Más de 100 líderes judíos alzan la voz en una cumbre de emergencia de la Asociación Judía Europea

Debido a las políticas antiisraelíes actuales existentes en diversos ámbitos
Judíos europeos - PHOTO/FILE
Judíos europeos - PHOTO/FILE

Más de 100 jefes de comunidades judías europeas y directores de organizaciones pro-Israel han aprobado una resolución al término de una conferencia de emergencia organizada por la Asociación Judía Europea (EJA)

Con el objetivo de formular métodos operativos para combatir el acoso a los judíos en toda Europa y la creciente ola de odio antisemita desde el 7 de octubre, la resolución se centró en tres cuestiones principales: la falta de medidas significativas adoptadas por los gobiernos hasta la fecha para hacer frente a los aumentos sin precedentes y la amenaza existencial, la adopción generalizada pero ineficaz de la definición de antisemitismo de la IHRA y, aunque la crítica de un gobierno elegido democráticamente es normal, observamos con gran preocupación el claro y repetido sesgo antiisraelí del Alto Representante de la UE, Josep Borrell, que ha sido un factor que ha contribuido significativamente al antisemitismo en curso y al vilipendio del Estado de Israel.

El orden del día de la conferencia de emergencia, todo ello bajo el lema “contraatacar”, se ha centrado al 100% en las soluciones: para los gobiernos, las fuerzas del orden, la seguridad de las instituciones y el “judío de la calle”, en los medios de comunicación e incluso en los deportes, abarcando así la totalidad de la experiencia judía vivida en la actualidad.

Entre los asistentes se encuentran los principales líderes del judaísmo neerlandés, el presidente de la CJO, el grupo que agrupa a las comunidades judías de los Países Bajos, el gran rabino de los Países Bajos y los presidentes de las comunidades de Ámsterdam, Rotterdam y otras ciudades neerlandesas. A ellos se unen líderes de toda Europa: Francia, España, Alemania y Polonia, por nombrar sólo cuatro. Entre las personalidades que intervinieron en la conferencia o enviaron mensajes de apoyo figuran el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Israel Katz, los enviados especiales europeo y neerlandés para la lucha contra el antisemitismo y el racismo. 

Katharina von Schnurbein y Eddo Verdoner, exjugadores de fútbol profesional y de la NBA, personalidades de Christians for Israel International y el secretario general de la Iglesia Católica en la UE.

El presidente de la EJA, el rabino Menachem Margolin, señaló en la apertura de la conferencia: “Estamos inmersos en una batalla por la continuidad de la vida judía en Europa. Los judíos con vestimenta tradicional o con mezuzas en sus puertas sufren un acoso implacable. Los estudiantes judíos sufren amenazas de muerte y son excluidos de los cursos universitarios, mientras se garabatean libremente consignas de odio en casas, sinagogas y cementerios judíos. Debemos formular planes para luchar contra el antisemitismo en todos los frentes: política, legal, públicamente y aumentando la seguridad comunitaria y personal. Pero todo esto podría no ser suficiente. Por lo tanto, el Estado de Israel debe desarrollar urgentemente un plan de contingencia práctico para la absorción de la judería europea en Israel. Desgraciadamente, ya no se trata de una situación hipotética, sino de una amenaza existencial real que los gobiernos europeos no están abordando o no están dispuestos a hacerlo”.

Joel Mergui, presidente de Consistoire de París (la mayor comunidad judía de Europa) y presidente del Consejo de Líderes Judíos de la EJA, declaró: “Pensábamos que, tras la peor masacre cometida después del holocausto, el pueblo judío, tanto en Israel como en la diáspora, habría recibido un fuerte apoyo a largo plazo, pero lamentablemente no ha sido así. Muy pronto, Israel y los judíos de todo el mundo fueron culpados de las consecuencias de la horrible y bárbara guerra lanzada por Hamás contra ellos. Esta realidad sombría e injusta es muy aterradora”.

Eddo Verdoner, coordinador Nacional para la Lucha contra el Antisemitismo (NCAB) del Ministerio de Justicia de los Países Bajos, comentó: “El principal objetivo de nuestra oficina es claro: tenemos que encontrar la aplicación adecuada para luchar contra el antisemitismo. Se necesitan nuevos cambios políticos para encontrar soluciones a los problemas modernos. Tenemos que asegurarnos de que las generaciones más jóvenes aprendan no sólo de las lecciones del Holocausto, sino también del antisemitismo actual”.

Stefan Hansel, comisario de Antisemitismo de Hamburgo, compartió con los líderes judíos que: “El 95% de los judíos alemanes proceden de repúblicas postsoviéticas. La mayoría de estos judíos no están afiliados y no tienen una voz que los represente, aunque experimentan los retos que se encuentran dentro de las comunidades de inmigrantes, incluida la exclusión y el antisemitismo, especialmente en las interacciones con las comunidades musulmanas. Tenemos que replantearnos nuestras relaciones institucionales con las instituciones [musulmanas]. Incluso con las cuestiones que se solapan, como el sacrificio kosher y la circuncisión, tenemos que llamar la atención sobre las cuestiones dentro de las instituciones musulmanas que son claramente antisemitas”.

Pascal Markowitz, abogado del Colegio de París y miembro del Foro Jurídico de la EJA, ha informado a la conferencia sobre la situación actual de la legislación en Francia: “La ley francesa prohíbe boicotear a las personas por su nacionalidad. Lo considera una discriminación. Conseguimos demandar a activistas antiisraelíes basándonos en esta definición legal, especialmente contra activistas antiisraelíes que organizaron boicots en supermercados. Esta ley debe considerarse un modelo que podría reproducirse a escala paneuropea”.

Kalman Szalai, presidente de la Liga de Acción y Protección, intervino en la conferencia y subrayó que: “El mundo parece haber olvidado el sentido básico del bien y del mal. debemos reconocer la amenaza exacta a la que nos enfrentamos. Debemos prepararnos para el hecho de que el número de delitos de odio antisemita seguirá aumentando, ¡y el número de víctimas también aumentará con ello! En la actualidad, no existe ninguna organización paraguas europea que se ocupe de proporcionar protección, asistencia jurídica y ayuda mental a dichas víctimas. Hay organizaciones que ya se han visto obligadas a prestar esa ayuda en algunos países, pero es necesaria una representación a escala de la UE en este sentido. Creo que es de suma importancia que actuemos juntos, como comunidad. Esta es ahora nuestra tarea”.

En un panel dedicado a la lucha contra el antisemitismo en el deporte, Eric Rubin, embajador mundial de la Unión Mundial Maccabi, subrayó que “el deporte debe utilizarse como herramienta para combatir el antisemitismo. Aunque no conseguiremos hacer avanzar a los grupos marginales racistas de los neonazis de extrema izquierda, nuestro trabajo en el Proyecto Max (Max Nordau) utiliza a los defensores del deporte para que presten sus voces y conciencien al 60 o 70% de las personas de la mitad del mundo que no son realmente conscientes de lo que es el antisemitismo”.

El exjugador de la NBA (NY Knicks) Michael Sweetney compartió su experiencia personal con el antisemitismo: “Cuando vi lo que estaba ocurriendo después del 7 de octubre, me dolió, porque tenía una relación especial con muchas de las personas que habían pasado por los campos de deportes que yo había entrenado. Ir a Israel fue muy educativo para mí”. A pesar de las preocupaciones de personas que, como mi mujer, temían por mí, me sorprendió lo pacífico que era todo. En el Muro de las Lamentaciones, me sorprendió ver a judíos y árabes manteniendo conversaciones normales.