Biden anunció este viernes, junto con la presidenta de la Comisión Europea, su compromiso a aumentar las exportaciones de gas licuado

Estados Unidos se compromete a aumentar las exportaciones de gas licuado a Europa

photo_camera AP/EVAN VUCCI - El presidente Joe Biden en rueda de prensa

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha comprometido este viernes ante la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a enviar más gas natural licuado a la Unión Europea para reducir la dependencia del continente de Rusia.  

El presidente estadunidense explicó durante una rueda de prensa conjunta con la presidenta de la Comisión que habían “acordado un plan de juego conjunto hacia ese objetivo mientras aceleramos nuestro progreso hacia un futuro seguro de energía limpia”. Biden también dijo que "esta iniciativa se centra en dos cuestiones fundamentales, una ayudar a Europa a reducir su dependencia del gas ruso lo más rápido posible y, en segundo lugar, reducir la demanda de gas de Europa en general".  

Bruselas también ha recordado que se está desarrollando un marco regulatorio para la seguridad del suministro energético y su suministro, Von der Leyen dijo que “la Comisión Europea ha propuesto un reglamento para garantizar que el almacenamiento sea del 90% de su capacidad antes del 1 de noviembre de cada año, con disposiciones específicas de incorporación paulatina para 2022”

AFP/JHON THYS  -   La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen

Según ha informado la agencia de noticias Europa Press, la Comisión también se ha comprometido a “adquirir 50.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado estadounidense de aquí al 2030”.  Durante el comunicado conjunto, tanto la UE como los EE. UU. se han comprometido a reducir los gases de efecto invernadero producidos por el gas natural y del suministrado a través de gaseoductos. Para ello, se reducirán las emisiones de metanos y se construirán nuevas infraestructuras de hidrógenos. 

Esta medida de enviar gas licuado llega una semana después de que EEUU anunciara un aumento de las exportaciones de gas natural a Europa y a sus aliados. El gas saldría de dos de las mayores terminales del país norteamericano situadas en Luisiana y Texas. Esta autorización concedida por el presidente estadounidense ha flexibilizado las normas vigentes del país y permitirá a las dos terminales exportar unos 20,4 millones de metros cúbicos de gas licuado al día, informó la agencia EFE. 

La agencia también explicaba que “todas las terminales tienen permiso del Gobierno estadounidense para operar a máxima capacidad y exportar todo el gas licuado que tengan disponible”, y subrayó que Estados Unidos es el actual líder del mundo en producción de gas licuado. 

REUTERS/GARY CAMERON - Líneas de transferencia en la terminal de gas natural licuado (GNL)

A pesar de los esfuerzos de la UE y EEUU para terminar con la dependencia del gas ruso, estas medidas no son suficientes para acabar con ella a corto plazo. Según un artículo del New York Times publicado en la madrugada del viernes, Estados Unidos ya está exportando el máximo de su producción de gas líquido, y la construcción de mecanismos que lleven el gas directamente a Europa tardaría de dos a cinco años en estar listo.  

El ex asesor de energía, Robert McNally, explicó en el periódico estadounidense que “en corto plazo, realmente no hay buenas opciones, aparte de rogar a uno o dos compradores asiáticos que renuncien a su buque cisterna de GNL por Europa”. Sin embargo, dijo que una vez que se construyan estas terminales de gas, el país norteamericano podría ayudar a Europa a terminar su dependencia con Rusia.  

Además, existe el problema del transporte. Al contrario de lo que ocurre con el petróleo, el gas líquido no puede transportarse tan fácilmente. Este debe enfriarse, a través de un proceso bastante caro, en las terminales de exportación. Luego, el gas debe verterse en camiones cisterna especializados. Una vez que los barcos llegan a su destino, comienza de nuevo el proceso, pero a la inversa, según explicó The New York Times.  

A pesar de estas complicaciones, estas medidas son un primer paso para que Europa deje de depender del gas ruso

Coordinador de América: José Antonio Sierra. 

Más en Política