Argel es una de las partes claves en la disputa sobre esta región

Naciones Unidas pide a Argelia tener un papel más positivo en la cuestión del Sahara marroquí

photo_camera PHOTO/MARK GARTEN/ONU - El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres

En un informe del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, sobre la cuestión del Sáhara marroquí, instó a Argelia a trabajar “de manera constructiva” para solucionar el conflicto regional entre Argel y Rabat.

Siguiendo las resoluciones emitidas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CS) 2240 (2018), 2468 (2019) y 2494 (2019), tanto Argelia como Marruecos deberán cooperar entre ellas. En el texto, que hace un seguimiento de los acontecimientos entre los años 2011 y 2020, Guterres instó al CS a considerar la cuestión del Sáhara marroquí como un conflicto regional, siguiendo el Capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas sobre la solución pacífica de controversias.

La resolución 2494 ha sido la referencia para el secretario general para el proceso político, cuyo objetivo final es una solución política. Esta resolución reafirmaba la supremacía de la propuesta de autonomía, en el marco de la soberanía e integridad territorial de Marruecos y estableció los criterios para la resolución de esta disputa regional.

Fotografía de archivo. Hombres saharauis sosteniendo una bandera del Frente Polisario en el área de Al-Mahbes, cerca de los soldados marroquíes que custodian el muro que separa el Sáhara Occidental controlado por el Polisario de Marruecos

"El Consejo de Seguridad de la ONU ha establecido criterios claros para avanzar, y en su reciente Resolución 2494, el Consejo de Seguridad enfatizó la necesidad de alcanzar una solución política realista, práctica y duradera al problema del Sahara", dijo Youssef Al Amrani, embajador de Marruecos en Sudáfrica. Para el embajador marroquí, este plan de autonomía abre la esperanza de un futuro mejor para los pueblos de la región.

Según el académico y analista político, Hisham Moatadid, en un comunicado publicado en Al Arab, consideró que lo expuesto por Guterres aporta una parte importantes de los motivos geoestratégicos detrás de las gestiones del liderazgo argelino que trabaja para prolongar el conflicto del Sáhara a nivel político y diplomático. El académico afirma que desde que Naciones Unidas adopto el conflicto, el Gobierno argelino ha trabajado para entorpecer el trabajo de los enviados de la ONU al Sáhara, haciendo referencia a métodos de desinformación política u ocultar hechos históricos.

Por su parte, el ministro argelino de Información y portavoz oficial del Gobierno argelino, Ammar Belhimer, defendió la posición de su Gobierno y su clara intención de seguir con el respeto “de los convenios internacionales y las decisiones de la comunidad internacional, para proteger a los pueblos y dares su derecho a decidir”.

En declaraciones a la agencia de prensa rusa Spuntnik, Belhimer declaró que Argelia es “favorable a cualquier iniciativa con vistas a la construcción y reunificación” con Marruecos. “Marruecos es un país vecino y amigo con en el que Argelia mantiene relaciones históricas y civilizaciones profundas”, dijo el ministro. 

Desde la independencia de ambos países a mediados del siglo pasado, las naciones más grandes del Magreb se han enfrentado en varias ocasiones, donde la incompatibilidad de las ambiciones tanto políticas como económicas ha causado décadas de discordia. La intención de Marruecos de crear el ‘Gran Marruecos’ incluye el oeste del Sáhara argelino, zona rica en hierros e hidrocarburos, lo que entraba en conflicto con los territorios argelinos que mantiene aunque en menor escala, hasta hoy.