realidad, es Argel quien hace y deshace a su antojo, con gran torpeza, en las relaciones entre los dos países. Juzguen ustedes mismos. 

Hace casi dos años, el Gobierno argelino destituyó a su embajador, Saïd Moussi, por lo que consideró “una inversión de la posición española sobre la cuestión del Sáhara Occidental”. A ello siguió la congelación del tratado de amistad y buena vecindad con España, que provocó el bloqueo de numerosos contratos comerciales entre operadores económicos de los dos países. Esto perjudicó tanto a algunas empresas españolas como al mercado argelino, que sufrió una gran escasez de productos de primera necesidad. 

Madrid, por su parte, no reaccionó lo más mínimo ante las medidas hostiles adoptadas por Argel. El Gobierno español, cuya caída esperaban los argelinos en vísperas de las elecciones legislativas, se ha mantenido imperturbable. Su presidente, Pedro Sánchez, que a ojos de Argel es el responsable de la ruptura entre los dos países, ha sido reelegido, en contra de los deseos de Argel. 

En noviembre de 2023, actuando como si nada hubiera pasado, Argel solicitó la acreditación de Abdelfettah Deghmoune, que conoce bien España al haber sido el número 2 de la Embajada argelina allí, como nuevo representante del Estado argelino en la península ibérica. El acuerdo se dio rápidamente y se puso en marcha el proceso de normalización de las relaciones. Unas semanas más tarde se descongelaron las relaciones económicas y comerciales. Con el mercado argelino muy solicitado por la falta de producción local, y a un mes del comienzo del mes de Ramadán, las autoridades argelinas autorizaron la importación de carne roja fresca, apenas unas semanas después de autorizar la importación de insumos avícolas, a saber, pollitos de reposición, pollitos de reposición y huevos para incubar, procedentes de España. 

¿Qué ha cambiado para que Argel revise su postura y dé marcha atrás en una decisión que no ha hecho más que perjudicar sus intereses económicos, tan dependientes de España como de muchos países europeos? Según el ministro Ahmed Attaf, nombrado jefe de la diplomacia argelina un año después del inicio de la disputa, el 18 de marzo de 2023, en una entrevista concedida el 28 de diciembre al canal qatarí Al Jazeera, “España ha cambiado 180 grados su posición”. Añadió, refiriéndose al “discurso de Pedro Sánchez ante la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2023”, que “España ha vuelto a una posición en línea con la de la Unión Europea sobre el Sáhara Occidental”. 

Pero esto no es cierto. España no ha cambiado un ápice su posición. Al contrario, su posición se ha inclinado claramente a favor de Marruecos. La reciente votación, el 14 de febrero de 2023, en el Congreso español, de una ley que concede la nacionalidad española a los saharauis nacidos en el Sáhara antes de su descolonización en 1976 significa que Argelia ha perdido la famosa carta del estatuto de refugiado para los saharauis de los campamentos de Tinduf controlados por el Polisario. Gracias a esta ley, todos estos “refugiados” se convierten en ciudadanos españoles que ya no necesitan vivir en tiendas de campaña en condiciones inhumanas. Hasta ahora, las autoridades argelinas no han reaccionado a la votación de esta ley, que sigue su camino legislativo al ser enviada a la comisión competente para la presentación de enmiendas y su examen en comisión antes de ser remitida al Senado. 

Puesto de control fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, ubicado en el Sáhara Occidental - AFP/FADEL SENNA
Puesto de control fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, ubicado en el Sáhara Occidental - AFP/FADEL SENNA

Además de este proyecto de ley que pretende conceder a los saharauis la nacionalidad española “por carta de naturaleza, aunque no residan en España”, el diario oficial del reino español publicó el 29 de agosto un decreto oficial en el que considera implícitamente la ciudad de El Aaiún, en el Sáhara Occidental, como una ciudad marroquí. ¿Lo ha tenido en cuenta Argel? Parece ser que no.  

La disputa con España ha sido una bofetada más a la diplomacia argelina. Una diplomacia que se ha vuelto a desplegar en los últimos días por las peregrinaciones de su jefe, Ahmed Attaf, que le llevaron de Túnez a Nuakchot pasando por Trípoli. En cierto modo, se trata de una gira por los países vecinos, con la excepción, claro está, de Marruecos. El ministro argelino de Asuntos Exteriores debía completar esta gira con su homólogo español, José Manuel Albares, no sólo para calentar las relaciones entre ambos países, sino también con vistas a reorientar la política de Argelia con sus vecinos.  

¿Es esto el preludio de un reposicionamiento en la cuestión saharaui, dada la presión cada vez mayor de Estados Unidos? Es difícil responder, dada la versatilidad e incoherencia de las posiciones del régimen argelino. La cancelación en el último minuto de la visita de José Manuel Albares es un ejemplo de ello. 

Más en Política
argelia sierra leona
Una intensa actividad al más alto nivel entre Argelia y Sierra Leona ha marcado recientemente un acercamiento entre los dos países, que Argel no deja de explotar para hacer volver a su redil a un país que no sólo reconoce la soberanía marroquí sobre el Sáhara, sino que la concreta con la apertura de un consulado en la ciudad de Dajla

Presión argelina sobre Sierra Leona para que dé marcha atrás en su reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara