A pesar de los esfuerzos de Nueva Delhi, la guerra en Ucrania, así como las divisiones entre algunos de los miembros del grupo, podrían tener un protagonismo importante durante la cumbre

La India trata de situar los desafíos del sur global en el centro del G20

photo_camera AFP/NICHOLAS KAMM - El primer ministro de India Narendra Modi

La India es la encargada de organizar y albergar la cumbre de ministros de Exteriores del G20 que arranca hoy en Nueva Delhi. Está previsto que este encuentro esté marcado por la actual guerra en Ucrania, al igual que ocurrió durante la pasada cumbre de los líderes del G20 celebrada en Bali en noviembre.

No obstante, el primer ministro indio, Narendra Modi, quiere dirigir la agenda de la reunión hacia las prioridades y desafíos que enfrenta el sur global, como el cambio climático, la seguridad alimentaria y energética, la transformación digital o la inflación.

Días antes del comienzo del encuentro, Modi señaló que la seguridad alimentaria y energética se había convertido “en una de las principales preocupaciones en todo el mundo”. “Incluso la viabilidad financiera de muchos países se ve amenazada por niveles de deuda insostenibles”, aseguró el líder indio. Tal y como reveló Reuters la semana pasada, Nueva Delhi está redactando una propuesta para que los países del G20 ayuden a las naciones deudoras. En este sentido, se pedirá a los prestamistas, incluida China, que reduzca los préstamos.

Asimismo, países vecinos de la India, como Sri Lanka, Pakistán o Bangladesh, están tratando de lograr préstamos urgentes del Fondo Monetario Internacional.

Modi también hizo alusión a la creciente inflación provocada por las interrupciones en las cadenas de suministros globales. “Muchas sociedades están sufriendo debido al aumento de los precios, indicó. Además de estas cuestiones, Modi mencionó el “aumento de las tensiones geopolíticas en diferentes partes del mundo”.

La India está emergiendo como una de las principales potencias mundiales. El año pasado, el país asiático se convirtió en la quinta economía más grande del mundo, superando al Reino Unido. Se espera que el crecimiento de la India siga en aumento, ya que el FMI pronostica que en 2027 alcanzará el cuarto puesto.

Además de avanzar económicamente, la India crece también a nivel demográfico. Las previsiones indican que el país podría superar pronto a China y convertirse en el país más poblado del mundo.

La India, puente entre Occidente y el sur global

En este sentido, la India espera perfilarse como una nación líder dentro del sur global. Modi aprovechará esta cumbre para hacer hincapié a los problemas que enfrentan los países que engloban este concepto. Desafíos que, sin embargo, “no han sido creados por el sur global, aunque es el más afectado”, tal y como aseguró Modi durante una reunión con otros líderes de la región.

Si Modi logra dar voz a estos problemas y ponerlos sobre la agenda internacional “será un desarrollo interesante”, según apunta el analista indio Sanjaya Baru a EFE. “En las últimas dos décadas, la voz del sur global se ha silenciado y China por ejemplo está centrada en sí misma, y Occidente obsesionado con sus propios problemas”, explica Baru a la agencia de noticias española.

En palabras de Ashok Malik, exasesor del Ministerio de Asuntos Exteriores de la India -citado por DW-, la India es un país con “una profunda intersección con Occidente en términos de objetivos y valores estratégicos”, aunque también “tiene profundas raíces en el sur global”. Por este motivo, Nueva Delhi ha tratado de posicionarse entre los miembros del G20 del mundo desarrollado y del sur global.

Esta dualidad india se ve también, por ejemplo, en el enfrentamiento entre Rusia y Occidente. Nueva Delhi ha evitado criticar directamente a Moscú por la invasión a Ucrania, de hecho, fue uno de los 32 países que se abstuvo a votar en la reciente resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el conflicto. Respecto a esto, Modi siempre se ha mostrado abierto a cualquier diálogo que pueda resolver la crisis.

“Rusia fue un amigo en los años más pobres de la India, en las décadas de 1950 y 1960, cuando nos dio acceso a tecnología que en algunos casos Occidente nos negó”, recuerda Malik. No obstante, también matiza que no se puede calificar a la sociedad india como “prorrusa” o “antioccidental”, ya que Nueva Delhi mantiene estrechos lazos con Washington y Europa.

Malik también considera que Occidente no se ha centrado lo suficiente en problemas internacionales que afectan sobre todo a los países del sur global por estar demasiado pendiente de la guerra en Ucrania. Desafíos que se han visto acentuados “por las actuales crisis de fertilizantes, alimentos y energía causadas tanto por la pandemia y la guerra”.

A pesar de los intentos de Modi por subrayar los desafíos del sur global, es probable que la guerra en Ucrania, así como las tensiones internacionales, tengan un protagonismo relevante durante la cumbre debido a los últimos acontecimientos. Las relaciones entre Estados Unidos y China se han tensado en las últimas semanas debido al caso de los globos espías. Asimismo, Washington ha advertido que Pekín esta considerando armar a Rusia en la guerra.

Por otro lado, Moscú ha decidido suspender el tratado de reducción de armas nucleares que alcanzó con Washington en 2010 mientras la guerra se recrudece en varios puntos de Ucrania, como Bajmut, donde se vive “la situación más difícil”, de acuerdo con el presidente ucraniano Volodimir Zelensky.

Más en Política
Josua Harris usa argelia
En vísperas de las elecciones presidenciales de noviembre, el presidente Joe Biden no tiene intención de abandonar la Casa Blanca sin haber dejado su impronta sobre el papel de los Estados Unidos de América en la resolución del largo conflicto entre Argelia y Marruecos

Joe Biden nombra al "Sr. Sáhara" embajador en Argel