El Ejéricto iraquí expulsa al Daesh de Tikrit.; los militares españoles forman a los iraquíes

Carlos Penedo
Artículo publicado originalmente en Estrella Digital
Pie de foto: Brigada del ejército iraquí. | MDE.ES
 
Las fuerzas gubernamentales iraquíes han entrado este miércoles en el centro de la localidad de Tikrit y han anunciado su "liberación", tras diez días de ofensiva para intentar expulsar a los milicianos del grupo yihadista Daesh.
 
Marwan al Yabara, un portavoz tribal de la provincia, ha asegurado en declaraciones a la cadena de televisión emiratí Al Arabiya que las fuerzas iraquíes han alcanzado el centro de la ciudad tras unos enfrentamientos que se han saldado con la muerte de "decenas" de milicianos.
 
Por su parte, el jeque Akram al Kaabi, secretario general del Movimiento Nojaba, una facción de las Fuerzas Voluntarias, ha confirmado la liberación de la ciudad, recalcando que "está completamente bajo control de las fuerzas de seguridad", tal y como ha recogido el portal de noticias Iraqi News.
 
El grupo terrorista había enviado refuerzos a Tikrit desde otras partes de su autoproclamado califato más al norte, donde fue atacado este lunes por las fuerzas kurdas en torno a la ciudad de Kirkuk.
La batalla por Tikrit, de mayoría suní, es crucial para las fuerzas iraquíes en su avance hacia Mósul, la segunda ciudad más grande del país y uno de los bastiones del Daesh en el país.
 
España adiestra ya al ejército iraquí
Por su parte, el contingente militar española, compuesto por 340 personas, se encuentra ya instalado y comenzando sus labores de formación de las fuerzas armadas locales.
 
España, bajo el mando del coronel Julio Salom, tiene actualmente 250 militares desplegados en la coalición internacional para la lucha contra el Daesh que permanecerán seis meses en Irak. Junto a ellos se encuentran trabajando en tareas de apoyo al despliegue 70 militares del Mando de Ingenieros y 19 de la Fuerza Logística Operativa.
 
De los 250, hay siete mandos en el Cuartel General de Kuwait, dos en el Cuartel General terrestre de Bagdad, dos en el Cuartel General de Operaciones Especiales en Bagdad,  30 militares del Mando de Operaciones Especiales en la Unidad de Adiestramiento de Operaciones Especiales en la capital, 204 militares de la Brigada de la Legión como Unidad de Adiestramiento y Fuerza de Protección. A ellos, se les unen cinco militares del Ejército del Aire como equipo de control aerotáctico.
 
España lidera el Building Partner Capability (BPC) de Besmayah, a 30 kilómetros de Bagdad, uno de los cuatro centros de estas características desplegados por la coalición en Irak. Los otros tres están liderados por Alemania (en Erbil), Australia (Taji) y Estados Unidos (Al Asad).
 
El cometido principal de estos BPC es adiestrar a 12 brigadas iraquíes que se incorporarán a las unidades actualmente desplegadas en las operaciones contra el Daesh. Cada BPC debe adiestrar tres brigadas en ciclos de adiestramiento de siete u ocho semanas cada uno.
 
La unidad de operaciones especiales ya está enseñando a los iraquíes en cursos de francotirador, comando, selección y comunicaciones. El 7 de marzo el BPC de Besmayah alcanzó su capacidad operativa plena y lidera la formación, labor que hasta ahora compartía con Estados Unidos.
 
Seis semanas de formación
La Brigada 75 del Ejército iraquí, la primera unidad instruida con la colaboración de los legionarios españoles que llegaron al país árabe hace más de un mes, ha completado ya su adiestramiento, por lo que el millar de militares que la conforman partirán en breve a la localidad de Kirkuk (en el norte) para entrar en combate contra los terroristas del Estado Islámico.
 
El entrenamiento de esta brigada, en la que han participado instructores españoles y estadounidenses, ha durado seis semanas y en ese tiempo los militares iraquíes han aprendido sobre técnicas de combate, conducción y mantenimiento de vehículos especiales, procedimientos contra artefactos explosivos improvisados (IED), primeros auxilios o instrucción de armas pesadas (morteros).
 
El 'acto de graduación' de los militares iraquíes, como lo denominaron ellos mismos, tuvo lugar a finales de la semana pasada y estuvo presidido por el general iraquí Sabah, jefe de la 16 División, que es la que está asignada para el entrenamiento en la base iraquí de Besmayah, donde está desplegado el grueso del contingente español.
 
Entre otras autoridades iraquíes y estadounidenses, al acto asistió también el coronel Julio Salom, jefe del destacamento español, acompañado de un grupo de adiestradores de la Legión que hasta ese día han colaborado en el entrenamiento de la Brigada 75.
 
El liderazgo del adiestramiento de esta brigada ha sido ejercido por los militares estadounidenses de la unidad conocida como 'The Panthers'. A partir del próximo sábado, 14 de marzo, se iniciará el entrenamiento de la Brigada 92 iraquí, esta vez liderado por España, con equipos conjuntos hispano-estadounidenses de adiestradores, al frente de los cuales estará el teniente coronel Francisco Javier Bartolomé, destinado en la Bandera del Cuartel General de La Legión en Almería.
 
Precisamente la base militar de Besmayah recibió el pasado fin de semana la visita del ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien agradeció a los militares españoles su "profesionalidad y entrega" en esta misión.
 
La de Irak es la misión más importante que han estrenado las Fuerzas Armadas españolas este año en lo que a número de efectivos se refiere: en total, son más de 300 los militares españoles los que forman la misión de entrenamiento y asesoramiento al Ejército iraquí, dentro de la coalición internacional de lucha contra el Estado Islámico. Este contingente tiene el encargo de formar unidades convencionales y de operaciones especiales, además de desactivación de IED.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel