La monarca nombró a 15 primeros ministros y vio gobernar a 14, con algunos de los cuales mantuvo tensas relaciones

Isabel II: el amanecer de una nueva era isabelina

photo_camera AFP/BUCKINGHAM PALACE - La reina Isabel II durante su alocución a Reino Unido y los miembros de la Commonwealth en mitad de la crisis de la COVID-19, Castillo de Windsor (Londres), 5 de abril de 2020

La reina Isabel II (Elizabeth Alexandra Mary Windsor, 1926-2022) se ha convertido en un icono para varias generaciones siendo, sin duda, la monarca m√°s longeva de la historia de Reino Unido tras 70 a√Īos de reinado, superando as√≠ el periodo de Elizabeth, apodada como la Reina Virgen, cuya estancia en el trono se extendi√≥ durante 45 a√Īos al frente de Inglaterra. Su sobrino Jacobo I, hijo de Mar√≠a de Estuardo, se convertir√≠a en el primer rey en gobernar Inglaterra y Escocia unidas, y la reina Victoria, que rein√≥ en Reino Unido, ostent√≥ el cargo de monarca durante 63 a√Īos.  

Una reina naciente 

La entonces princesa pasar√≠a sus √ļltimos d√≠as de recreo en Nairobi, Kenia, donde se encontraba de visita en febrero de 1952. Regresar√≠a a Inglaterra convertida en reina tras la muerte inesperada de su padre, Jorge VI. Su coronaci√≥n se produjo en junio de 1953, durante un d√≠a de lluvias torrenciales en el que cerca de 3 millones de brit√°nicos corearon en las calles ‚Äú¬°Dios salve a la Reina!‚ÄĚ, mostr√°ndole as√≠ su apoyo a Su Majestad. 

Desde entonces, la Reina soporto un peso ‚Äďadem√°s del de la corona de m√°s de 2 kilogramos‚Äď que desde su infancia le parec√≠a remoto, pues no le correspond√≠a reinar a tan precoz edad. ¬ŅPor qu√© se apresur√≥ su reinado? 

En primer lugar, el leg√≠timo sucesor al trono era su t√≠o Eduardo III, David, quien deb√≠a gobernar el pa√≠s como sucesor de Jorge V, abuelo de Isabel II. Este se enamor√≥ de una doblemente divorciada estadounidense, Wallis Simpson, lo que se consider√≥ inaceptable por motivos pol√≠ticos y religiosos en aquel momento, y le condujo a la abdicaci√≥n al trono. 

El padre de Isabel II, Duque de York, se convirti√≥ entonces en el rey Jorge VI, conocido como el ‚ÄėRey Tartamudo‚Äô. Su coronaci√≥n dio a Elizabeth un anticipo de lo que le esperaba. 

Jorge VI fue un elemento clave para el pueblo brit√°nico durante la II Guerra Mundial, etapa en la que la princesa se alist√≥ en el Servicio Territorial Auxiliar (ATS) donde ejerci√≥ como mec√°nica del Ej√©rcito y se neg√≥ a abandonar el pa√≠s. 

Durante la postguerra, la escasez de alimentos era cotidiana y el pa√≠s se enfrentaba, adem√°s de a la hambruna, a la reconstrucci√≥n del mismo. Los √°nimos de los ingleses estaban deca√≠dos. Adem√°s, en esos a√Īos, la guerra entre Argentina y Reino Unido por la dominaci√≥n de las islas Malvinas fue otro lastre que el pueblo no encaj√≥ bien, pues no estaban preparados para afrontar otra contienda. Los est√≥magos continuaban vac√≠os. 

En aquel tiempo, Isabel, que a√ļn viv√≠a en su burbuja real, ya estaba enamorada del que ser√≠a su futuro marido, el pr√≠ncipe Felipe. No obstante, la Reina encontr√≥ innumerables obst√°culos para contraer matrimonio con √©l debido, entre otros motivos, a su ascendencia extranjera y los v√≠nculos pol√≠ticos que sobrevolaban sobre su posible apoyo al bando nazi. Finalmente, ambos contrajeron matrimonio en 1947. Convertido en Duque de Edimburgo, Felipe, sigui√≥ prestando servicio como oficial de la marina en activo. Aquellos fueron momentos que ambos compartieron, como el viaje de reci√©n casados a Malta. 

La apresurada muerte de Jorge VI, que falleci√≥ de c√°ncer, supuso un punto y final a la vida de ensue√Īo de Isabel II. A sus 25 a√Īos, la ascensi√≥n de la Reina al trono se convirti√≥ en un nuevo resurgir para el Reino Unido. Un soplo de aire fresco llegaba al palacio de Buckingham. Isabel II representaba el amanecer de una nueva era isabelina. 

Isabel II Felipe de Edimburgo
Su Majestad la Reina 

Tras su coronaci√≥n, Isabel II pasar√≠a a ser ‚Äďpor la Gracia de Dios‚Äď reina del Reino Unido, Gran Breta√Īa e Irlanda del Norte, de sus otros reinos y territorios, as√≠ como jefa de la Mancomunidad de Naciones ‚ÄďCommonwealth‚Äď y defensora de la fe (anglicana). Con el transcurso de los a√Īos, la Reina reconocer√≠a que, ‚Äúmi padre muri√≥ demasiado joven, as√≠ que todo fue una especie de toma repentina y de hacer el mejor trabajo posible‚ÄĚ. 

Durante su reinado, la monarca nombr√≥ a 14 primeros ministros, vio gobernar a 14, y 13 presidentes de Estados Unidos, entre ellos la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca como el primer presidente negro en la historia del pa√≠s; la ca√≠da de la URSS y la sucesi√≥n de 3 papas cat√≥licos. 

Adem√°s, fue la primera monarca reinante en visitar Australia y Nueva Zelanda, donde obtuvo una espectacular acogida por parte de la poblaci√≥n. No obstante, durante la d√©cada de los 50, Reino Unido fue perdiendo peso entre sus colonias. Muchas de ellas de independizaron y en 1956 el reino mostr√≥ su debilidad tras la debacle del Canal de Suez. Fue entonces cuando la Commonwealth perdi√≥ poder y pas√≥ a convertirse un mero halo representativo, la marca de Reino Unido. 

Ese mismo a√Īo, la Reina fue objeto de un ataque personal por parte del escritor Lord Altrincham, quien acus√≥ a su majestad de ser incapaz de pronunciar un simple discurso sin un texto escrito. Desde entonces Isabel II pronunciar√≠a sus discursos de memoria. 

Fueron a√Īos dif√≠ciles en los que Isabel II se encontr√≥ envuelta en los problemas de gobierno y la falta de consenso, llegando a ser ella misma quien nombrara a los primeros ministros. Una tradici√≥n que finaliz√≥ al t√©rmino de la d√©cada. 

En los 60, por otro lado, la Familia Real adopt√≥ un tono m√°s cercano al pueblo brit√°nico. La Reina mostr√≥ un ensamble menos formal y m√°s accesible. De hecho, la cadena de noticias brit√°nica BBC realiz√≥ un documental titulado ‚ÄėThe Royal Family‚Äô en el que film√≥ a los miembros de la familia en casa e incluso en su residencia de verano en Balmoral, lugar donde ha fallecido Su Majestad. 

A pesar de las vicisitudes pol√≠ticas de la √©poca, los 60 y los 70 fueron periodos de estabilidad para la monarqu√≠a y del restablecimiento del apoyo p√ļblico a la misma. Muestra de ello fue el Jubileo de Plata, celebrado en 1977 durante el cual la Familia Real cont√≥ con el afecto del pueblo.  

Sin embargo, esa felicidad fue ef√≠mera. Dos a√Īos despu√©s, Margaret Thatcher, conocida como la ‚ÄėDama de Hierro‚Äô, se convirti√≥ en primera ministra, abriendo una brecha entre Downing Street y Buckingham Palace

Durante esos a√Īos, y a pesar de las opiniones de Thatcher, la Reina no dej√≥ de visitar a los pa√≠ses de la Commonwealth y a sus l√≠deres africanos, con quienes simpatizaba. Se convirti√≥ en el azote de Thatcher. Ya en los 90, concretamente en 1991, tras la I Guerra del Golfo, Isabel II fue la primera monarca brit√°nica en dirigirse a una sesi√≥n conjunta del Congreso. 

