La periodista y corresponsal María Senovilla analizó la última hora del conflicto ucraniano en los micrófonos del programa “De cara al mundo” de Onda Madrid

Los drones revolucionan el segundo aniversario de la guerra de Ucrania

Tras dos años de guerra, en la mayoría de las regiones que estuvieron ocupadas, los ucranianos no han podido volver a sus hogares, y los que han vuelto dependen de la ayuda humanitaria. Un asunto que fue tratado por la periodista y corresponsal María Senovilla en el programa “De cara al mundo” de Onda Madrid.   

María, dos años ya de la invasión rusa, ¿cuántos meses, de estos 24, has estado sobre el terreno? 

Lo llevo por días, no por meses. Este fin de semana alcanzo ya los 500 días acumulados contando sobre el terreno la guerra desde Ucrania. 

Acabas de volver del frente, has estado con una unidad de drones, cuéntanos, los drones ¿son uno de los grandes protagonistas de esta guerra? 

Los drones han sido la gran novedad de esta guerra, no los drones en sí, sino su uso para temas bélicos y, sobre todo, destacan todos los comandantes, todos los soldados que se dedican a trabajar con drones; lo más importante es que con un dron puedes salvar la vida de un soldado. Donde antes hacía falta un soldado para tareas de exploración o incluso para tareas de infantería y de sabotaje, ahora esa tarea se suple con un dron. 

No cuesta una vida y, además, una vida que tiene el añadido de que requiere una formación militar y una experiencia. Entonces, todos te dicen que con los drones se están salvando las vidas de sus compañeros. Ahora mismo es Rusia la que tendría la ventaja con el uso, con el manejo y, sobre todo, con el arsenal de drones. Ahora mismo es Rusia la que tiene el control del espacio aéreo y en torno a las contramedidas electrónicas.

Me decían que desde hacía unos meses se les estaba haciendo muy cuesta arriba trabajar porque, sobre todo, los drones más sencillos, los drones Mavic, no se pueden desactivar. Hablamos de una especie de radar que te permite localizar estos drones y perdían un gran número de vehículos no tripulados. 

En la posición en la que he estado trabajan con un dron Valkyria, bastante más caro, pero que tiene la posibilidad de poder desactivarse durante el vuelo. De esta manera no lo recuperan, lo vuelven a activar más tarde y el dron vuelve a casa. Al Ejército ucraniano es que parece que crecen los enanos. Si ya lo estaban pasando mal por esa falta de munición que siguen acosando de una manera agónica, ahora el tema de las contramedidas electrónicas rusas que se han multiplicado les dificulta mucho el trabajo con drones. 

María, ¿qué ha pasado en Adviidka? La retirada ucraniana ha sido más precipitada de lo esperado, mientras denuncia ejecuciones sumarias por parte de Rusia de los soldados que no pudieron salir a tiempo. 

Parece ser que las han visto por drones, de manera precisa, y, efectivamente, la retirada ha sido un tanto desordenada. Mi opinión es que tenían la intención de resistir hasta el aniversario y retirarse justo después, para que Rusia no se pudiera apuntar ese tanto, esa victoria simbólica, y que cuando se les ha agotado la artillería, cuando Rusia ha intensificado los ataques, además me contaban miembros de la brigada de asalto, que son los que estaban dentro de la ciudad, que Rusia en los últimos días intensificó los ataques, y les estaba atacando con todo, con bombas guiadas, con un racimo, con RPG, con todo lo que te puedas imaginar. Para responder a esa intensísima potencia de fuego por los ucranianos, tendrían que haber tenido un pequeño arsenal, que en esos momentos no tenían dentro de Adviidka. 

Mi teoría es que pensaban resistir una semana más para que, siquiera Rusia, hacerse con ese enclave antes del aniversario. Se han retirado de forma más precipitada de lo planeado. El caso es que se dice que podrían haberse quedado atrás hasta mil soldados ucranianos y a través de esos drones de observación, han podido ver, han podido filmar cómo las tropas rusas no han respetado los acuerdos de Ginebra para con los prisioneros de guerra y los han ejecutado.

Militares ucranianos apilan sacos de tierra para construir una fortificación no lejos de la ciudad de Avdiivka, en la región de Donetsk, en medio de la invasión rusa de Ucrania, el 17 de febrero de 2024 – PHOTO/Anatolii STEPANOV/AFP
Militares ucranianos apilan sacos de tierra para construir una fortificación no lejos de la ciudad de Avdiivka, en la región de Donetsk, en medio de la invasión rusa de Ucrania, el 17 de febrero de 2024 - PHOTO/Anatolii STEPANOV/AFP

No es la primera vez que lo hacen, y no es de sorprender. Además, siguen los bombardeos rusos. Estamos a pocas horas del aniversario. El otro día vi donde cayeron las bombas y fue demasiado cerca de donde te quedas a dormir donde además os han dejado sin agua potable en Kramatorsk. 

