Washington quiere garantizar la seguridad argelina a cambio de restablecer sus relaciones con Rabat

Estados Unidos presiona a Argelia para que normalice las relaciones con Marruecos

PHOTO/FILE - Frontera entre Marruecos y Argelia
photo_camera PHOTO/FILE - Frontera entre Marruecos y Argelia

Marruecos podría tener cerca una nueva oportunidad para afianzar su liderazgo regional con la ayuda que podría brindarle Estados Unidos. Desde Maghreb Intelligence apuntan a una posible presión desde Washington para que Argelia vuelva al camino diplomático con el reino alauí. El objetivo es que la paz vuelva a reinar en el norte de África y se pueda establecer una red de relaciones provechosas para todas las partes, alejadas desde la ruptura entre Rabat y Argel en verano del año 2021.

Lo que no parece tan sencillo es abordar el tema del Sáhara en un estadio tan tempranero de este movimiento orquestado desde la Casa Blanca. Si bien es cierto que es una de las tareas marcadas en rojo por los estadounidenses, primero quieren volver a encauzar lo que precisamente la causa saharaui separó. Por ello, Estados Unidos trabaja para convencer a Argelia a través del garante de la seguridad, precisamente en un contexto hostil para los de Abdelmajdid Tebboune.

Presidente de Argelia, Abdelmajdid Tebboune
Presidente de Argelia, Abdelmajdid Tebboune

El subsecretario adjunto de Estado de Estados Unidos, Joshua Harris viajó el pasado miércoles a Argelia en una visita motivada por “el conflicto en el Sáhara Occidental”. Sin embargo, el mencionado medio asegura que la intención no iría por ese camino y estaría realmente centrada en “persuadir a Argelia” para que reconsidere su postura en cuanto a la crisis diplomática que atraviesa desde hace más de dos años con Marruecos.

La idea de Washington es ofrecer seguridad a Argel en un momento complicado para la administración de Tebboune. Israel, Marruecos e incluso Emiratos Árabes Unidos representan una amenaza para la posición de Argelia, y es en ese contexto en el que Estados Unidos puede ofrecer garantías de que ninguno de estos – todos estrechos aliados del país presidido por Joe Biden – atentaría contra la estabilidad de su país. De esta forma, Washington estaría dando un giro doblemente beneficioso para su posición en la región.

PHOTO/AP - Banderas de Marruecos y Estados Unidos
PHOTO/AP - Banderas de Marruecos y Estados Unidos

Además de lograr traer estabilidad para el propio norte de África, se impondría como la bisagra que hace posible la convivencia de todos estos países. Esto supondría contrarrestar la influencia que ha ido ganando China como país mediador en territorios complicados, como fue su papel en la normalización de relaciones diplomáticas entre Arabia Saudí e Irán. Ahora, es Estados Unidos quien puede dar un golpe sobre la mesa clave en la situación del Magreb.

Lo que piden desde el otro lado del Atlántico es que Argelia deje de lado “la radicalidad de su política antimarroquí”, y aceptar un retorno paulatino a las relaciones bilaterales con Marruecos, según las fuentes consultadas por Maghreb Intelligence. Temen que una posible escalada de la tensión ponga en riesgo la región y pueda traer más enfrentamientos. Estados Unidos valora enormemente su asociación con Marruecos y no está dispuesto a alargar en el tiempo una situación de crisis que puede poner en jaque sus planes a largo plazo en la región.

PHOTO/AFP/SAUL LOEB - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (Derecha), y el presidente de China, Xi Jinping (Izquierda), se reúnen al margen de la Cumbre del G20 en Nusa Dua, en la isla turística indonesia de Bali, el 14 de noviembre de 2022
PHOTO/AFP/SAUL LOEB - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (Derecha), y el presidente de China, Xi Jinping (Izquierda), se reúnen al margen de la Cumbre del G20 en Nusa Dua, en la isla turística indonesia de Bali, el 14 de noviembre de 2022

Existe el miedo en el seno de la Casa Blanca de que China y Rusia puedan ganar influencia en el norte de África. Sus últimos pasos en Oriente Medio han puesto sobre aviso a Washington que no quiere perder uno de sus emplazamientos con mayor influencia. Todo lo que fue consiguiendo gracias a los Acuerdos de Abraham – cuando profundizó en las relaciones con todos los firmantes que reconocieron a Israel como Estado – se encuentra en riesgo debido, en buena medida, a las tensiones que dividen el norte del continente. De ahí que la prioridad estadounidense pase por reconducir lo que muchos aún ven muy lejano como es el restablecimiento de las relaciones entre Marruecos y Argelia.

Más en Política