El embajador emiratí extendió la carta de invitación al jefe de Gobierno de Israel durante un encuentro multilateral

El príncipe heredero de Emiratos ofrece visitar el país al primer ministro israelí, Naftali Bennett

photo_camera PHOTO/ARCHIVO - El primer ministro de Israel, Naftali Bennett

El príncipe heredero de Emiratos, el jeque Mohamed Bin Zayed, ha invitado este martes al primer ministro israelí Naftali Bennett a efectuar su primer viaje diplomático al Estado del Golfo desde la normalización de sus relaciones bilaterales hace un año durante la firma de los Acuerdos de Abraham. De producirse, sería la primera vez que un jefe de Gobierno israelí visita de forma oficial los Emiratos Árabes Unidos. Un avance significativo en la región.

El embajador emiratí en Israel, Mohamed Al Khaja, ha sido el encargado de extender la carta de invitación con la rúbrica del príncipe heredero y líder ‘de facto’ del poder ejecutivo en Emiratos a Bennett. La entrega se ha producido justo antes del inicio de un encuentro multilateral celebrado en la oficina del primer ministro, ubicada en Jerusalén, a la que también ha asistido el representante de Bahréin en el país, Khaled Al Jalahma.

Bin Zayed

“He tenido el honor de transmitir los saludos de los dirigentes de los Emiratos Árabes Unidos y de entregar una carta de invitación de Su Majestad el jeque Mohamed Bin Zayed al primer ministro Naftali Bennett para visitar el país”, trasladó el diplomático, y agregó que “los pasos hacia la paz continúan y las relaciones son cada vez más fuertes por el bien de nuestra gente y las futuras generaciones”.

Bennett ha subrayado que “cuanto más fuerte sea el vínculo entre nuestros países, más fuerte será la seguridad y la estabilidad de toda la región”. El líder israelí, que en menos de dos años pasará a ocupar el Ministerio de Exteriores y será sustituido por Yair Lapid en virtud del acuerdo de Gobierno que apeó a Netanyahu del poder, ha contado en la cita con el respaldo del presidente del Consejo de Seguridad Nacional, Eyal Hulata, y su asesor diplomático de cabecera, Shimrit Meir.

Mohamed Al Khaja

El encuentro a tres bandas ha servido para calibrar el estado de sus relaciones bilaterales un año después de la puesta de largo del nuevo orden regional. Durante la reunión, Bennett y sus interlocutores han tratado de ampliar y fortalecer sus vínculos, sin embargo, el jefe del ejecutivo israelí ya mantuvo a finales de septiembre una conversación con varios ministros de Emiratos y Bahréin al margen de la Asamblea de la ONU en Nueva York.

El que fuera uno de los más avezados discípulos de Netanyahu antes de su abrupta ruptura se convertiría, en caso de desplazarse hasta el país del Golfo, en el primer jefe de Gobierno en visitar Emiratos en un viaje oficial. Aunque habría sido el propio Netanyahu el primero en mantener un encuentro secreto con el príncipe heredero, Mohamed Bin Zayed, en 2018 bajo el acompañamiento del Mossad, el servicio de inteligencia israelí, Yossi Cohen.

Acuerdos de Abraham

La versión oficial establece, sin embargo, que el ex primer ministro, encargado de firmar los Acuerdos de Abraham con Emiratos y Bahréin, nunca llegó a visitar ninguno de los países con los que normalizó relaciones. Y eso que tuvo seis meses para hacerlo. De hecho, Netanyahu tenía en su agenda un desplazamiento a Emiratos que no llegó a producirse a causa del COVID-19 y por las fricciones con Jordania, que amenazaba con bloquear su vuelo.

Una parte inestimable de la alianza de los Acuerdos de Abraham empieza a cocinarse en 2018, a raíz de la retirada del expresidente Donald Trump del acuerdo nuclear con Irán. Es en ese momento cuando Teherán, el enemigo común que se encontraba algo aletargado tras años de apaciguamiento por parte de Washington, puso a funcionar de nuevo su programa nuclear y empujó a sus rivales regionales a formar un bloque que continúa robusteciéndose.

Más en Política