Para entender el ascenso de los hutíes, primero es importante exponer la turbulenta historia de Yemen

Los hutíes: cuatro claves sobre la milicia yemení

AFP/MOHAMMED HUWAIS - miembros de la Policía Militar de los hutíes yemeníes apoyados por Irán desfilan por las calles de Saná.
photo_camera Miembros de la Policía Militar de los hutíes yemeníes apoyados por Irán desfilan por las calles de Saná - AFP/MOHAMMED HUWAIS
Los hutíes, también conocidos como Ansar Allah (o “partidarios de Dios”), son un grupo miliciano violento que actualmente ejerce el control de facto de gran parte del norte de Yemen. Formado en la década de 1990, el grupo recibió el nombre de su fundador, Hussein Badreddin al-Houthi, y siguen la rama zaidí del islam chií, que representa el 20-30% de la población de Yemen.
  1. 1. ¿Por qué se formaron los hutíes?
  2. 2. ¿Cómo ganaron poder los hutíes?
  3. 3. ¿Cuál es su influencia regional?
  4. 4. ¿Controlan el acceso al Mar Rojo?

Los líderes del grupo proceden de la tribu Huti, que forma parte de una de las tres principales confederaciones tribales de Yemen: los Hashid, los Madhaj y los Bakil. Los hutíes forman parte de la confederación bakil, el mayor grupo tribal del país. Mientras el Reino Unido y Estados Unidos lanzan ataques militares contra el grupo yemení, tras una serie de ataques de la milicia respaldada por Irán contra la navegación en el Mar Rojo, estas son las cuatro cosas que debe saber sobre ellos.

1. ¿Por qué se formaron los hutíes?

Para entender el ascenso de los hutíes, primero es importante exponer la turbulenta historia de Yemen.

Yemen ha luchado por construir un Estado unificado y eficaz pero ha estado plagado de instituciones débiles, nacionalismo débil, insurgencia y secesionismo desde su formación en 1990. La zona que hoy comprende Yemen estuvo dividida en dos territorios, norte y sur, desde el siglo XIX hasta 1990. Tras el colapso del imperio otomano, Yemen del Norte se independizó en 1918. El sur de Yemen estuvo bajo control británico hasta 1967. La República Democrática Popular de Yemen (Yemen del Sur) fue independiente de 1967 a 1990. Ambas se unificaron en 1990.

Las identidades tribales siguen siendo fuertes, sobre todo en el norte, y muchos grupos diferentes han ostentado el poder. Los chiíes zaydíes han luchado por el control del territorio que hoy conocemos como Yemen durante miles de años, con cierto éxito, y bajo los hutíes, controlan partes del norte de Yemen.

Si avanzamos rápidamente hasta la era moderna, Yemen se ha enfrentado a constantes conflictos y al fracaso del Estado. El norte estuvo gobernado desde 1978 por el expresidente yemení Ali Abdullah Saleh (un dictador que forma parte de otro grupo tribal), que luego asumió la presidencia de un Yemen recién unificado en 1990. Los familiares de Saleh controlaban partes fundamentales del ejército y la economía, y la corrupción era generalizada.

Surgieron tensiones debido a que la inmensa mayoría de los recursos de Yemen iban a parar a Saná, la capital de Yemen del Norte, y en particular al clan Sanhan de Saleh, que forma parte de la federación Hashid. Aunque el gobierno central consiguió mantener unido al país (Saleh afirmó que gobernar Yemen era como “bailar sobre las cabezas de las serpientes”) después de que el sur intentara separarse en 1994, había muchos grupos que se quejaban del gobierno dirigido por Saleh.

El grupo más notable que desafió al gobierno central de Yemen fueron los hutíes. Además de soportar décadas de marginación política, abandono, exclusión económica y, en ocasiones, terror por parte del gobierno central, los Houthis estaban preocupados por la creciente influencia saudí en el país y, en particular, por el creciente poder del salafismo y el wahabismo (doctrinas religiosas saudíes importadas).

