Con su gira regional, Blinken no solo busca evitar que el conflicto se expanda, sino también trazar un camino político para Gaza una vez que finalice la guerra entre Israel y Hamás

Estados Unidos comienza a diseñar el futuro de Gaza tras la guerra junto con los líderes de Oriente Medio

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reúne con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, en al-Ula para abordar la guerra en Gaza - EVELYN HOCKSTEIN / POOL / AFP
photo_camera El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reúne con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, en al-Ula para abordar la guerra en Gaza - EVELYN HOCKSTEIN / POOL / AFP

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha vuelto a Oriente Medio en su cuarto viaje por la región desde el comienzo de la guerra entre Israel y Hamás con el fin de rebajar tensiones a medida que crecen los temores de que el conflicto en Gaza se expanda. 

  1. Los líderes de Oriente Medio, “decididos” a evitar que se extienda la guerra
  2. La normalización entre Israel y Arabia Saudí sigue encima de la mesa
  3. Los líderes regionales piden a Blinken que presione para un alto el fuego
  4. Blinken destaca que las amenazas de los hutíes es una cuestión de “preocupación mundial”

Arabia Saudí ha sido una de las visitas clave dentro de este viaje antes de trasladarse a Israel. En el Reino, Blinken se ha reunido con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, en la turística ciudad de Al Ula. 

Arabia Saudí es uno de los países de la región, junto con otros como Turquía, Jordania, Emiratos Árabes Unidos o Qatar, que están dispuestos a participar y contribuir en Gaza el día después de la guerra. En este sentido, el apoyo financiero de Riad como de Abu Dabi podría ser clave para lograr cualquier plan. 

A pesar de ciertas declaraciones por parte de algunos políticos de extrema derecha israelíes sobre el desplazamiento de palestinos de la Franja de Gaza, Blinken ha expresado su rechazo a este plan. “Los civiles palestinos deben poder regresar a sus hogares tan pronto como las condiciones lo permitan. No deben ser presionados para que abandonen Gaza”, declaró el jefe de la diplomacia estadounidense durante una rueda de presa en Qatar, otra parada de su viaje regional. 

También el propio presidente israelí, Isaac Herzog, aseguró que el desplazamiento masivo de palestinos en Gaza “no era en absoluto la posición del gobierno israelí”

Los líderes de Oriente Medio, “decididos” a evitar que se extienda la guerra

Blinken se ha mostrado optimista y satisfecho tras su reunión con el príncipe heredero saudí y con otros mandatarios regionales, asegurando que en todos los lugares encontró líderes “decididos” a evitar que se extienda el conflicto y “haciendo todo lo posible para disuadir una escalada y evitar una ampliación de la guerra”

Además de Qatar y Arabia Saudí, Blinken también ha visitado Turquía, Creta, Grecia, Jordania, Emiratos Árabes Unidos. Tras visitar Israel se trasladará a Cisjordania y Egipto, donde finalizará su viaje regional.

Blinken llegará a El Cairo poco después de la visita de una delegación de seguridad israelí a la capital egipcia para negociar la liberación de los rehenes. Según el medio catarí Al-Arabi Al-Jadid, los israelíes llegaron este lunes con el fin de reanudar las conversaciones después de que fuesen suspendidas por orden de Hamás tras el asesinato del número dos de la organización, Saleh al-Arouri, en Beirut. 

Los líderes de las naciones que ha visitado Blinken en los últimos días “acordaron trabajar juntos y coordinar esfuerzos para ayudar a que Gaza se estabilice y recupere”, según reconoció el propio secretario de Estado de acuerdo con AP. Con esta gira regional, Washington no solo busca evitar que el conflicto se expanda, sino también trazar un camino político para Gaza una vez que finalice la guerra

La normalización entre Israel y Arabia Saudí sigue encima de la mesa

Sin embargo, cualquier escenario para Gaza tras la guerra debe ser aprobado por el Gobierno de Israel, que sigue oponiéndose a la solución de dos Estados, una propuesta que ha perdido apoyos en el ámbito político israelí desde el 7 de octubre, incluso dentro de la oposición. 

La solución de dos Estados es también un requisito indispensable para Riad antes de normalizar relaciones con Israel, uno de los principales objetivos de política exterior de Washington. En este sentido, Blinken señaló que Mohamed bin Salman sigue interesado en un acuerdo con Israel “pero requerirá que el conflicto en Gaza termine, y también requerirá claramente que haya un camino práctico hacia un Estado palestino”. 

Los líderes regionales piden a Blinken que presione para un alto el fuego

La visita regional de Blinken ha arrancado este fin de semana en Turquía, donde se ha reunido con altos funcionarios turcos, así como con el presidente Recep Tayyip Erdogan. Ankara fue una parada clave en el viaje de Blinken por Oriente Medio debido a la influencia que tiene Erdogan para evitar que el conflicto se extienda.

Turquía ha acogido durante años a altos cargos de Hamás, grupo islamista con quien Erdogan mantiene estrechas relaciones. Durante la actual guerra el líder turco ha empleado muy tono muy duro contra Israel -llegando incluso a comparar al primer ministro Benjamin Netanyahu con Adolf Hitler-, alejando de nuevo posturas con Jerusalén tras numerosos esfuerzos por reconciliarse después de años de enfrentamientos.

Durante su reunión con Erdogan, Blinken resaltó la necesidad de evitar que el conflicto se extienda, asegurar la liberación de los rehenes, ampliar la asistencia humanitaria y reducir las víctimas civiles. Asimismo, se habló sobre el papel que Turquía puede desempeñar en el día después de la guerra en Gaza.

Erdogan, al igual que otros líderes regionales en Doha o Ammán, han pedido al jefe de la diplomacia estadounidense que presione a Israel para que acepte un alto el fuego, a pesar de que ha sido Hamás y otros grupos armados de Gaza como la Yihad Islámica Palestina los que han rechazado las últimas propuestas de tregua.

Blinken destaca que las amenazas de los hutíes es una cuestión de “preocupación mundial”

Sin embargo, la guerra en Gaza no ha sido el único punto que ha tratado Blinken durante su viaje. Además de la ofensiva israelí en el clave palestino y las acciones de Hamás, los ataques de Hezbolá y los hutíes -ambos respaldados por Irán- son otros aspectos que amenazan la seguridad en la región. Además, en el caso de los hutíes, ponen en riesgo el comercio internacional.

Tal y como señaló Blinken en Doha, no es solo una cuestión regional, “sino una cuestión de preocupación mundial", en referencia a los rebeldes hutíes de Yemen y sus ataques contra buques mercantes en el mar Rojo.

Las acciones desestabilizadoras de los hutíes están afectando al comercio internacional y a los intereses de más de 40 países. Asimismo, Blinken recordó que sus ataques y amenazas han provocado la interrupción o el desvío de casi el 20 % del transporte marítimo mundial.

“Estos ataques de los hutíes están perjudicando a personas de todo el mundo, sobre todo a los pobres y a las poblaciones vulnerables, incluido en Yemen y Gaza", aseguró Blinken, quien aprovechó para defender la reciente alianza naval internacional liderada por Estados Unidos en el mar Rojo. 

Más en Política