Isabel II Carlos III

No obstante, 1992 fue para la Reina un ‚Äúa√Īo horrible‚ÄĚ, tal y como ella misma lo describi√≥ posteriormente en una entrevista. La sucesi√≥n de divorcios en el seno de su familia y el incendio del castillo de Windsor fueron tan solo el comienzo de una tormentosa d√©cada. Durante estos a√Īos, la Reina trat√≥ de mantener la dignidad de la monarqu√≠a mientras el debate p√ļblico se centraba sobre si la instituci√≥n ten√≠a alg√ļn futuro. Sin embargo, el punto de inflexi√≥n lleg√≥ con la muerte de la princesa Diana de Gales, conocida como ‚ÄėLady Di‚Äô y esposa de Carlos III, en un accidente de tr√°fico en 1997, cuando ya se encontraban separados. 

Ese acontecimiento marc√≥ un cambio de rumbo para el Reino Unido, que llor√≥ a la amada princesa hasta el d√≠a de hoy. Sin embargo, a pesar de la sombra que Lady Di dej√≥ en la Familia Real y en el amor que sembr√≥ en el pueblo brit√°nico, la Familia Real, logr√≥ superar las sospechas de un posible asesinato. 

Poco despu√©s, el pr√≠ncipe Carlos de Gales anunci√≥ apresuradamente su ‚Äėnoviazgo‚Äô con la que hab√≠a sido en realidad el amor de su vida, Camila Rosmary Shand, duquesa de Edimburgo y ahora reina consorte de Reino Unido‚ÄĮdesde el 8 de septiembre de 2022 tras desposarse con el rey Carlos III. 

A√Īos amargos que se vieron aliviados por un nuevo enlace: el de su nieto, Guillermo, duque de Cambridge, con Catalina Middleton. Un suspiro de alivio para la Isabel II, que asisti√≥ a un nuevo renacer de la monarqu√≠a brit√°nica. 

El 9 de septiembre de 2015, Isabel II se convirti√≥ en la monarca m√°s longeva de la historia brit√°nica, superando el reinado de su tatarabuela la reina Victoria. 

En 2021 se produjo la muerte de su marido, el pr√≠ncipe Felipe, en plena pandemia de coronavirus, y un a√Īo antes de sus Bodas de Platino. Pese al declive que sufr√≠a su etapa como reina, Isabel II decidi√≥ continuar con tenacidad y dedicaci√≥n sus labores como reina hasta el d√≠a de su fallecimiento. 

De hecho, con motivo de sus bodas de plata, record√≥ la promesa que hizo en una visita a Sud√°frica 30 a√Īos antes: ‚ÄúCuando ten√≠a 21 a√Īos, promet√≠ mi vida al servicio de nuestro pueblo y ped√≠ la ayuda de Dios para cumplir ese voto. Aunque ese voto se hizo en los d√≠as en los que mi juicio a√ļn ‚Äėestaba verde‚Äô no me arrepiento ni me retracto de una sola palabra‚ÄĚ. 

El primer discurso del eterno heredero

El pasado viernes, el Palacio de Buckingham anunció el inicio de un periodo de luto tras el fallecimiento de la Reina que se extenderá hasta siete días después del funeral de la monarca, sin que por el momento haya trascendido cuándo podría tener lugar. Su sucesor al trono, su hijo Carlos III, ya ha sido proclamado rey

Reinar√° a los 73 a√Īos, descartando en su primer discurso ofrecido en el Sal√≥n Azul del Palacio de Buckingham, tras el fallecimiento de la reina Isabel II, su abdicaci√≥n a favor de su primog√©nito Guillermo y su esposa Catalina, a quienes ha nombrado herederos a la Corona: ‚ÄúComo la propia Reina hizo con devoci√≥n inquebrantable, yo tambi√©n me comprometo ahora para el resto del tiempo que Dios me conceda a defender los principios constitucionales en el centro de nuestra naci√≥n‚ÄĚ. 

Más en Política