De acuerdo con el primer ministro israelí, solo la presión militar asegurará la liberación de los más de 130 rehenes, de los cuales se estima que al menos 32 han muerto durante el cautiverio

Netanyahu rechaza las condiciones de Hamás e insiste en una victoria absoluta

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu - PHOTO/FILE
photo_camera El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu - PHOTO/FILE

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha rechazado la última propuesta de Hamás para un acuerdo de alto el fuego que contemplaría también la liberación de los rehenes que continúan secuestrados en la Franja de Gaza. 4 meses después del comienzo de la guerra entre el grupo terrorista e Israel, Netanyahu sigue insistiendo en una “victoria absoluta”, asegurando que el conflicto se zanjará en “cuestión de meses”, en lugar de años.

  1. Israel insiste en desmilitarizar Gaza y “reemplazar” a UNRWA
  2. Al menos 32 rehenes han muerto en Gaza

Netanyahu ha tildado de “exigencias delirantes” las condiciones de Hamás para un acuerdo, indicando que estas “no lograrían la libertad de los rehenes, sino que invitarían a una nueva matanza”. “Invitarían a un desastre para Israel que ningún ciudadano israelí quiere”, destacó. 

Las propuestas de Hamás incluyen una tregua de cuatro meses y medio durante la cual los rehenes serían liberados en tres etapas que conducirían al fin de la guerra, según informa Reuters. Asimismo, la organización terrorista también exigía la liberación de prisioneros palestinos en cárceles israelíes con cargos relacionados con terrorismo

No obstante, Netanyahu ha subrayado que el regreso de los israelíes secuestrados sigue siendo la máxima prioridad, indicando en este sentido que “la presión militar continua es una condición esencial para la liberación de los rehenes”. 

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Herzi Halevi, se ha expresado de una forma similar, asegurando que la liberación de los secuestrados no será posible sin presión militar. 

Esta estrategia y sus logros -“sin precedentes, según Netanyahu- ya ha logrado la eliminación de 20.000 combatientes de Hamás, así como el desmantelamiento de 18 de sus 24 batallones. Por otro lado, tras los combates en el norte, las tropas israelíes se encuentran en Jan Yunis, el principal bastión de Hamás en Gaza, y posteriormente se dirigirán a Rafah, de acuerdo con el primer ministro.

Esta medida, según el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, "aumentará exponencialmente lo que ya es una pesadilla humanitaria con consecuencias regionales incalculables". 

En Rafah la mitad de los 2,3 millones de habitantes del enclave están encerrados junto a la frontera con Egipto, según Reuters. Las autoridades gazatíes, controladas por Hamás, han denunciado ataques aéreos israelíes en la zona. Uno de estos ataques mató a un alto oficial de policía palestino y a un miembro de Hamas, Majdi Abdel-Al. 

Israel insiste en desmilitarizar Gaza y “reemplazar” a UNRWA

Estas declaraciones de Netanyahu se producen en medio de una nueva visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, a Israel. Durante la reunión entre ambos, el mandatario israelí ha vuelto a insistir en que, una vez que Hamás sea destruido en Gaza, Israel “garantizará” que el enclave palestino sea “desmilitarizado para siempre”

Estados Unidos, por su parte, espera que una vez que finalice la guerra la Autoridad Palestina, junto a varios países regionales como Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos, administren Gaza. Igualmente, desde Washington destacan la necesidad de un camino diplomático hacia la paz y la seguridad para Israel, así como un Estado palestino

Respecto al reciente rechazo de Netanyahu a las demandas de Hamás, Blinken ha asegurado que, a pesar de que hay “algunos claros fracasos”, también sigue habiendo “espacio para alcanzar un acuerdo”. 

Durante su encuentro también hablaron sobre la reciente polémica relacionada con UNRWA, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos que, según Jerusalén está estrechamente ligada a Hamás.

Estas acusaciones se basan en pruebas que demuestran que al menos 12 miembros de UNRWA en Gaza participaron en las masacres del 7 de octubre. De esta docena, siete eran profesores de primaria o secundaria, incluidos dos profesores de matemáticas y dos profesores de lengua árabe.

Israel cree que el 10% de todos los empleados de la UNRWA están relacionados con Hamás, mientras que estimaciones de inteligencia compartidas con Estados Unidos concluyen que alrededor de 1.200 de los aproximadamente 12.000 empleados de la asociación en Gaza tienen vínculos con Hamás o la Yihad Islámica Palestina. Asimismo, aproximadamente la mitad tiene parientes cercanos que pertenecen a los grupos islamistas. 

Por este motivo, varios países han dejado de financiar la organización dependiente de la ONU, mientras que desde Israel creen necesario “reemplazarla”.

Al menos 32 rehenes han muerto en Gaza

4 meses después del ataque de Hamás que dejó 1.200 muertos y más de 200 secuestrados -muchos de los cuales fueron liberados en una tregua temporal en noviembre-, la inteligencia israelí ha llegado a la conclusión que al menos 32 de los más de 130 rehenes que siguen en Gaza han muerto durante su cautiverio

Además de las 32 muertes confirmadas, las FDI están evaluando la posibilidad de que al menos 20 rehenes más pueden haber sido asesinados.

Hasta el momento, las autoridades militares israelíes han notificado a las familias de 31 rehenes que se ha confirmado que han sido asesinados. Entre ellos se incluyen 29 rehenes secuestrados el 7 de octubre y los soldados Oron Shaul y Hadar Goldin, que fueron asesinados por Hamás en 2014 y cuyos cuerpos siguen en Gaza

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel