Argelia y Marruecos aseguran neutralizar células terroristas dentro de sus fronteras y se comprometen a erradicarlas en el Sahel

La Unión Africana y el reto de la lucha contra el terrorismo

PHOTO/AP - Sesión de apertura de la 33ª Cumbre de la Unión Africana (UA) en la sede de Adís Abeba el domingo 9 de febrero
photo_camera PHOTO/AP - Sesión de apertura de la 33ª Cumbre de la Unión Africana (UA) en la sede de Adís Abeba el domingo 9 de febrero

“Ninguna edad, cultura, religión, nacionalidad y región es inmune al terrorismo, pero la situación de África es especialmente preocupante”. Las palabras del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, suelen abrir grandes debates, pero las pronunciadas hace apenas un mes ante el Consejo de Seguridad son el prolegómono de un conflicto poliédrico que toma protagonismo en el 60 aniversario de la Unión Africana: el terrorismo. 

Aunque muchos países han combatido el terrorismo dentro de sus fronteras, estas organizaciones siguen estando muy activas en regiones como el Sahel o el Cuerno de África, arrastrando las tentativas de otras comunidades. “El rastro del terror está fluyendo cada vez más entre las regiones y en todo el continente, y con nuevas alianzas que se están forjando con el crimen organizado y los grupos de piratería”, sentenció Guterres. 

La desesperación, la pobreza, el hambre, la falta de servicios básicos, el desempleo y los cambios institucionales son el terreno fértil para el terrorismo. Cuestiones angulares a las que hacer frente para los países africanos. Marruecos y Argelia ya su tienen historial en su tan problemático “patio de atrás”. 

IMAGEN/MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL DE ARGELIA - Operación antiterrorista del Ministerio de Defensa Nacional argelino
IMAGEN/MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL DE ARGELIA - Operación antiterrorista del Ministerio de Defensa Nacional argelino

Tebboune y el compromiso de Argelia 

Abdelmadjid Tebboune tiene un doble papel en la lucha antiterrorista en África. Además de tratar de erradicarlo en su país, lo tiene que trasladar en términos supranacionales por su cargo como coordinador de la Unión Africana sobre la prevención y lucha contra el terrorismo y el extremismo violento. 

En la 36º cumbre de la organización, el presidente argelino se centró en la necesidad de que “Argelia continúe con el mismo espíritu sus esfuerzos para apoyar a sus vecinos y países africanos en su lucha contra el terrorismo y el extremismo violento, guiada en ello por su experiencia”. Y es que en ello Argel tiene mucho que contar en su lucha contra el fundamentalismo islámico. 

La llamada “década negra” que desangró al país en una guerra civil en 1990 terminó con la eliminación del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), el germen terrorista argelino que poco después se convirtió en Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). El fantasma que, si ya fue erradicado entonces, continúa activo hoy el Sahel. Décadas de enfrentamiento que se traducen ahora en una disminución significativa del terrorismo en los últimos años. Las autoridades argelinas dicen estar decididas a acabar con los “últimos restos de grupos criminales armados” en el país. 

AFP PHOTO/AGENCIA DE NOTICIAS AAMAQ - Miembros del Daesh en Níger, el daesh reivindicó el 16 de mayo de 2019 una emboscada a una patrulla del ejército en Níger en la que murieron al menos 28 efectivos
AFP PHOTO/AGENCIA DE NOTICIAS AAMAQ - Miembros del Daesh en Níger, el daesh reivindicó el 16 de mayo de 2019 una emboscada a una patrulla del ejército en Níger en la que murieron al menos 28 efectivos

Política nacional aparte, el papel de Argelia en el marco geopolítico cambió por completo las reglas del fundamentalismo islámico en el Sahel y en el norte África. Su mediación en los Acuerdos de Argel en 2015 resultó determinante para un alto el fuego en Mali entre el Gobierno y la Coordinación de los Movimientos de Azawad. Primera piedra en el camino para la determinación del país norteafricano en la Unión Africana. 

Pero los años transcurren y la lucha antiterrorista debe cobrar nuevos tintes. Al menos así lo expresó Tebboune al nombrar la necesidad de “desarrollar un nuevo plan de acción para la UA en el área de la lucha contra el terrorismo, la activación del Fondo Africano contra el Terrorismo, el establecimiento de una lista africana de personas, grupos y entidades involucradas en actos terroristas, incluidos combatientes terroristas extranjeros, así como la implementación de la orden de arresto africana”. 

Decisiones conjuntas para hacer frente a la amenaza terrorista y sus consecuencias en la región. Papel complementario que desafía ya Marruecos como vecino en el Magreb. 

“El terrorismo divide a los pueblos, combatirlo puede unir a los países” 

Desde hace años, Rabat se ha centrado en proteger sus fronteras de la amenaza terrorista y contribuir para el mismo propósito en el Sahel. Un propósito que transmitió el ministro de Asunto Exteriores marroquí, Nasser Bourita, en la 21º reunión del Comité de Coordinación del Foro Global contra el Terrorismo (GCTF, por sus siglas) celebrado en El Cairo. 

En la cita, Bourita destacó la importancia de la educación como la herramienta más poderosa para prevenir y contrarrestar el radicalismo y el extremismo violento, así como las ideologías extremistas. Un instrumento para “cuestionar las narrativas e ideologías extremistas” y promover la paz.  

Queda ahora el compromiso de todos los países en un mismo sentido. El gesto de una conmemoración simbólica de los 60 años de actividad de la Unión Africana.