Pero el punto de inflexión para el movimiento Huti fue probablemente la invasión estadounidense de Irak en 2003. Influidos por el éxito de los militantes libaneses de Hezbolá a la hora de repeler a las fuerzas occidentales, los hutíes se inspiraron y obtuvieron el apoyo del grupo libanés, así como de Irán, aunque sus responsables niegan su conexión.

2. ¿Cómo ganaron poder los hutíes?

Para hacer frente al creciente poder de los hutíes, Saleh lanzó una campaña militar en 2003, con la ayuda de Arabia Saudí. Aunque las fuerzas de Saleh consiguieron matar al líder huti, Hussein al-Houthi, en 2004, los hutíes plantaron cara a Saleh y al ejército saudí a pesar de los miles de millones de dólares gastados por este último.

De hecho, los hutíes demostraron ser una fuerza formidable con la que los saudíes tenían que enfrentarse, atreviéndose a cruzar a Arabia Saudí en 2009 y obligando al reino a desplegar su ejército para hacer frente a la creciente amenaza hutí.

Desde el estallido de la revolución yemení en 2011, los hutíes lucharon por expulsar a Saleh del poder, para más tarde unir sus fuerzas con Saleh en 2015. Cuando su alianza se desmoronó, fueron los hutíes quienes se impusieron, y el grupo rebelde mató a Saleh en diciembre de 2017.

Los hutíes también han sido una fuerza importante en la actual guerra civil yemení (que comenzó en 2014), que ha causado unos 377 000 muertos, muchos de ellos civiles. Aunque es el gobierno del sur el que está reconocido internacionalmente, los hutíes se han apoderado de gran parte del norte de Yemen, desde que irrumpieron en Saná en 2014. Controlan el puerto clave de Hudeidah, que genera hasta 1 000 millones de dólares estadounidenses en ingresos para el gobierno huti.

Un mapa de Yemen.
Un mapa de Yemen. Matthew Nichols1/Shutterstock

3. ¿Cuál es su influencia regional?

En la actualidad, los hutíes cuentan con una estimación de 20 000 combatientes. Desde la muerte de al-Houthi, el movimiento está dirigido principalmente por su hermano, Abdul-Malik al-Houthi, quien ha declarado que no dudará en atacar a Estados Unidos y sus aliados.

Desde que comenzó la guerra en Gaza en octubre, los hutíes han intentado sacar provecho del conflicto para profundizar en su perfil internacional y como muestra de un poder que podría hacerles ganar más influencia negociadora. Alegando solidaridad con el pueblo palestino, iniciaron una serie de ataques contra barcos comerciales en el Mar Rojo, cuyo estrecho extremo está dominado por Yemen.

El ataque más descarado tuvo lugar el 19 de noviembre de 2023, cuando los militantes utilizaron un helicóptero para secuestrar a la tripulación de un portavehículos que estaba vinculado a un hombre de negocios israelí.

4. ¿Controlan el acceso al Mar Rojo?

Aunque la mayoría de los ataques de los hutíes en el Mar Rojo no han tenido éxito, han obligado a miles de barcos a evitar la ruta y desviarse por Sudáfrica, lo que supone un aumento de costes y tiempo significativo.

En represalia por las docenas de ataques en el Mar Rojo, los Estados Unidos y el Reino Unido han respondido con su mayor ataque contra los hutíes desde 2016, cuando los Estados Unidos atacaron tres bases hutíes con misiles de crucero después de que estos dispararan contra la marina estadounidense y los buques comerciales. Esto supuso un cese temporal de los ataques yemeníes. Pero ahora, con los hutíes seguros de haber salido victoriosos contra los saudíes y Occidente en Yemen, los rebeldes parecen más ansiosos que nunca por enfrentarse cara a cara a Estados Unidos.The Conversation

Natasha Lindstaedt, Professor, Department of Government, University of Essex

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Más en Política
Albin Kurti - PHOTO/FILE
La ONG Transparencia Internacional ha publicado su Índice de Percepción de la Corrupción 2023. Con una puntuación de 43, Kosovo es el país balcánico que mejor progresa. Esta dinámica ilustra la política del primer ministro kosovar, Albin Kurti, que se ha comprometido a adoptar un enfoque proactivo frente a la corrupción

La corrupción disminuye en Kosovo