Polémica con el contrato en Emiratos Árabes de Bernardino León

Diariocrítico

Pie de fotoel diplomático Bernardino León en una foto de archivo

El hasta ahora enviado de la ONU para Libia, Bernardino León, negó que su nuevo trabajo en los Emiratos Árabes Unidos suponga un conflicto de intereses con su tarea en Naciones Unidas, pero admitió que puede ofrecer una mala imagen. "Las apariencias no son buenas, lo puedo aceptar", dijo León a los periodistas, después de que el miércoles se anunciase su nombramiento como director de una academia diplomática en el país árabe, que apoya a una de las partes del conflicto libio.

El diplomático español indicó que quizás "podría haber hecho las cosas de una forma diferente", en referencia a la búsqueda de un nuevo empleo, pero insistió en que ello no invalida en absoluto la labor de mediación que ha llevado a cabo en Libia.

León negoció en los últimos meses con las partes libias un acuerdo para la formación de un Ejecutivo de unidad nacional, por ahora rechazado, pero que la ONU sigue confiando en que pueda cerrarse pronto.

"Separemos una cuestión personal del acuerdo y del Gobierno. Si ve algo en el acuerdo o el Gobierno que no sea justo, dígamelo", señaló en respuesta a las preguntas sobre un posible favoritismo hacia una de las partes.

El Congreso Nacional General, el cuerpo legislativo del bando libio con sede en Trípoli no reconocido internacionalmente, envió hoy una carta a la ONU en la que pide una investigación sobre los contactos de León con los Emiratos Árabes Unidos y en la que asegura que esa relación puede poner en cuestión toda su labor.

León insistió en que su intención ha sido siempre una solución política incluyente y recordó que ello le ha valido críticas de todos los bandos, incluidas repetidas acusaciones de favorecer precisamente a las autoridades de Trípoli.

En ese sentido, destacó el respaldo unánime que el Consejo de Seguridad de la ONU dio hoy a sus gestiones, durante su última comparecencia ante este órgano como representante especial.

Sobre su nuevo trabajo, León subrayó que se trata de un puesto "académico" y precisó que sólo comenzó a negociar su incorporación este verano, una vez que ya había confirmado su intención de dejar su cargo en Naciones Unidas el 1 de septiembre, cuando originalmente vencía un mandato que se prorrogó ante las expectativas de un acuerdo político en el país.

"Nunca acepté discutir hasta que tuve una perspectiva muy clara y estaba en las últimas semanas de mi misión", aseguró el diplomático, que añadió que siguió el "procedimiento" oportuno de la ONU para este tipo de situaciones y que nadie en la organización planteó inconvenientes.

"No creo que haya un conflicto de intereses. Este es un trabajo principalmente académico", insistió León, que consideró que la filtración a algunos medios de comunicación de correos electrónicos que intercambió con responsables emiratíes buscaba probablemente "minar" el proceso de formación del Gobierno de unidad en Libia.

Este miércoles, el diario británico The Guardian publicó que, al menos desde junio pasado, León estuvo negociando las condiciones de su nuevo empleo como director de la Academia de la Diplomacia de los Emiratos Árabes Unidos.

Entonces aún seguía siendo enviado especial de la ONU, un puesto para el cual inicialmente se había comprometido por un año y que, en principio, iba a abandonar el pasado 1 de septiembre, aunque las gestiones aún pendientes justificaron una prórroga.

The Guardian, citando una serie de documentos privados, incluyendo correos electrónicos que el diario atribuye al diplomático, revela acciones de su gestión y algunas de las condiciones económicas de su futuro puesto en Abu Dabi.

Esas funciones, según el diario, levantan dudas sobre la imparcialidad de León, teniendo en cuenta que los Emiratos Árabes Unidos están indirectamente involucrados en el conflicto armado libio apoyando a uno de los bandos.

Esta controversia centró hoy gran parte de la rueda de prensa diaria que ofreció Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y las propias declaraciones de León en uno de los pasillos de la ONU.

León anticipó que esa controversia opacaría lo que, en otras condiciones, habría sido una evaluación final de su gestión, y se mostró dispuesto a responder a todas las preguntas.

Señaló que en todo momento había seguido los procedimientos de la ONU, y dijo que su nombramiento en la diplomacia emiratí fue un proceso "transparente" pero, sobre todo, afirmó que de ninguna de sus acciones podría derivarse parcialidad en la gestión.

León, que entre otros puestos fue secretario de Estado de Asuntos Exteriores, cargo que mantuvo hasta 2008 cuando fue designado secretario general de la Presidencia del Gobierno de España durante el segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que después de una carrera intensa necesitaba un "puesto más calmado" y dijo que el que tendrá ahora es "fundamentalmente académico".

"No hay conflicto de intereses (...). Tengo que trabajar en algún lugar", insistió.

En otra parte de sus declaraciones, León dijo que había sido contactado con The Guardian para explicar las razones que podrían estar detrás de los correos electrónicos que había recibido el periódico, pero al final no hubo oportunidad de hacerlo y el diario publicó la información.

Según The Guardian, el pasado lunes León negó al periódico haber asumido el puesto emiratí, y el miércoles por la mañana dijo por correo electrónico que no había firmado ningún contrato y sólo se trataba de "conversaciones".

El periódico sostiene que León pidió al diario que congelara la publicación de la información y se ofreció a explicar la situación, pero antes de que ello sucediera se hizo el anuncio oficial de su nuevo puesto en los Emiratos Árabes Unidos.

El portavoz de Ban, en la rueda de prensa, recordó que los enviados especiales como León deben evitar que la búsqueda de un nuevo puesto de trabajo "impacte" en sus funciones vigentes, pero defendió totalmente la gestión del diplomático español.

Más en Política
Yahya Sinwar, jefe de Hamas en la Franja de Gaza- MAJDI FATHI / NurPhoto / NurPhoto vía AFP
Israel niega que el líder de Hamás en Gaza haya escapado a Egipto a través de un túnel, tal y como afirman medios árabes. Asimismo, en las últimas horas ha circulado una imagen de un hombre arrestado que se asemeja bastante a Sinwar

¿Dónde está Yahya Sinwar?

Tinduf - PHOTO/FILE
Argel nunca esperó semejante golpe de la embajadora estadounidense Elizabeth Moore Aubin. Justo cuando posaba para una foto de recuerdo con los magistrados del Tribunal Supremo al término de una visita que acababa de realizar a su institución, la Embajada de Estados Unidos emitió un comunicado en el que disuadía a los occidentales de viajar a Tinduf a causa del terrorismo

Estados Unidos, España y el Reino Unido previenen a sus nacionales que deseen visitar Tinduf