Mueren dos policías españoles en un ataque talibán junto a la Embajada española en Kabul

Atalayar/Agencias

Pie de foto: Diez muertos en un atentado cerca de la Embajada de España en Kabul, entre ellos dos policías españoles.

El subinspector de la Policía Nacional Jorge Garcia Tudela, residente en Granada, y el policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández, de 48 años han muerto en Kabul durante un ataque taliban contra una casa cercana a la Embajada de España que ha causado en total 10 muertos. Además de los dos policías españoles, han fallecido cuatro militares afganos y los cuatro atacantes terroristas durante el tiroteo que se produjo tras la explosión de un coche bomba y un tiroteo que ha durado varias horas.

Todos los partidos políticos en campaña electoral han mostrado sus condolencias a las familias y amigos de los fallecidos y han mostrado su determinación de combatir el terrorismo yihadista, venga de donde venga.

El subinspector de la Policía Nacional Jorge Garcia Tudela, residente en Granada, ha muerto esta madrugada como consecuencia del atentado terrorista perpetrado el viernes en Kabul cerca de la embajada de España, con lo que se eleva a dos la cifra de víctimas mortales, informó el ministerio del Interior.

El otro fallecido en el atentado talibán contra una casa de huéspedes extranjera cercana a la legación diplomática española fue el policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández, de 48 años, quien murió el viernes por la tarde, agregó el ministerio en un comunicado.

Todo el personal de la Embajada de España, entre ellos los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que integran el destacamento de seguridad, han sido evacuados tras una intervención que se ha prolongado durante varias horas. En este momento están siendo atendidos, según la nota oficial.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tiene previsto desplazarse en las próximas horas a León para reunirse con la familia del policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández, y a continuación viajará a Granada, donde visitará a los familiares de Jorge García Tudela, añade el comunicado.

Al menos diez personas, entre ellas los dos policías españoles español y cuatro agentes afganos, murieron y otras nueve resultaron heridas en el ataque talibán en Kabul, al que las fuerzas de seguridad pusieron fin hoy tras casi doce horas de enfrentamientos.

El portavoz del Ministerio de Interior afgano, Sediq Sediqqi, dijo a Efe en Kabul que los tres atacantes que penetraron en el edificio fueron abatidos, mientras que un cuarto insurgente suicida pereció en la explosión de un coche bomba al inicio de la acción. «Un ciudadano español y cuatro policías afganos también murieron en el ataque», detalló, al agregar que los insurgentes opusieron resistencia durante toda la noche.

La operación, lanzada el viernes por la tarde en un área de alta seguridad que acoge diversas misiones diplomáticas extranjeras y edificios gubernamentales, finalizó sobre las 06.00 hora local de este sábado cuando las Fuerzas Especiales dieron por «despejada» la zona. Sediqqi explicó que un primer atacante suicida hizo detonar un vehículo cargado de explosivos en el muro de entrada a la casa de huéspedes, abriendo camino a los otros tres talibanes, que estaban equipados con armas ligeras y pesadas, incluyendo lanzagranadas.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aclaró el viernes que el asalto no fue contra la embajada española como se había informado en un primer momento y confirmó el fallecimiento de un policía de España. Los talibanes reivindicaron la autoría del ataque al anunciar que algunos de sus militantes habían accedido a una "casa de huéspedes" en la capital afgana, sin mencionar la legación diplomática española.

Los talibanes reivindicaron el ataque, pero afirmaron que el blanco era una casa de huéspedes.

Actualmente, los rebeldes talibanes multiplican las ofensivas contra blancos extranjeros y gubernamentales. El miércoles lanzaron un asedio al aeropuerto de Kandahar que duró 27 horas y dejó al menos 50 muertos.

Contingente español en Kabul

Todos los gobiernos y mandos militares españoles han coincidido a la hora de destacar a la de Afganistán como la misión más dura y difícil de todas en las que han participado las Fuerzas Armadas no sólo por la logística, sino también por la peligrosidad que su desarrollo entrañaba.

España ha participado desde 2002 de las operaciones que la OTAN ha desarrollado en suelo afgano en aras de estabilizar Afganistán tras la caída del régimen de los talibanes. Las Fuerzas Armadas españolas también se han encargado de la formación de las tropas de ese país.

Durante los 13 años de presencia de España en Afganistán, han pasado un total de 17.223 militares españoles por ese país. Un total de 102 efectivos han fallecido en suelo afgano, así como dos intérpretes que trabajaban para las tropas españolas. El coste de la misión ha sido de 3.682 millones de euros.

España ha llegado a tener en Afganistán 1.521 militares. La mayoría de los efectivos se desplegaron en las provincias de Herat y Badghis.

La participación de las tropas españolas se acordó en Consejo de Ministros de 27 de diciembre de 2001. Los primeros 350 militares llegaron a Kabul el 24 de enero de 2002.

En 2005, España asumió el mando de la base de Herat, donde puso en marcha el hospital de campaña Role 2E. Ese mismo año las tropas españolas se hacen cargo del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, en sus siglas en inglés) de Qal-i-Naw.

En 2008, España acordó con el Gobierno de Afganistán financiar y entrenar a una compañía del ejército afgano y la construcción de un acuartelamiento en Qal-i-Naw, siendo 2009 el año en el que asumió la dirección y gestión del aeropuerto de Kabul.

En 2012, el Cuartel General de Despliegue Rápido de la OTAN con sede en Bétera (Valencia) lideró el Mando Conjunto de la ISAF, se cedió la seguridad a las fuerzas afganas en Qal-i-Naw, se transfirió la responsabilidad de la seguridad en Badghis y comenzó el repliegue de las tropas españolas.

Este repliegue ha sido progresivo hasta que a finales del pasado mes de octubre las tropas españolas se replegaron de Afganistán definitivamente. Así pues, desde noviembre sólo quedan 21 efectivos en el Cuartel General de la Alianza Atlántica en Kabul.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel