Los líderes europeos acuerdan triplicar los fondos para evitar las tragedias de la inmigración

Daniel Abascal/Agencias

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado este jueves  "triplicar" los fondos destinados a las operaciones 'Tritón' y 'Poseidón' de la Agencia europea de control de fronteras (Frontex), para vigilar mejor el Mediterráneo y tratar de evitar que se repitan tragedias migratorias como la del pasado fin de semana frente a las costas libias.

Los líderes han decidido, además, encargar a la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, que explore las opciones de una misión civil con componente militar cuyo objetivo sea "detener y destruir los barcos" que emplean las mafias y evitar que vuelvan a ser utilizados, según ha informado en una rueda de prensa el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.

Esta posibilidad cuenta con el respaldo de países como Reino Unido, Italia y Malta, si bien se ha dejado claro que  requeriría bien el permiso del país afectado -algo poco probable en el caso de Libia por la inestabilidad del país-, bien un mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los Veintiocho han acordado además avanzar en un proyecto piloto para el reasentamiento de inmigrantes con derecho a protección, si bien han retirado de su declaración final la cifra de 5.000 personas, que es el techo que pretendían atender con esta iniciativa. "No tenía sentido poner un límite al proyecto", han explicado desde el gabinete del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Desde el Ejecutivo comunitario se había insistido ya al comienzo del encuentro en que "no hay tiempo que perder" y que esperan que los Estados miembros "digan claramente lo que están dispuestos a dar".

El esfuerzo para triplicar los fondos se haría con cargo al presupuesto comunitario, si bien queda por aclarar de qué partida procedería.

Durante el debate, un número reducido de países han ofrecido medios concretos para ayudar en las tareas de búsqueda y rescate de inmigrantes. Entre ellos, el primer ministro británico, David Cameron, ha puesto a disposición un buque de asalto Bulwark, tres helicópteros y dos patrulleras, si bien ha dejado claro que los rescatados no serían acogidos por Reino Unido, sino por otros países como Italia.

España contribuirá de manera "generosa"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por su parte, ha dicho que España está "dispuesta a contribuir" con más medios y financiación a la capacidad de Frontex, aunque no ha expresado un compromiso concreto.

Fuentes diplomáticas apuntaron que la contribución podría ser un barco, pero desde el Gobierno matizan que España "está abierta" a responder con "generosidad" a las necesidades que fije la Comisión Europea.

Pese al refuerzo de la capacidad de las operaciones de Frontex, no ha sido posible un consenso para modificar el mandato de la Agencia europea, con el fin de incluir entre sus competencias las de salvamento, además de las de vigilancia con que cuenta ahora.

En este caso, España era partidaria de mantener el mandato de Frontex sin cambios, porque considera que no tiene capacidad para intervenir en operaciones "masivas" y porque no ve conveniente "desnaturalizar" un mandato de control que ya considera "importante", han explicado fuentes oficiales.

Más en Política