Biden indica a Irán que no se levantarán las sanciones mientras no cumpla sus compromisos  

El régimen iraní parece confundido por las decisiones de Biden   

photo_camera El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif - El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif

Mientras Irán está sumido en un atolladero social, económico y político debido a la corrupción generalizada y sistemática y a la incompetencia de sus funcionarios, los dirigentes del régimen llaman a todas las puertas para encontrar una salida a esta situación. El líder supremo del régimen, Jamenei, y el presidente Rouhani, que se enfrentaron a las sanciones de la administración Trump y han estado bajo una severa presión económica, habían invertido en las elecciones de Estados Unidos, con la esperanza de que con la victoria del presidente de Estados Unidos, Biden, volviera inmediatamente al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) y levantara las sanciones, y liberara los fondos bloqueados de Irán para que los clérigos pudieran volver a vender petróleo y tal vez reactivar su economía muerta.     

Esto se debe a que casi 60 millones de los 82 millones de habitantes de Irán viven por debajo del umbral de la pobreza. Esta cifra abarca el 90% de los trabajadores de algunas provincias. Debido al elevado coste de la vivienda y a la imposibilidad de pagar el alquiler, 38 millones de personas se han trasladado a las afueras de las ciudades y viven en condiciones muy precarias, y mientras el umbral de pobreza supera los 10 millones de tomanes, los salarios de muchos obreros y empleados son inferiores a los 3 millones de tomanes. Algunos de estos trabajadores y empleados llevan varios meses sin recibir sus escasos salarios. Muchas personas no han probado la carne durante varios meses y muchos alimentos han sido eliminados de su dieta. Algunos incluso compran el pan diario en las panaderías de su barrio a plazos y lo pagan después.   

La pandemia de la COVID-19 también ha agravado su situación. Según el Consejo Nacional de Resistencia de Irán (NCRI), más de 216.000 personas han muerto a causa del mortal virus, sin que haya vacuna a la vista.     

AP/CAROLYN KASTER  -   El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden

Jamenei todavía está conmocionado por las protestas nacionales de noviembre de 2019 que amenazaron seriamente su régimen.  El Líder Supremo del régimen ve la pandemia como una oportunidad para la supervivencia de su régimen. La utilizó como excusa para impedir las protestas, la usó como cortina de humo para la ineficacia y la corrupción sistemática de su régimen y, al mismo tiempo, presionó a Estados Unidos para que levantara las sanciones. Prohibió las vacunas de Pfizer y Moderna en Irán y retrasó la vacunación generalizada, al tiempo que fomentó la producción nacional de vacunas, que se espera que llegue a producirse a finales del próximo verano. Sin embargo, su decisión fue recibida con reacciones tan negativas por parte de los iraníes que el régimen se vio obligado a importar un número limitado de vacunas de Rusia para aplacar el resentimiento y el descontento.   

Pero después de que Biden llegara a la Casa Blanca, en contra de las predicciones de Jamenei y Rouhani, Estados Unidos condicionó su regreso al JCPOA a que Irán revirtiera todas sus acciones que violaban el JCPOA, y añadió a la mezcla el programa de misiles de Irán y su intromisión en la región, como nuevas condiciones que deberían negociarse en el marco del JCPOA.   

La perspectiva de alcanzar un nuevo acuerdo entre Irán y Estados Unidos para salir del estancamiento parece ahora sombría.   

Para Irán, la vuelta de Estados Unidos al acuerdo de 2015, según el cual las restricciones a Irán sobre su programa nuclear expirarían en casi cuatro años, sin entrar en sus misiles y en el terrorismo regional, es ideal. Además, se levantarían las sanciones e Irán podría vender petróleo al mismo ritmo de 2,5 millones de barriles diarios, con lo que, tanto económica como políticamente, tanto dentro como fuera de Irán, demostraría que ha sido capaz de resistir y derrotar a EEUU.   

Para ello, ha recurrido a maniobras que aumentan la presión sobre Biden. Algunos ejemplos de estas maniobras son la ratificación de un proyecto de ley por parte del Parlamento iraní en el que se dice que, si no se levantan las sanciones antes del 23 de febrero, se retirará del anexo del TNP y dejará de permitir el acceso de los inspectores del OIEA y las inspecciones intrusivas de sus instalaciones nucleares. Otro ejemplo fue su ataque con misiles al consulado estadounidense en Erbil (Irak), que el régimen pensó que era una forma de mostrar a la nueva administración estadounidense su "poder regional".   

Aunque Biden quiere rebajar las tensiones con Irán, no puede de ninguna manera volver a la misma situación de 2015 porque muchos políticos estadounidenses, tanto del partido demócrata como del republicano, y los aliados regionales de Estados Unidos, incluidos Arabia Saudí e Israel, creen que el acuerdo de 2015 ya no es aceptable.    

Ahora se necesita un nuevo acuerdo que pueda llamarse acuerdo de 2021. Incluso los países de la UE que eran partidarios incondicionales del JCPOA, como Francia y Alemania, hablan ahora de la necesidad de nuevas negociaciones.   

Jamenei no renunciará a su programa de misiles y a su terrorismo en la región, porque sin tener una bomba atómica, considera estas palancas como su único medio de poder y supervivencia, sobre todo porque el ejército iraní, a pesar de tener más personal, es débil y está mal equipado en comparación con los países de la región.   

El gobierno de Biden anuló el 18 de febrero el restablecimiento de las sanciones de la ONU a Irán por parte del ex presidente Donald Trump

Por lo tanto, aceptar las nuevas condiciones de EE.UU. sería venenoso para Jamenei, aunque podría dar al régimen un alivio a corto plazo, en un futuro muy cercano conducirá al fin del ya débil régimen. He aquí la razón: El régimen es una teocracia que no puede satisfacer las demandas de los iraníes que odian a sus gobernantes religiosos. La población iraní, enfadada, que sufre la pobreza, está harta de la corrupción institucionalizada del régimen. Si Jamenei acepta un nuevo acuerdo de 2021, significará que se ha plegado a Estados Unidos a pesar de los 42 años de retórica antiamericana del régimen. Esto llevará al colapso de la élite gobernante e incluso la IRGC, que es el aparato represivo del régimen, se desmoronará. Queda por ver si Jamenei aceptará las nuevas condiciones o si, al seguir por el camino actual, se arriesgará a la ira de las masas enfurecidas que esperan una chispa para volver a tomar las calles y derrocar a sus dictadores de una vez por todas.   

Cyrus Yaqubi es analista de investigación y comentarista en política exterior iraní su trabajo se centra en el sistema económico de los países de Oriente Medio que dependen de los ingresos del petróleo y compara su progreso con su sistema de gobierno, cubriendo especialmente una variedad de temas sobre Irán.