Sí, ha sido una semana bastante dura. Esta mañana, mientras me desplazaba de Kramatorsk, volvían a sonar las sirenas antiaéreas. O sea, que no parece que haya terminado la oleada de bombardeos previo al aniversario. Han atacado objetivos críticos, por así decirlo, infraestructuras críticas, como puede ser una planta potabilizadora de agua. Que, por cierto, es un objetivo totalmente civil, porque ahí no había soldados. Lanzaron misiles S-300. De paso, dañaban un montón de edificios residenciales que había enfrente, a los que reventaron todas las ventanas. Y, efectivamente, nos han dejado sin agua potable. El alcalde de Kramatorsk emitía ayer un comunicado diciendo que se ha insuflado en la red “agua técnica” que no sirve ni para beber, por supuesto, ni para cocinar, ni para lavarte los dientes, y decían que tampoco era recomendable ni siquiera para ducharse. Imagínate la situación que tenemos ahora mismo en esta ciudad. 

No ha sido el único bombardeo. Bloques de viviendas, sectores privados, que son casas bajas en las que ha habido muertos y heridos. Durante todo este día también, las sirenas antiaéreas han estado muy activas.

Puente sobre el río Dónetsk a su paso por el sur de Járkiv, totalmente destruido durante los primeros meses de la invasión rusa de Ucrania - PHOTO/MARÍA SENOVILLA
Puente sobre el río Dónetsk a su paso por el sur de Járkiv, totalmente destruido durante los primeros meses de la invasión rusa de Ucrania - PHOTO/MARÍA SENOVILLA

El presidente Volodimir Zelensky ha concedido una entrevista a la cadena norteamericana Fox en el frente de combate, prácticamente en la ciudad de Kupiánsk. ¿Qué ha dicho Zelensky? ¿Parece optimista a pesar de los problemas que está teniendo? 

Lo primero que ha dicho ha sido que la guerra no está en un callejón sin salida, algo que afirmaba el ya exjefe de las Fuerzas Armadas ucranianas, Valery Zaludny, cuando hace unos meses concedía otra entrevista también a un medio anglosajón, y aseguraba que en estos momentos la guerra contra Rusia se encontraba en un callejón sin salida. 

Zelensky ha querido salir al paso rápidamente. Ha dicho que no era así. Ha dicho que Ucrania todavía podía ganar la guerra y, además, recuperar todos los territorios que Rusia tiene ocupados en estos momentos. Eso sí, advertía, hace falta un empujón grande de los socios occidentales, porque están sin munición, porque Rusia ahora mismo controla los cielos. Esto es un claro guiño de Zelensky a esos F-16 que se rumorea que una parte ya están en Ucrania, pero que cuyos pilotos están aún en formación. 

La puesta en escena, además, es algo que hay que destacar. A escasos dos o tres kilómetros de las tropas rusas en la ciudad de Kupiánsk, montaban un set, un escenario casi apocalíptico, con dos sillas, una para el periodista y otra para el presidente. Y grababan ahí la entrevista mientras se escuchaban de fondo los duelos de artillería. Una declaración de intenciones, una puesta en escena, sobre todo, enfocada a esos socios occidentales, tanto a los países miembros de la Unión Europea como, por supuesto, a Estados Unidos, que tiene bloqueado aún un paquete de ayuda militar y económica valorado en más de 60.000 millones, que hacen mucha falta aquí en el frente de combate, porque en ese paquete va munición, va más armamento pesado, y va también ese dinero para pagar los sueldos a los soldados que ahora mismo están en el frente de combate. Hay algunas brigadas en las que está habiendo retrasos con los salarios, con las nóminas que les pagan a los soldados.

Esta fotografía tomada y publicada por el servicio de prensa presidencial de Ucrania el 4 de febrero de 2024 muestra al presidente Volodymyr Zelensky (C) posando para una fotografía con militares durante su visita a la región de Zaporizhzhia - AFP/ SERVICIO DE PRENSA PRESIDENCIAL DE UCRANIA
Esta fotografía tomada y publicada por el servicio de prensa presidencial de Ucrania el 4 de febrero de 2024 muestra al presidente Volodymyr Zelensky (C) posando para una fotografía con militares durante su visita a la región de Zaporizhzhia - AFP/ SERVICIO DE PRENSA PRESIDENCIAL DE UCRANIA

Por último, María, me comentabas que en tu visita al comandante al frente de esa unidad de drones, uno de los que estaba a cargo de la unidad se había formado en España, ¿no? 

Así es, el comandante de esta posición de drones de la Brigada 22, fue uno de esos soldados ucranianos que el año pasado viajó a España para recibir instrucción y estuvo precisamente en Segovia. Me ha estado enseñando fotos de los lugares que ha comentado Pedro, donde puede que le enseñaran precisamente el manejo de este tipo de vehículos, porque lo que estoy viendo yo estos días, bueno, estos días y estos meses de atrás, en las trincheras de Ucrania, es que los soldados ucranianos cada vez son más polivalentes, cada vez han pasado por más disciplinas, además de estos, por ejemplo, que manejaban drones, uno de ellos venía antes de artillería, el que te digo que estuvo en Segovia, probablemente le hayan enseñado el manejo de estos vehículos acorazados. Cada vez van adquiriendo una formación más polivalente.